Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

WiMax en el 2010: ¿Muy poco, muy tarde?

[03/10/2009] Para fines del 2010, los usuarios de más de 80 ciudades de los Estados Unidos podrían olvidarse de los módems para cable, los setups T1 y las líneas DSL -así como de los ruteadores Wi-Fi que las acompañan- y reemplazarlos con la tecnología inalámbrica de banda ancha WiMax (Worldwide Interoperability for Microwave Access).

Si el anuncio le suena conocido, es porque hace años que WiMax es una promesa inminente, pero sus proveedores, como Clearwire Communications LLC, han sufrido una serie de postergaciones en la implantación de sus servicios. Una reciente aceleración de las implementaciones de Clearwire anuncia buenos presagios para WiMax, aunque persiste el riesgo de no lograr aterrizar en el mercado, antes de que lo haga su tecnología rival: Long-Term Evolution (LTE).
Craig Mathias, analista principal de Farpoint Group y columnista de Computerworld, pronostica que  WiMax obtendrá solo una pequeña tajada del futuro del ancho de banda inalámbrico. "Al parecer LTE será una solución combinada de ancho de banda voz/data que puede hacer todo lo que hace WiMax y más", explicó por e-mail.
Mathias calcula que LTE podría conquistar hasta el 80% del mercado global en las futuras instalaciones celulares. "Esto deja a WiMax con un mercado potencial que no puede superar el 20%, lo cual sigue siendo una cifra importante si tomamos en cuenta que hacia el 2020 habrá alrededor de cuatro mil millones de usuarios", continúa.  
La promesa de WiMax
Clearwire y sus socios, como Intel, Comcast, Time Warner Cable y Cisco, quieren cambiar la milla final del networking de la misma manera en que el Wi-Fi cambió los últimos cien pies del networking: complementando, o tal vez reemplazando, las tecnologías existentes. 
WiMax puede cubrir hasta 31 millas cuadradas en lugar de los escasos metros cuadrados por punto de acceso que proveen las tecnologías Wi-Fi más familiares como 802.11g y 802.11n. En teoría, WiMax también puede suministrar velocidades de transferencia de datos de más de 75Mbit/sec. En la práctica, no llega a ese rango ni a esa velocidad. Pero con velocidades reales de hasta 9Mbit/sec., ya es casi tan rápido como el estándar actual de 802.11g (aunque no tanto como el 802.11n), y ofrece un rango mucho más amplio que cualquier tecnología Wi-Fi.
Arthur Giftakis, vicepresidente de ingeniería de Towerstream Corp., un proveedor de WiMax para negocios, cree que WiMax entregará "los servicios móviles de alta velocidad que tanto los consumidores como los usuarios de negocios reclaman cada vez más insistentemente", entre ellos: la posibilidad de recibir titulares deportivos en una laptop durante un trayecto de tren, o descargar aplicaciones en un dispositivo handheld. "WiMax nos permitirá hacer esas cosas más rápidamente que las tecnologías precedentes", dijo a través de una entrevista por correo electrónico.
WiMax incorpora tecnologías de calidad de servicio para priorizar el tráfico de red, lo cual resulta particularmente importante para las aplicaciones de video y voz a través del protocolo Internet, precisó Joel Payne, vicepresidente de ingeniería y operaciones de Sparkplug Inc., proveedor de servicios de Internet para el mercado de negocios. En contraste, los puntos de acceso Wi-Fi pueden verse saturados si numerosos clientes envían solicitudes de acceso simultáneo. "El protocolo WiMax será importante para las aplicaciones que necesiten transmitir gran cantidad de información en un lapso determinado y reducir la pérdida de paquetes y el periodo de latencia", indicó Payne por e-mail.
Jesse Jones, propietario de Matanuska Wireless, una compañía de comunicaciones de información con sede en Palmer, Alaska, coincide con Payne, y considera que la televisión a través del Internet Protocol sería una de las tecnologías que podrían beneficiarse significativamente si se mejora la calidad del servicio. "IPTV vía WiMax es uno de los desarrollos más interesantes", declaró Jones en una entrevista por e-mail. Sin embargo, agregó, "todavía no hay nada seguro" respecto a la fecha en que estarán disponibles los primeros modelos de IPTV via WiMax.
¿Hasta cuándo, hasta dónde y hasta cuánto?
¿A qué nos referimos cuando hablamos de la alta-velocidad de WiMax? La respuesta más honesta es "depende."
"Tanto la velocidad como el área de cobertura dependen de varios factores, tales como la frecuencia, el terreno y la altura de la torre", explicó Jones. "Cualquier operador amateur de radio, o un ingeniero eléctrico, saben que las características de propagación varían significativamente según la frecuencia". En otras palabras, una implementación a 700 MHz tendrá un área de cobertura diferente que otra basada en 2.3 GHz o 3.65 GHz.
