Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Los cinco errores en la de consolidación y reubicación de los centro de datos

Por: Michael Bullock

[19/11/2008] Ningún ejecutivos de nivel C, ya sea un CIO o CFO, quiere invertir en su centro de datos, especialmente ahora cuando la economía está en receso. Sin embargo, un óptimo (o incluso adecuado) funcionamiento del centro de datos no es un lujo, es una necesidad. Si no está caminando bien, tiene que ser arreglado.

Y las posibilidades son, el centro de datos de su compañía no está bien. De hecho, según un estudio realizado por el Instituto AFCOM Data Center, una organización para los profesionales de los centros de datos, la mayoría de las empresas de EE.UU. (53%) esperan trasladar o ampliar sus centros de datos durante los próximos años. Casi una tercera parte señalaron que necesitarán moverse, mientras que el 45% espera hacer grandes mejoras en sus instalaciones existentes.
¿Qué hay de malo con los centros de datos, hoy? Son viejos (en una conferencia de realizada por la consultora Gartner en el 2007,una tercera parte de los asistentes dijeron que sus centros de datos tenían siete o más años de antigüedad, lo que significa que no fueron diseñados para la potencia y necesidades de refrigeración de los servidores de alta densidad de hoy); su TCO (total cost of ownership, costo total de propiedad) está creciendo dos veces la tasa de los ingresos de la mayoría de las empresas, y debido a la creciente cantidad de datos recogidos, almacenados y procesados, frecuentemente están ubicados en instalaciones que, si bien fueron adecuada hace cinco años, hoy no se pueden actualizar.
No es de extrañar que compañías como Alcatel-Lucent estén haciendo un cambio radical en su estrategia de centro de datos, como fue señalado por CIO.com a principios de este año.
Por lo tanto, ya sea que lo desee o no, va a tener que mover, consolidar o rediseñar su centro de datos tarde o temprano, y deseará hacerlo lo mejor y más rentable posible. Seguramente no querrá que se convierta en un desastre, como sucedió con el centro de datos del Estado de Oregon (USA).
La pesadilla del centro de datos de Oregon
En el 2004, el Estado de Oregon puso en marcha una iniciativa para consolidar los centros de datos de sus 12 agencias estatales y sus aproximadamente 1.700 servidores, en una única y nueva instalación Tier 3. El estado de Oregon quería reducir el número de servidores y sistemas operativos que soportaban (por lo tanto, la reducción gastos en hardware, licencias, y sistemas de gestión), ofrecer nuevos y mejores acuerdos de nivel de servicio, mejorar el estado de la capacidad en la recuperación de desastres, y permitir el crecimiento y avances tecnológicos, y garantizar una mejor seguridad de los datos.
El nuevo sitio del Estado se completó en enero del 2006, a un costo de 20 millones de dólares. Un año más tarde, 11 agencias fueron migradas a la nueva instalación, a un costo de 43 millones de dólares. Un promedio de 25 mil dólares por servidor reubicado o alrededor de cuatro millones de dólares por agencia. El costo del traslado fue sorprendente, y se pone aún peor.
En julio del 2008, el Estado publicó un informe concluyendo que, de hecho, solo 70 de los 1.700 servidores habían sido eliminados, y los nuevos acuerdos de nivel de servicio no se habían previsto. La seguridad de los datos era tan pobre que el Departamento de Educación no se pudo pasar a las nuevas instalaciones debido a su incapacidad para cumplir con las regulaciones de privacidad federales, y otro organismo tuvo que retroceder a su antiguo centro, debido a que la fuente de alimentación del nuevo centro era inadecuada. En cuanto a las proyecciones de ahorro de costos, ¿quién sabe?
¿Qué salió mal?
El Estado de Oregon cayó en casi todos los escollos que puede arruinar la consolidación y reubicación de un centro de datos.
Los Cinco Errores y cómo evitarlos:
1. La mala planificación: El administrador tecnológico del proyecto del Estado de Oregon admitió que el plan de traslado subestimó el número de servidores que la nueva instalación tenía que acomodar. Subestimar la complejidad de trasladar un centro de datos -el tiempo que toma, las competencias necesarias para hacer el trabajo, el hardware necesario-es más la regla que la excepción cuando se trata de la reubicación y consolidación.
Esto es especialmente cierto cuando se trata de tomar en cuenta las dependencias de las aplicaciones. En entornos heterogéneos, que caracterizan a la mayoría de los portafolios de aplicaciones de TI y las infraestructuras de TI, no existe hoy una herramienta de software que pueda contemplar la totalidad de las interdependencias. Para ello, hay que recolectar el conocimiento que tienen las personas que administran las aplicaciones, una tarea que consume tiempo. Mover un centro de datos de la manera correcta supone una gran carga para los departamentos de TI que de por sí ya están totalmente utilizados y, a menudo, sobre-castigados.
