Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Unix cumple 40

[13/10/2009] En una ironía del destino, la plataforma Unix celebra este año su cuadragésimo aniversario, casi al mismo tiempo que el hombre que, probablemente, ha aportado más que nadie en la industria para opacar la vigencia de Unix: Linus Torvalds, el fundador de Linux.

Linux y Windows Server superan a Unix en volumen de ventas y teniendo en cuenta toda la publicidad que reciben Windows y la plataforma de fuente abierta Linux, a veces daría la impresión de que ambos son los únicos protagonistas de la batalla por el mercado de servidores. En general, Unix suena a periódico de ayer, o incluso de la década pasada.
Pero se equivocan quienes creen que los funerales de Unix se acercan.
Unix sigue siendo una pieza vital para las TI corporativas, y todo indica que lo seguirá siendo durante muchos años más. Personalidades como Larry Ellison, CEO de  Oracle, pueden dar fe de la madurez de esta plataforma. En una reciente aparición pública, Ellison le dio su respaldo tanto a Linux como al sistema operativo Solaris de Unix que Oracle quiere adquirir como parte de sus planes de compra de Sun Microsystems por un monto de siete mil 400 millones de dólares: "Somos fanáticos de Linux, pero Solaris es el sistema operativo más maduro."
Un funcionario de Hewlett-Packard agregó que Unix tendrá una vida tan larga como la de los mainframes, que aún siguen en la brega. "Aunque ya hace diez o veinte años algunos empezaron a anunciar que desaparecerían, los mainframes todavía están entre nosotros", anota Brian Cox, director de planificación de software y márketing del grupo de sistemas de negocios críticos de HP. La razón: Unix ofrece una profunda integración y un servicio de mayor calidad, opina Satya Scharma, CTO de los sistemas AIX basados en Power de la compañía.
Unix: Un mercado estable pero fiel
Un muestreo de Gartner sobre las cifras de envíos de servidores coloca a Unix a la saga de Linux y Windows Server, tal como se puede observar en el esquema inferior.  
Los envíos de Unix van de 670,458 unidades en el 2006 a 437,414 en el 2009, con un ligero aumento de hasta 451,593 unidades anticipadas para el 2012. En el mismo periodo, los despachos de Linux evolucionaron de la siguiente forma: 1.911,906 unidades en el 2006, 1.682,633 unidades en el 2009 y 1.980,532 unidades en el 2012. Por su parte, Windows Server despachó 5.416,453 unidades en el 2006, 4.947,891 en el 2009 y 5.699,810 en el 2012. (El mercado en general se vio afectado por la recesión, de ahí el declive en las cifras de todas las plataformas.) Para el 2014, Gartner proyecta el envío de 2.174,334 unidades de Linux, 6.313,292 de Windows y 474,993 de Unix.
Un usuario de las tres plataformas elogia la madurez de Unix. "Realmente es el corazón de cada uno de nuestros cuatro sistemas corporativos", afirma Paul Sikora, vicepresidente de transformación de TI en el Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh, que corre Unix para sus bases de datos Oracle y caché. Unix no solo ofrece una redundancia madura y capacidades de clustering, sino que los proveedores de software se muestran a gusto con que su software corra en Oracle y Unix, agrega Sikora.
Por ejemplo, Unix ha sido implementado para cargas de trabajo mucho más fuertes que Linux y Windows, asegura Cox: "Unix realmente fue concebido para lo que nosotros llamamos un tipo de volumen de trabajo que es mucho más demandante que el resto, donde se puede necesitar data warehouses de decenas de terabytes." Unix también es la opción natural para bancos, fabricantes y compañías de telecomunicación que corren millones de transacciones por minuto, añade, porque Linux y Windows Server carecen de los niveles de tiempo operativo que se necesita para tales fines.
