Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

¿Dejar AWS? No para obtener descuentos de nube más fácilmente

[19/06/2017] Si la nube se trata de conveniencia, los precios son todo menos convenientes. El modelo de pago inmediato ha sido complicado por las Reserved Instances de AWS y otras formas de bloquear en precios más bajos a expensas de la agilidad del negocio. De hecho, esta necesidad fundamental de cuidar los costos de manera eficiente tiene a algunos usuarios de AWS anhelando modelos de precios más simples y flexibles -pero no lo suficiente como para mudarse a las nubes competidoras que los ofrecen.

Caso práctico: Los Sustained Use Discounts de Google, que se activan automáticamente a medida que su nivel de uso se eleva por encima de 25, 50 y 75% en un mes determinado. Cuanto mayor sea la porción del mes en la que ejecute su instancia, mayor será su descuento efectivo.

Una clave del plan maestro de Google para deshacer el dominio de AWS es entregar la opción del desarrollador, que se ha vuelto un sello distintivo de la nube pública, sin la sobrecarga de obligarlos a convertirse CFOs. Sin embargo, perdida en esta guerra de precios yace una pregunta más fundamental: ¿realmente importa el precio si es que los desarrolladores dependen de una nube en particular para la funcionalidad que no pueden encontrar fácilmente en otra?

Gimnasia de precios en la nube

Una de las mejores cosas de la computación de nube es que, a diferencia del software empresarial tradicional con altas tarifas iniciales (seguidas por tarifas eternas de mantenimiento), los desarrolladores pueden pagar solo por los recursos de computación, almacenamiento y otros que realmente utilizaron. De hecho, hace casi una década, AWS se presentó a sí misma como una plataforma para desarrolladores buscando construir el futuro.

Con las ofertas de AWS, solo se paga por lo que se usa. Puede ampliar y reducir/escalar de manera dinámica su sistema dependiendo de los requisitos o necesidades inmediatas, y solo pagar por recursos cuando los necesita. Esto significa que no hay costos iniciales, por lo que sus desarrolladores pueden empezar a utilizar servicios web sin una gran inversión y, no necesitan renunciar a la equidad o incurrir en enormes gastos de capital, porque los costos aumentan y se reducen junto con el uso.

Con el tiempo, en un esfuerzo por reducir aún más los costos, AWS introdujo Reserved Instances, una manera en la que las empresas pueden obtener descuentos comprometiéndose a un uso futuro, con los mayores descuentos posibles para aquellos que pagan todo o una parte de sus cargos de RI por adelantado. Las Reserved Instances fueron una gran idea, ofreciendo a las empresas la habilidad de planificar su uso de la nube para mantener los grandes descuentos para el uso de la nube.

Sin embargo, planear el uso de la nube no es siempre tan simple como suena.

Prediciendo el futuro

Así como Aleksandar Bradic señaló hace unos cuantos años, las Reserved Instances no eran tan buenas o especiales como la gente creía que eran. Predecir el uso futuro con base en datos históricas limitadas resulta muy complicado, señala, de tal manera que "en el mejor de los casos, estaría tratando de pronosticar una demanda de datos de 1-3 años". Y el costo del error de cálculo es alto:

Todo suena muy bien y tiene sentido, hasta el día en el que se da cuenta que el pronóstico original quedó fuera por la razón que fuere. Quizás mejoró el rendimiento de su infraestructura y no necesite tantos recursos. Las reservas no utilizadas empiezan a amontonarse y comienza a sangrar dinero.

Sin embargo, algunas empresas han tenido "buena suerte" con las Reserved Instances. Expedia, por ejemplo, ha logrado que la concienciación de costos forme parte de su cultura de DevOps, empujando la previsión de costos hacia los equipos individuales. Subbu Allamaraju, vicepresidente de tecnología de le empresa, admite que "el hecho de que los equipos participen en este ejercicio, es una actividad que consume mucho tiempo", pero sigue siendo crucial, porque "nos dimos cuenta que el éxito de nuestro viaje a la nube depende de ser rentable".

Expedia ha introducido un proceso para averiguar cómo "superar" su uso de las Reserved Instances, un proceso que es "laborioso" y, en última instancia, imperfecto: "nosotros terminamos consumiendo un conjunto diverso de carteras siempre cambiantes de tipos de instancias en cada región. Esto hace que la planificación inicial a largo plazo para obtener RIs sea imposible". Este proceso permite a Expedia equilibrar la elección de los desarrolladores con los descuentos de AWS logrados a través de los RIs, pero es una molestia que Allamaraju "no pueda esperar lo suficiente para los modelos de precios simplificados diseñados para la elasticidad y la elección del desarrollador".

Google argumentaría que no hay que esperar más.

El costo no es el conductor

Así como Miles Ward, director de Soluciones para Google Cloud, le dijo a Allamaraju por Twitter, "¿se imagina si todas esas personas inteligentes estuvieran ocupadas haciendo que Expedia sea mejor, en lugar de retorcerse alrededor de las restricciones de la nube [de AWS]?" Allamaraju fue rápido en contrarrestar que el programa de costos de la nube es mucho más que simplemente optimizar las Reserved Instances, pero Ward tiene un punto y su principal argumento es que la nube "debería ser más barata y fácil".

El enfoque de Google para la fijación de precios de la nube incluye los Committed Use Discounts (aún en beta), que son muy parecidos a los Reserved Instances de AWS, pero sin los pagos iniciales o el bloqueo a un tipo de instancia determinada, compensando hasta un 57% de descuento. Sin embargo, la brecha competitiva principal de Google frente a los precios de AWS han sido los Sustained Use Discounts. Básicamente, en lugar de planear los descuentos por adelantado, Google automáticamente descuenta a los usuarios que ejecutan las mismas cargas de trabajo a lo largo del tiempo. Así como Ward me dijo, "es totalmente automático, no lo puede estropear, y no hay pago inicial".

Esto suena como la premisa que se encuentra detrás de la diferenciación original de la nube: conveniencia en cada paso, en todo momento y en todos los niveles.

Y, sin embargo, Expedia se ha quedado con AWS para esas mismas cargas de trabajo para las cuales está haciendo una danza de RI para costearlas. ¿Por qué? Cuando le hice seguimiento a Allamaraju, subrayó que "la fijación de precios era solo un aspecto" de su matriz de decisiones para las cargas de trabajo de la nube y que, aparentemente, no era el más importante. Después de todo, si los costos fueran el conductor principal, Expedia (y todos los demás) simplemente asumiría por defecto el liderazgo de bajo costo.

Sin embargo, determinar quien reclama el liderazgo de bajo costo no es tan simple, así como señala un análisis de Rightscale. Mapear la nube de menor costo en busca de una carga de trabajo particular es doloroso, e incluso si uno logra obtener este conocimiento, la portabilidad de la nube es un poco una broma, en gran parte porque los proveedores de nube están enganchando a los usuarios en servicios diferenciados que no se traducen fácilmente entre nubes.

Las empresas sensatas no están mirando a la nube para cortar costos, sino que están buscando, más que cualquier otra cosa, una agilidad de negocios mejorada, la cual se ata a servicios específicos en las diferentes nubes. No es que la fijación de precios no importe, sino que importa mucho menos que conectarse a los servicios innovadores que estas diferentes nubes ofrecen.