Llegamos a ustedes gracias a:



Casos de éxito

Diversificando el negocio

Credit Suisse apuesta por una nueva forma de aumentar el ROI en TI

[12/06/2008 ] Credit Suisse ha encontrado una nueva forma de diversificar su negocio. El pasado 2 de junio, la compañía anunció que había puesto a la venta su propio software de gestión de virtualización, en el que el grupo de investigación y desarrollo interno de la entidad bancaria ha estado trabajando durante años. Y lo hará a través de DynamicOps, una empresa creada por el grupo de capital-riesgo de Credit Suisse.

La segregación de una compañía y un producto comercial de su propio departamento interno de tecnología constituye, sin duda, un interesante debut para Credit Suisse en el sector TI, según los analistas. Éstos también han destacado lo extraordinariamente oportuno del tipo de oferta lanzada por la entidad, puesta a disposición del mercado precisamente en un momento en el que los responsables TI se sienten cada vez más presionados por la necesidad de maximizar el retorno sobre la inversión realizada (ROI) en sus iniciativas de virtualización.
Nadie entiende más de tales presiones y de los requerimientos de las organizaciones en este terreno que otra empresa sometida a los mismos retos. Este hecho constituye, sin duda, un factor a favor del producto de gestión de recursos virtuales de Credit Suisse, que se comercializará con el nombre de VRM (Virtual Resource Management). Con él, la organización ha estado gestionando sus servidores y escritorios virtuales en múltiples centros de datos a nivel mundial desde el 2005. Se trata, pues, de una solución probada, en funcionamiento y continuo ajuste desde antes incluso de que las ofertas comerciales para la gestión de entornos virtuales empezaran a proliferar en el mercado.
Pero, en cualquier caso, según sus creadores, la característica más destacable del software, en cualquier caso, probablemente sea el permitir a las líneas de negocio --e incluso a los usuarios empresariales particulares-- autoabastecerse de recursos informáticos, reduciendo así el tiempo de espera entre el momento en que se solicita la potencia servidor y aquel en que el departamento TI finalmente se la entrega.
Nosotros hemos conseguido ahorros y otros valores más que significativos utilizando este producto para la entrega de capacidad de escritorios y servidores, sobre todo en las áreas en que hemos aplicado el abastecimiento basado en el concepto de autoservicio, asegura Steve Yatko, director mundial del grupo de I+D de Credit Suisse, en el que se gestó VRM. Hemos conseguido reducir los tiempos de estos procesos de semanas a minutos..., en el peor de los casos, quizá un mes. Según Rich Krueger, CEO de DynamicOps, VRM ha de entenderse, en esencia, como una plataforma de entrega de servicios para la gestión continua de servidores virtualizados y escritorios virtuales.
Credit Suisse fundó DynamicOps, con mucho sigilo, en enero del 2008. Actualmente la organización cuenta con 15 empleados, incluido su CTO, Leslie Muller, quien hasta ahora trabajaba como tecnólogo senior de la entidad financiera. Por el momento, el grupo de capital-riesgo Next II, parte de la división de banca de inversión de Credit Suisse, es el único propietario de la nueva empresa.
Especialmente interesante resulta, en opinión de Krueger, la relación triangular derivada del movimiento de segregación de Credit Suisse. Así, mientras que el grupo Next II servirá de consejo directivo de DynamicOps, el departamento de tecnologías de la información de Credit Suisse será uno de sus principales clientes y la nueva empresa contará con su propia platilla de ventas y soporte. Trataremos a Credit Suisse como un gran y muy importante cliente, explica Krueger. Por su parte, desde la perspectiva de la entidad financiera, la relación con DynamicOps no será diferente de la que mantiene con otros socios tecnológicos, según Yatko.
Enfoque tecnológicamente agnóstico
Hoy día, en las empresas, la virtualización puede reducir los costos de capital y de los centros de datos, aportando al mismo tiempo una mayor rapidez en el aprovisionamiento TI y aumentando la flexibilidad en la asignación de recursos. Con los años, Credit Suisse ha ido dándose cuenta de que, aunque la virtualización reducía los costos de sus centros de datos e incrementaba la eficiencia en el uso de sus recursos informáticos y de las operaciones de negocio, también ocasionaba una indeseable complejidad operacional. Y es aquí donde VRM aporta una de las ventajas más importantes, según sus creadores.
