Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Tendencias y carencias

En el campo del Business Intelligence

[05/11/2007] La inteligencia de negocio (BI o Business Intelligence) hace referencia a una amplia variedad de aplicaciones y herramientas tecnológicas diseñadas para recopilar, almacenar y analizar datos brutos de negocio, de forma que puedan ser utilizados para guiar la toma de decisiones. A continuación se listan cinco tendencias que, según los expertos determinarán la evolución de estas tecnologías, así como algunas de las carencias que, en opinión de las empresas, deberán ser cubiertas por los fabricantes.

Los análisis estratégicos basados en herramientas de BI están poco a poco invadiendo los entornos empresariales. Guían ya, por ejemplo, a algunas de las principales cadenas multinacionales de comida americana en la decisión sobre qué hamburguesas añadir a sus ofertas en cada mercado. También han ayudado a muchos minoristas a determinar a qué clientes deben dirigirse para aumentar sus ventas. En cualquier caso, el ámbito de aplicación de la inteligencia de negocio está experimentado un importante cambio que supone una importante aplicación de su alcance. Poco a poco se convierte en algo atractivo para todo tipo de empresas, cada vez más conscientes del valor de transformar sus datos en información. Tanto es así que, según investigaciones de Gartner, la inteligencia de negocio se ha convertido en la prioridad tecnológica número uno durante el 2007.
John Hagerty, analista de AMR Research, coincide con Gartner en la idea de que estas tecnologías tienden a ampliar de manera dramática su alcance, llegando a todos los segmentos y penetrando internamente en todos los procesos de las organizaciones. La inteligencia de negocio está calando en todos rincones y ranuras del negocio, asegura Hagerty. De hecho, aunque la BI empezó a dar sus primeros pasos básicamente confinada en los ámbitos corporativos de recursos humanos y finanzas, el aumento de las ofertas y la dirección de sus desarrollos tiende a ampliar su alcance a cualquier tipo de usuarios. El número de usuarios a los que la BI puede llegar crece de manera espectacular, una tendencia que continuará en el futuro. Cada vez habrá mayor `penetración´, aplicada sobre más tipos de material (datos) y al alcance de más personas, asegura Hagerty.
Cinco tendencias en BI
A continuación se exponen cinco tendencias que están teniendo un impacto especialmente significativo en Business Intelligence. Estas tendencias, incluyen, entre otras, las ya apuntadas por Gartner y AMR:
1) El mercado irá en aumento, debido a que existen demasiados datos, pero también demasiada poca penetración -entendida como interpretación inteligente útil para el negocio- sobre ellos.
Una de las principales razones por las que las tecnologías BI están siendo contempladas con interés por un creciente número de empresas
es precisamente el volumen y la velocidad de crecimiento de la información. Más datos significan una mayor necesidad de gestionarlos y evaluarlos. Cualquier cosa que usamos o compramos se está convirtiendo en fuente de información y las empresas deben encontrar la forma de aprovecharlo, explica Bill Hostmann, analista de Gartner.
Pero las organizaciones se dan cuenta de que, pese a las ingentes cantidades de datos a su disposición, no tienen la información que necesitan para gestionar mejor su negocio. Según Hostmann. Los datos están ahí, pero se encuentran atrapados en diferentes silos ?que en muchas ocasiones se corresponden con otros tantos departamentos- y su exactitud no puede ser probada. Por ejemplo, las formas en que la información es introducida en los sistemas empresariales pueden variar ampliamente dependiendo de cómo se espera utilizarla para tomar decisiones, y, en consecuencia, las definiciones establecidas para los datos varían de silo a silo. Así, resulta bastante probable que, por ejemplo, los departamentos de finanzas y los de marketing definan margen bruto de manera diferente, lo cual influirá sobre qué cifras serán registradas y sobre la forma en que se registrarán. Éste constituye uno de los principales escollos a superar para la consecución de una adecuada estrategia de BI.
