Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Migración a Windows 7: Cuatro tips para el planeamiento

[16/10/2009] A pesar de la afinidad empresarial por el robusto y confiable Windows XP, es inevitable que Windows 7, que se lanzará en unos días, el 22 de octubre, sea objeto e una significativa adopción por parte de las empresas en el 2010. Eso se debe tanto a la antigüedad de Windows XP como a los tiempos en los ciclos de upgrade de las PC. Los analistas de la firma de investigación Gartner esperan que la demanda corporativa de Windows 7 gane un impulso total para finales del 2010.

Consecuentemente, Gartner recomienda firmemente que las empresas comiencen a probar Windows 7 ahora, señalando que el soporte general para Windows XP finalizó en abril y que cualquier soporte para XP de los ISV (independent software vendors) concluirá hacia finales del 2011. En otras palabras, si uno aplaza las acciones terminará con una falta de soporte, señala Gartner.
Microsoft está proporcionando herramientas para ayudar con la migración hacia Windows 7. Aún así, el planeamiento para el upgrade de un sistema operativo sigue siendo una operación grande llena de evaluaciones de compatibilidad y restricciones presupuestarias. Gartner estima que los costos de la migración serían de 1.035 a 1.930 dólares por usuario.
Pero una migración a Windows 7 también representa una oportunidad dorada para limpiar la casa y hacer más eficiente la empresa, señala Christine Ewing, directora de márketing de productos de Symantec.
A continuación, cuatro pasos que necesitará dar, al momento de planear la migración de su empresa a Windows 7.
Piense en qué necesita migrar y qué no
Migrar a Windows 7 es mucho más que instalar un sistema operativo en las computadoras y transferir personas. Es una tabla rasa, señala Ewing de Symantec, y una oportunidad para ver dónde es que se está gastando el dinero y dónde se puede ahorrar dinero.
Muchas empresas tienen aplicaciones que no usan pero por las cuales aún pagan licencias, señala. Uno de los peligros de un upgrade del sistema operativo es que se migran cosas que uno ya no necesita.
Ewing recomienda formar un grupo especial conformado por personas de TI y de procurement para tomar registro del valor del hardware y aplicaciones de la compañía.
Este es un buen momento para hacer un inventario de las aplicaciones que no necesitan ser compatibles con Windows 7. Puedes librarte de una buena cantidad de aplicaciones y ahorrar dinero en donde estés innecesariamente gastando dinero en licencias.
Migre primero lo compatible
Una de las más grandes barreras para el uso de Windows 7 es la compatibilidad con las aplicaciones.
Las organizaciones necesitan priorizar las migraciones de acuerdo a qué aplicaciones en su ambiente se encuentran certificadas para Windows 7 y cuáles no, señala Ewing.
Por ejemplo, los departamentos de márketing y contabilidad usan aplicaciones comunes como Word y Excel que no tienen conflictos de contabilidad; esos usuarios deberían migrar primero.
Seguro va a haber más problemas de compatibilidad de aplicaciones en los grupos de ingeniería y desarrollo de la empresa, sostiene Ewing. En este caso, se necesita de más planeamiento con respecto a si usar características como el XP Mode en Windows 7 para acceder a aplicaciones que solo funcionan con XP mediante una máquina virtual.
Consolide los productos de seguridad
Una migración a Windows 7 es también un momento oportuno para meditar sobre el número de proveedores de seguridad que ha estado usando y decidir si consolidarlos.
Ewing afirma que muchos de los clientes de Symantec tienen un proveedor para su firewall, otro para su protección de endpoint, uno para su tecnología de encriptamiento, y otro para la prevención de intrusiones. Esto es igual a muchos costos de licencias y a un echarse la culpa unos a otros cuando algo sale mal.
Ya que Windows 7 es una tabla rasa para el sistema operativo, también debe ser una tabla rasa para la tecnología de seguridad que va dentro de las máquinas, afirma.
Es una forma de comenzar con el pie derecho cuando Windows 7 sea utilizado y asegurarse que los datos y los sistemas se encuentren protegidos.
Reevalúe la estrategia de backup de datos
Cuando se hace una migración de sistema operativo hay un riesgo inherente de pérdida de datos, señala Ewing.
Cuando la empresa planee migrar a Windows 7, también pueden evaluar si tienen el mecanismo de protección para hacer un back up de los datos y asegurarse que se encuentre disponible si algo sale mal.
Ewing afirma que las compañías pueden crear un plan de back up sin riesgos para cuando migren a Windows 7 y tomen lo que han aprendido y lo apliquen a su estrategia de back up y disaster recovery de largo plazo cuando Windows 7 esté plenamente implementado.
Shane O'Neill, IDG News Service