VRM proporciona un enfoque tecnológicamente agnóstico —puede trabajar con cualquier producto de virtualización disponible en el mercado (incluidos los de Microsoft y VMware) para gestionar entornos virtualizados: crea un proceso repetible para el despliegue, seguimiento y gestión continua de las máquinas virtuales, según Credit Suisse.
A través de un portal de autoservicio, el sistema ofrece a los usuarios de negocio un control altamente flexible. Permite a los usuarios elegir, por ejemplo, los componentes de aplicación que desean, así como especificar el tiempo durante el que van a necesitarlos y los coloca sobre el mejor lugar en el que pueden correr en cada caso, explica Yatko. VRM gestiona el ciclo de vida completo y soporta modelos de cobro por uso. Además, según Krueger, el producto asegura el cumplimiento de las políticas de gobierno, conformidad y seguimiento TI para los activos solicitados por el usuario durante la totalidad de su tiempo de vida.
Reduciendo el TCO y aumentando el ROI
La virtualización entra hoy en la pantalla del radar de casi cualquier departamento TI, pero, como ya se ha apuntado, la creciente presión sobre el costo total de propiedad (TCO) y el ROI de las implementaciones de este tipo de tecnologías se ha convertido en un problema común para muchos CIO, según Stephen Elliot, director para gestión de sistemas empresariales de la consultora IDC. El TCO está pasando a representar una cuestión de primer orden en los grandes entornos en producción. Y, en este contexto, las soluciones de gestión pueden reducir el TCO y mejorar el ROI si son desplegadas y utilizadas de la forma adecuada, explica Elliot.
En relación al futuro de DynamicOps como suministrador de este tipo de herramientas, Elliot considera que tiene una oportunidad real, y si lo que cuenta sobre el producto es cierto podría encontrarse, de hecho, por delante de muchos otros suministradores. Por otra parte, Elliot señala que el establecimiento de acuerdos con grandes compañías con ofertas de virtualización, como Microsoft, puede representar una ayuda importante para el éxito de la nueva empresa. DynamicOps tiene una oportunidad tan buena como cualquier otro, según Elliot, pero tendrá que llevar a cabo una agresiva estrategia de márketing porque nadie la conoce ni se encuentra hoy entre las opciones valoradas por sus potenciales clientes.
Satisfacer las propias necesidades como fuente de ingresos
El hecho de que compañías de sectores diferentes al de las TI desarrollen internamente su propio software o servicios y luego intenten venderlos comercialmente a otras empresas resulta poco frecuente, pero no es la primera vez que ocurre. He tenido noticia de unas cuantas iniciativas de este tipo, indica Elliot, pero lo más frecuente es que se produzcan siguiendo un patrón diferente. El equipo interno responsable del producto suele dejar la empresa y buscar la financiación de fondos que no provengan de la matriz.
Por ejemplo, aparte de ser el mayor minorista online, Amazon.com se ha convertido en un proveedor de servicios de tecnología, encontrando así la forma de conseguir una mayor rentabilidad de la vasta infraestructura TI que ha tenido que desplegar para el desarrollo de su negocio principal. No obstante, también es cierto que, de alguna manera, el negocio principal de Amazon.com ha estado siempre soportado directamente sobre Internet, y, por tanto, exige un profundo conocimiento a nivel de negocio del mundo de las tecnologías de la información. Sin embargo, en el caso de Credit Suisse, se trata de una experiencia completamente nueva.
No obstante, al igual que en el caso de Amazon, el beneficio más evidente que la entidad financiera conseguirá a través de su nueva estrategia será la mejora del retorno sobre la inversión realizada para soportar su propia operativa de negocio. Durante el anuncio de VRM, el propio CIO de la entidad, Karl Lander, subrayó que la creación de DynamicOps aporta a Credit Suisse la oportunidad de aumentar el retorno de su inversión en software, aunque también le permitirá disponer de una organización especializada en software que podrá ayudarla a satisfacer las actuales y futuras necesidades de tecnología en el desarrollo de su visión de centro de datos dinámico.
CIO, España