2) Consolidación. Los suministradores de inteligencia de negocio independientes pronto existirán solo en nuestra memoria. Primero Oracle compró Hyperion a finales de febrero; después, a principios de octubre, SAP anuncio haber alcanzado un acuerdo para hacerse con Business Objects. Estos movimientos dejan a Cognos y a MicroStrategy como probables blancos de operaciones similares. Actualmente los rumores apuntan que Cognos será el siguiente.
Por una parte, pueden existir algunas ventajas en esta consolidación, dado que, como resultado, existirán compañías de mayor tamaño ?y, en consecuencia, con mayor músculo para la inversión, el soporte y la integración tecnológica- en el terreno de BI. Tradicionalmente, la inteligencia de negocio no ha sido una prioridad de inversión para las empresas, sino más bien algo en lo que se piensa a-posteriori, después de que las principales decisiones respecto de las aplicaciones a introducir hayan sido ya tomadas, indica John Hagerty. A medida que los grandes fabricantes vayan integrando diferentes capacidades de inteligencia de negocio, resultará más fácil para las empresas integrar su BI con las aplicaciones de tales fabricantes, lo que, sin duda, supondrá una ventaja para los usuarios.
Pero, por otra parte, muchos observadores advierten sobre la probabilidad de que, como resultado de la consolidación, el proveedor de software que una determinada empresa desearía utilizar termine en
manos de otro suministrador con el que aquella preferiría no hacer negocios, como explica Hagerty. Es más, la compañía que realiza la adquisición puede no encajar en la arquitectura existente en la empresa cliente. Las compatibilidades técnicas pueden convertirse en un problema.
Lo primero que hacen los clientes es determinar el fabricante cuyos productos quieren utilizar, pero, después, dada las circunstancias se hacen lógicamente la pregunta: ¿quién va a comprar ese fabricante, continúa Hagerty. Este tipo de cuestiones está en la mente de cualquier responsable de nuevos proyectos BI y la incertidumbre que generan puede paralizar muchos proyectos o, al menos, hacer que el cliente renuncie a la que considera la solución más adecuada para optar por un suministrador alternativo con menores probabilidades de convertirse en objeto de compra. Por tanto, aunque ciertamente la consolidación del mercado puede hacer más fácil conseguir una BI integrada, amenaza con reducir las opciones reales de los compradores y puede llevar a muchas empresas a retrasar sus inversiones hasta que el segmento se estabilice.
3) La inteligencia de negocio se amplía desde la Sala de Reuniones hasta el front-line. Como se señalaba al principio, las herramientas de inteligencia de negocio estarán cada vez más disponibles a todos los niveles corporativos. La Business Intelligence operativa ?que lleva la BI más allá de la toma de decisiones de negocio a nivel directivo poniéndolas a disposición de los empleados encargados de los procesos más externos de la empresa (front-line)- crece actualmente a ritmos especialmente rápidos, según los observadores de la industria.
Boris Evelson, analista de Forrester Research, explica que la inteligencia de negocio operativa incluirá ofertas capaces de integrar datos y paneles de control de procesos, así como sistemas dirigidos por eventos que puedan iniciar determinados procesos de negocio de forma automatizada basándose en determinadas condiciones de los datos.
Entre otras ventajas, integrar la BI en los procesos operativos podría permitir a las empresas reaccionar más rápidamente a los cambios en las condiciones de negocio abriendo de manera incalculable las oportunidades; por ejemplo, de esta manera, podría aconsejarse de forma automática a un agente de call center la oferta de una promoción determinada a un cliente concreto -con probabilidades especialmente altas de aceptarla, según el resultado de análisis previos basados en BI- , o avisar sobre un posible fraude en alguna operación con tarjetas de crédito.