Más aun, "los terrenos planos y abiertos de Kansas tendrán una cobertura diferente a 3.65 GHz que mi vecino que vive al pie de las montañas en Alaska", agregó. Una estación base montada a 40 pies de altura sobre una torre alcanzará a muchos menos suscriptores que si estuviera montada a 80 pies de altura. Y la tasa de transferencia que los usuarios ven en una conexión inalámbrica está directamente relacionada con la calidad de la señal, explicó Jones. "En realidad, no es posible hacer una afirmación general sobre la velocidad y la cobertura porque ninguna implementación es igual a otra."
Clearwire reporta que sus usuarios WiMax obtienen velocidades promedio de 4Mbit/sec. A 6Mbit/sec., con picos que superan los 15Mbit/sec. --, más o menos la misma tasa de transferencia que proveen los servicios DSL. Para alcanzar ese nivel de performance, el monto a pagar puede ser semejante a la tarifa de DSL.
Aunque WiMax no ofrece importantes ventajas de velocidad respecto a las tecnologías actuales, el precio puede ser un importante criterio de venta. Giftakis de Towerstream aclara: "Puedo confirmar que nuestros clientes de negocios pagarán por WiMax menos que los precios del mercado T1. Del lado del consumidor, Clearwire ofrece servicios desde 10 dólares por día hasta50 dólares por mes. No creo que esto cambie dramáticamente a corto plazo".
¿WiMax, Wi-Fi o ambos?
Para acceder a WiMax habrá una amplia variedad de alternativas de hardware, incluyendo notebooks, netbooks, handhelds y dispositivos móviles de Internet con radios WiMax incorporados, asegura Julie Coppernoll, directora de márketing de WiMax en Intel Corp. "Ya están disponibles numerosas laptops basadas en Intel Centrino 2 y embebidas con WiMax", informó vía e-mail. Además, los módems USB llevarán WiMax al hogar y a la oficina, reemplazando la conexión de Internet por cable.
Pero WiMax no reemplazará necesariamente a Wi-Fi. Los traductores WiMax/Wi-Fi, tales como el router Clear Spot  de Cradlepoint Inc., pueden crear una red Wi-Fi local a partir de una señal WiMax. Ese dispositivo Cradlepoint, que ya está disponible, permite que cualquier dispositivo Wi-Fi listo para usar se conecte a una red Clearwire WiMax, señaló Coppernoll. "El Clear Spot crea un hot spot Wi-Fi personal que viaja con los consumidores mientras estén dentro del área de servicio móvil WiMax de Clearwire", indicó. Al usarlo, las personas pueden evitar los cargos por hot spot Wi-Fi -y, mientras continúa la implantación de WiMax, podrán ser capaces de conectarse al servicio WiMax en áreas en que no puedan encontrar un hot spot Wi-Fi-.
Otras compañías también están dando el salto entre los protocolos 802.16 de WiMax y 802.11  de Wi-Fi. Cisco Systems Inc., por ejemplo, planea introducir dispositivos con esa capacidad bajo su línea Linksys en los próximos seis meses.
Edgar Figueroa, director ejecutivo de Wi-Fi Alliance, también cree que WiMax no reemplazará a Wi-Fi, sino que ambas tecnologías trabajarán hombro a hombro. "Si bien WiMax provee un excelente rango, el perfil de performance de Wi-Fi y su consumo de energía lo convierten en la mejor tecnología para el área local", señaló en una entrevista por e-mail. "Tal como vemos actualmente en el campo celular, los proveedores de WiMax también podrán ver el Wi-Fi como una conexión alternativa para migrar usuarios de un espectro con escasas licencias, y los usuarios gravitarán en torno a Wi-Fi por sus precios más asequibles."
¿Cuándo podremos tener WiMax?
El servicio WiMax  de Clearwire, conocido como Clear, está actualmente disponible en cuatro grandes ciudades de Estados Unidos -Baltimore, Atlanta, Las Vegas y Portland- y en otras diez ciudades pequeñas de Texas, Idaho y Washington.
Para este año, también se han programado implementaciones en Chicago, Philadelphia, Dallas/Fort Worth, Seattle, Honolulu y Charlotte. Para fines del  2010, la compañía planea ofrecer su servicio hasta a 120 millones de clientes en 80 mercados de los Estados Unidos, incluyendo New York, Boston, Washington, D.C., Houston y San Francisco.