En nuestra experiencia, es sabio, ya sea a dedicar un equipo a tiempo completo a la planificación del traslado, o buscar ayuda profesional fuera de la organización.
2. Subestimar requisitos de alimentación: El administrador del proyecto del Estado de Oregon permitió que la energía eléctrica de la instalación fuera diseñada para proporcionar-55 vatios por pie cuadrado --lo cual fue demasiado bajo--. Los centros de datos construidos para los requerimientos de los equipos de hoy requieren entre 150 a 300 vatios por pie cuadrado.
Los profesionales de TI a menudo subestiman las necesidades de energía, y particularmente si es la administración de la instalación quien paga la cuenta, como suele ser el caso.
En una encuesta reciente, el 68% de los administradores de TI dijeron que no eran responsables de las cuentas de energía relacionadas con el equipamiento de su centro de datos. Es importante asegurarse que los administradores de las instalaciones y el departamento de TI hablen sobre estas cuestiones para que puedan obtener una apreciación de las diferentes perspectivas y áreas de experiencia. Esta es la única manera de prevenir que estas cuestiones se conviertan en problemas, y que los problemas se conviertan desastres, en términos de reubicación y consolidación del centro de datos.
3. Fallas en establecer las líneas bases antes de moverse: Fue difícil para el Estado de Oregon determinar si los organismos que ya se había trasladado, habían realizado algunas de las reducciones de costos inicialmente solicitada porque "la data de base proporcionadas por las agencias antes de la consolidación fue, o subestimada, o no existente".
Es un viejo refrán que no se puede mejorar lo que no se puede medir. Un corolario a esto es que no se puede comparar una cosa con otra, si no sabe cuál es la primera. Conozca el TCO de su centro de datos actual y tenga los números a mano antes de moverse a su nueva instalación.
4. Actualizar los sistemas durante el movimiento: El Estado de Oregon consolidó sus instalaciones antes de que "la arquitectura subyacente, las normas, la concesión de licencias y demás cuestiones fueran elaboradas". En nuestra experiencia, cualquier cambio que se realiza durante un movimiento, añade riesgos y complica el proyecto. Esto es especialmente importante cuando se trata de la popular práctica actual de utilizar la consolidación o movimientos del centro de datos para efectuar virtualización de servidores.
Aunque vale la pena, la virtualización es un proyecto importante en sí mismo, y tratar de implementar virtualización del servidor durante el movimiento, significa tratar de hacer dos cosas muy difíciles al mismo tiempo, una receta segura para el desastre. En resumen, trate de reducir al mínimo los cambios durante la planificación del movimiento y los períodos de ejecución: no cambiar de proveedores, y, desde luego, no virtualizar.
5. No hay un sustituto para la experiencia: Debido a que mover un centro de datos es, en general, un evento único en la carrera de un
profesional de TI, pocas compañías tienen la experiencia para hacerlo bien. Ambientes con muy alta densidad de energía y enfriamiento, requieren conocimientos especializados y coordinación. Lamentablemente, el conocimiento TI no se traduce en una comprensión de cómo mover un centro de datos, así como conocer de instalaciones (y operaciones) se traduce en la comprensión de los requerimientos singulares de los centros de datos de hoy, sin mencionar a los del mañana.
La experiencia cuenta. Si su organización tiene a alguien con la experiencia necesaria, póngalo a él o ella en el equipo. Si no es así, encuentre a alguien que sepa.
En esta economía en particular, es fundamental que los centros de datos faciliten tanto las operaciones en curso como ofrezcan la flexibilidad para el futuro crecimiento del negocio. Un traslado frustrado puede detener a una empresa; una mala gestión de éste puede hacer que la empresa incurra en gastos de tener que trasladarse nuevamente y demasiado pronto. Evitar estos cinco errores no necesariamente nos puede asegurar el éxito, pero es una buena manera de empezar a prevenir desastres.
Michael Bullock es fundador y CEO de Transitional Data Services, una empresa de consultoría ubicada en  Boston (MA) que proporciona servicios como diseño, construcción y relocación a gran escala de centros de datos de alta densidad. Antes de iniciar TDS, Bullock ocupó posiciones de liderazgo en empresas y organizaciones como Advantage, CMGI y Renaissance Worldwide.
CIO USA