4) La convergencia de datos estructurados y no-estructurados creará una mejor inteligencia de negocio. El correo electrónico, las notas, los mensajes de correo de voz y otras fuentes de datos no-estructurados son ricos generadores de información. Tanto empresas como desarrolladores buscan por ello formas de combinar tal información con los datos estructurados para mejorar la toma de decisiones. Por ejemplo, los minoristas podrían así añadir comentarios y quejas recibidas por correo electrónico y a través de centros de llamadas en una aplicación BI para mejorar su análisis de segmentación de mercado, como explica Evenson.
Hagerty está de acuerdo. Poder integrar la información que no está estructurada en las típicas filas y columnas de las bases de datos o las hojas de cálculo, es, en opinión de este analista, la próxima frontera lógica de la BI. Esta integración dará a los empleados más información para tomar la decisión correcta.
5) La próxima generación de aplicaciones de Business Intelligence pretenden ir más allá de la provisión de información en gráficos circulares y estadísticos, para proporcionar representaciones más visuales e intuitivas de datos y tendencias. Productos como JMP (de SAS), Spotfire (de Tibco), Tableau (de Tableau Software) y Thinkmap (del fabricante del mismo nombre), entre otros, introducen avances importantes en este sentido, ofreciendo visualización para datos complejos.
Hagerty y Evelson coinciden en que las tecnologías que aporten formas alternativas de presentar tales datos ?con vistas a incrementar la posibilidad de interacción y la utilidad de la información- serán un área en continuo crecimiento durante los próximos años.
Hablan los usuarios
Pero además de la rigidez con que presentan la información, las soluciones de Business Intelligence actualmente disponibles, padecen otras deficiencias que los fabricantes habrán de afanarse en superar para liberar el máximo potencial del mercado. Así lo pone de manifiesto una reciente investigación llevada a cabo por Dynamic Markets bajo el patrocinio de SeeWhy Software, fabricante de soluciones de plataformas Business Intelligence (BI) en tiempo real.
El objetivo de este estudio era conocer hasta qué punto la inteligencia de negocio está siendo útil en las operaciones corporativas, basándose en las opiniones expresadas por los propios usuarios, y, según los resultados obtenidos, su grado de utilidad deja de momento mucho que desear.
Este sondeo, en el que Dynamic Markets ha entrevistado a más de 218 directores de operaciones empresariales de Estados Unidos y Reino
Unido, valida la proposición de valor de SeeWhy, según su fundador y CEO, Charles Nicholls. En concreto, el estudio identifica tres problemas importantes en la actual inteligencia de negocio:
1) Las herramientas BI proporcionan información obsoleta: La mayoría de los entrevistados reconocieron verse obligados a tomar decisiones antes de que toda la información conveniente para ello esté disponible. Esto significa que los datos recopilados en los informes BI no son totalmente relevantes en el momento en que se obtienen. Un 63% de los directivos sondeados considera que sus informes BI se limitan a menudo a documentos de referencia utilizados para informar sobre cifras oficiales.
2) Las herramientas BI fracasan en la identificación de problemas de proceso: El 80% de los directores de operaciones entrevistados fueron informados sobre este tipo de problemas por personas, en lugar de por sus sistemas de alertas automatizadas.
3) Las herramientas de BI no pueden utilizarse para prever oportunidades e incidencias: El 58% de los encuestados asegura haber perdido oportunidades de negocio por este motivo y que algunos problemas no han sido detectados debido a la carencia de información relevante en tiempo real.
Nicholls, subraya que si se desea obtener el auténtico valor de los sistemas de BI, la tecnología debe estar integrada en los procesos diarios para facilitar la autocorrección y la obtención de información útil en tiempo real, en lugar de tener que esperar a que los datos sean actualizados. Aunque no cree que las herramientas de BI --en tiempo real y orientada a eventos-- lleguen a desplazar a las soluciones de BI tradicionales, sí confía en que abrirán nuevas fronteras a este mercado, permitiendo, por ejemplo, la alerta de posibles incidencias en cadenas de suministro antes de que éstas lleguen a producirse. Antes de fundar SeeWhy Software en 2003, Nicholls fue el máximo responsable de la división de analítica de Business Objects.
CIO, España