Si bien Clearwire se lleva la mayor parte de la publicidad por WiMax, está lejos de ser la única compañía en el negocio de difusión de WiMax. Por ejemplo, AT&T Inc. ha implementado el servicio WiMax en Alaska para los residentes de Anchorage y Juneau. Asimismo, Intel está trabajando con Clearwire para lanzar "WiMax Innovation Network" en Silicon Valley, California, como entorno de prueba para los desarrolladores de aplicaciones móviles en compañías como Google Inc.
Aunque actualmente, la mayoría de implantaciones de WiMax están dirigidas a las áreas urbanas, otros proveedores más pequeños de servicios internet están llevando WiMax a lugares donde también hay demanda de ancho de banda, pero no de una infraestructura de cable para ofrecer los beneficios de Internet a alta velocidad. Por ejemplo, DigitalBridge Communications Corp., un operador rural WiMax con sede en Ashburn, Virginia, y Open Range Communications Inc., de Greenwood Village, Colorado, están usando fondos del programa de estímulos para el ancho de banda rural -que ascienden a 7,2 mil millones de dólares- para construir infraestructuras WiMax en sus áreas de servicio.
Sin embargo, por el momento, las implantaciones masivas de WiMax no avanzan con rapidez. "AT&ha tenido algunas dificultades con las implementaciones en Anchorage y Juneau, y ya sabemos lo que ocurrió con Clearwire en Portland, Oregon", donde se demoró más de un año de lo inicialmente proyectado por la compañía, explicó Jones, de Matanuska Wireless.
"Me parece que lo que ha detenido un poco el crecimiento ha sido la curva de aprendizaje", consideró Jones. "Como cada vez se implementan más redes, los fabricantes reciben el feedback de las experiencias de los usuarios y pueden hacer los ajustes necesarios para lanzar nuevos productos". Jones señala que espera ver progresos más visibles el próximo año. "Una vez que los estándares estén listos y el equipo quede bien ajustado, la idea es que las implementaciones crezcan tanto en tamaño como en posición".
Clearwire no aceptó declarar sobre las razones por las que su despliegue de WiMax ha avanzado tan lentamente o por qué confía en que ahora se acelere este proceso. Sin embargo, Mathias, de Farpoint Group, considera que el financiamiento puede ser un obstáculo para el avance de WiMax. "El problema es cuánto dinero adicional necesita Clearwire para conseguir implementar toda la infraestructura que se necesita para llegar a la masa crítica que le interesa a los usuarios de negocios", dijo.
La amenaza del LTE  
Mientras WiMax iba avanzando lentamente, LTE ha estado jugando a las escondidas. Long-Term Evolution, al igual que WiMax, es una tecnología de transferencia inalámbrica de datos que promete rangos y rendimiento similares. A diferencia de WiMax, que se basa en un estándar IEEE, LTE está dirigido por una surtida colección de compañías de telecomunicaciones que soportan el estándar GSM (Global System for Mobile communications).
Los proveedores de GSM controlan aproximadamente el 80% del mercado móvil mundial, según ABI Research. Estos operadores ven el LTE -una extensión de GSM que ha sido diseñada para ser compatible con sus versiones previas- como el siguiente paso natural para sus redes. "Es la actualización lógica tanto para GSM como para UMTS (Universal Mobile Telecommunications System), y para los servicios de data en ancho de banda como HSPA (High Speed Packet Access)", adelanta Mathias. Incluso un operador CDMA (Code Division Multiple Access), como Verizon Wireless se ha sumado a la tendencia LTE, anota.
"Los operadores celulares siguen una trayectoria evolutiva hacia LTE, pero es difícil predecir cuándo logrará el LTE convertirse en un competidor importante y tener impacto material en la adopción de WiMax", respondió Peter Stanforth, CIO y cofundador de Spectrum Bridge Inc. (un mercado en línea de espectro inalámbrico). Mientras que WiMax finalmente empieza a ganar masa crítica, LTE apenas está dando sus primeros pasos. AT&T, por ejemplo, proyecta comercializar el servicio LTE en el 2011. Verizon tiene un calendario más inmediato: para el 2010 se ha propuesto tener redes en 25 o 30 ciudades.
"Es cierto que varios operadores han anunciado que piensan iniciar pronto la implementación de LTE, pero ¿cuándo alcanzarán una cobertura significativa?", se pregunta Stanforth. "Si solo se trata de algunas estaciones de base en un puñado de ciudades importantes para poder decir 'hemos implementado LTE', habría que ver si los consumidores se interesarán o si siquiera se darán por enterados
En un reporte realizado por ABI sobre el segundo trimestre del 2009, la analista senior Nadine Manjaro escribió, "recién en el 2010, los proveedores empezarán a despachar equipos de estaciones de base en cantidades representativas, y los lanzamientos comerciales tendrán lugar en el 2011". Si bien muchos operadores  han mostrado interés en reutilizar el equipamiento existente", ABI espera que "la mayoría... de estaciones de base tenga componentes RF y bandas completamente nuevas, porque en la mayoría de casos los operadores intentarán separar las redes LTE de sus redes heredadas", escribió.