Es por eso que los grandes proveedores de Unix, como IBM y HP, siguen registrando crecimiento en sus ventas de este sistema operativo. "Sin lugar a dudas, Unix y [sus derivados específicos de IBM] AIX representan un negocio en crecimiento para IBM," afirma Scharma. IBM ha aumentado su participación en el mercado Unix de 19% en el 2001 a 38% en el 2009, indica. Scharma subraya que el mercado total de Unix para todos los proveedores sigue siendo de mil 800 millones de dólares anuales en términos de negocio a nivel mundial, "lo cual no es nada despreciable".
HP también está registrando crecimiento con Unix. "Si bien no es el nivel de crecimiento de dos dígitos que tuvimos en los noventa, sigue siendo un negocio fuerte y muy estable", considera Cox. El crecimiento en IBM y HP soslaya el hecho de que el negocio Unix se ha mantenido prácticamente estático, de manera que su crecimiento se ha producido a expensas de los otros proveedores.
Los muchachos de Linux y Windows Server están en todas
Sin embargo, tanto IBM como HP ya se han embarcado en el mercado Linux. Pese a los 26 años de relación que unen a HP con Unix (y sus derivados HP-UX) y al hecho de que la compañía suele ufanarse de ser la primera en haber vendido comercialmente Unix a diversos mercados, Hewlett-Packard ha pasado de vender sistemas Unix basados en su arquitectura PA-RISC, a vender HP-UX en sistemas Intel Itanium, reconoce Cox.
Y el Gigante Azul ofrece Linux en sus servidores Power. "No se puede negar que Linux representa un crecimiento significativo en la industria de servidores", precisa Scharma.
"Nos encanta Linux", señala Cox. "Contribuimos con numerosos aportes a las comunidad de fuente abierta. También nos encanta Windows". Pero Windows y Linux son como los hermanos menores de Unix, indica Cox, y no pueden encargarse de algunas tareas que, por su madurez, sí es capaz de realizar Unix.
Por ejemplo, Windows ha ganado popularidad por sus servicios de e-mail, impresión y archivos compartidos, así como por las aplicaciones básicas, precisa Cox. Y Linux es conocido por ofrecer computación para la frontera final de la red, por correr sistemas como firewalls y servidores proxy, y por el desarrollo de software, indica.
Aunque muchos aún consideran que Unix es la mejor alternativa para aplicaciones de alta demanda, las diferencias técnicas entre Linux y Unix se harán "cada vez menos evidentes" en el futuro, adelanta el analista George Weiss de Gartner. En su opinión, Linux explotará atributos de hardware -como multiprocesamiento y mejor multitasking interno-. Además, Linux corre en el menos costoso hardware x86  y brinda más independencia de las aplicaciones para programas compatibles con los sistemas x86. La tendencia de la virtualización también favorece a las cajas x86 que no entran en el dominio de Unix, continúa Weiss. Es por eso que, según él, Linux y Windows son los dos sistemas operativos en expansión. 
"Unix seguirá teniendo presencia en la empresa por un buen tiempo, pero cada vez más corporaciones adoptaran Linux para correr sus sistemas corporativos", afirma Jim Zemlin, director ejecutivo del Linux Forum. Dentro de unos diez años, pronostica, el mundo se dividirá principalmente entre Windows y Linux.
Sun retardó mucho su intento de competir contra Linux con un derivativo de fuente abierta Solaris basado en Unix, opina Weiss. Muchos de sus clientes ya habían escogido Linux, dejando Solaris para su base existente de usuarios fieles, que no tiene perspectivas de crecimiento. De hecho, algunos analistas esperan que el uso de Solaris - y de cualquier versión Unix- comience a declinar en breve.
Sin embargo, Unix todavía tiene para rato, advierte Weiss: "Unix trae una larga cola de viabilidad, aunque nos demuestren que la misma aplicación que estamos corriendo en Unix puede funcionar en Linux sin problemas. Desde el punto de vista de muchos usuarios, no es fácil borrar de un plumazo los cuarenta años de Unix". De todas maneras, predice el ocaso de Unix en el largo plazo.
Paul Krill, InfoWorld (US)