ABI predice que para fines del 2011 habrá cuando mucho 34 millones de usuarios de LTE, y quizá el doble de usuarios de WiMax. Por su parte, Adlane Fellah, analista de la firma de investigación en telecomunicaciones Maravedis Inc., incluso especula que los operadores que pretenden implementar LTE dentro de algunos años, podrían recurrir a WiMax en el corto plazo para aliviar la presión de sus redes 3G.
Aunque actualmente LTE está muy por detrás de WiMax, y sin duda seguirá estándolo en los próximos años, nada garantiza que WiMax gane este combate. "Mientras que el principal promotor de WiMax se ha opacado, LTE cuenta con el apoyo de varios de los principales operadores móviles", indica Daryl Schoolar, analista principal de infraestructura inalámbrica en la firma de investigación Current Analysis Inc.
"De otro lado, WiMax ha sido la tecnología escogida por buena parte  de los nuevos competidores del mercado, los operadores de segundo y tercer nivel", continúa Schoolar. "Esta situación le da ventaja a LTE, puesto que sus operadores tienen lar arcas más llenas y ya han establecido relaciones con el usuario final. Ambos atributos son necesarios para implementar una red y ponerla a funcionar".
A menos que la velocidad de implementación de WiMax se incremente de forma importante, para el 2015 LTE se habrá convertido en la red de data 4G predominante, adelanta Phillip Solis, analista principal de ABI Research. Mathias, de Farpoint Group, le da la razón. "LTE tendrá las bases, los servicios y el soporte de operadores y proveedores para tener contento a todo el mundo, sobre todo cuando se combine con Wi-Fi, lo cual ocurrirá a menudo", predice. "WiMax no va a desaparecer pero sus oportunidades de crecimiento se verán seriamente restringidas, y no creo que haya mucho que hacer al respecto desde un punto de vista tecnológico y de negocios".
Mirar hacia adelante
Stanforth avizora un papel para WiMax en el servicio público, considerando el fracaso de varios esfuerzos Wi-Fi a nivel municipal -como los de San Francisco, Chicago, St. Louis y Springfield- y asumiendo que WiMax pudiera cumplir mejor ese tipo de tarea. "El proyecto Muni Wi-Fi fracasó debido principalmente a la pobre cobertura de Wi-Fi y al elevado costo de tan magro servicio: había que implementar más de 60 puntos de acceso Wi-Fi por milla cuadrada usando una típica arquitectura de malla, cuando un solo AP de WiMax AP probablemente hubiera cubierto toda una milla cuadrada. Quizá las cifras de un 'Muni WiMax' sean más razonables", indicó.
Lori Sylvia, vicepresidenta ejecutiva de márketing de Red Bend Software Inc., que produce software para administración de dispositivos WiMax, considera que para poder competir con el cable y el DSL, WiMax debería reducir sus costos de infraestructura y suministro. Cuando todos los proveedores, sin importar la tecnología que usen, puedan brindar varias velocidades Mbit/seg. "entonces los criterios de compra serán los mismos que con cualquier otro servicio Internet: cobertura y servicio", señaló Sylvia.
Brough Turner, blogger y analista inalámbrico independiente, no se muestra optimista. Vía correo electrónico, Turner escribió, "El problema es que los productos WiMax nunca podrán alcanzar los volúmenes asociados con la familia de tecnologías GSM (GSM, UMTS, HSPA, LTE). En consecuencia, la implementación de WiMax siempre resultará más costosa, y sus handsets serán más caros en comparación con la familia de handsets GSM. Lo importante no es si WiMax es mejor que LTE o no, ni que por ahora WiMax lleve la delantera. La base instalada de las tecnologías GSM genera volúmenes muy altos para los productos de la familia GSM. Cuando estos productos migren a LTE, el volumen de productos LTE hará que sus costos bajen muy por debajo de los de WiMax".
Sin embargo, no necesariamente se trata de escoger entre uno y otro. "En mi opinión, LTE y WiMax coexistirán, porque desde ya apuntan a mercados diferentes", puntualizó Schoolar de Current Analysis. "En general, LTE es una extensión del actual ecosistema móvil. Básicamente será usado para hacer lo que ya hacemos ahora con el 3G, pero mejor. El mercado principal de WiMax, en cambio, será más cercano a los servicios fijos y portátiles. Aunque suene horrible, en realidad WiMax será una especie de Wi-Fi con esteroides. En este sentido, no importa mucho lo que la gente piense, porque ambas tecnologías están corriendo carreras distintas".
Steven J. Vaughan-Nichols, Computerworld (US)