Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Adopción de Windows Vista

La mediana empresa está indecisa

[06/11/2008] Los requisitos para mejorar al sistema operativo de Microsoft Windows Vista continúan siendo un problema para muchos de los departamentos de tecnologías de la información (TI). Pero éstos pueden tornarse aún más complejos en las medianas empresas, debido a que éstas cuentan con menores presupuestos, menos personal y con más técnicos veteranos que se resisten al cambio.

A diferencia de las pequeñas empresas, las medianas no usan únicamente aplicaciones en serie convencionales compradas en una tienda que se integran sin problema a Windows Vista. Ellas tienden a usar éstas aplicaciones convencionales, al igual que otras más antiguas, junto a otras adaptadas internamente, y que aparentemente no son afines a Vista.
Están, también, los requerimientos del hardware. Cuando Vista fue lanzado, Microsoft aconsejó que las empresas deberían tener computadoras con por lo menos 40GB de almacenamiento, 1GB de memoria y un procesador de 32 o 64-bit corriendo por lo menos a 1GHz. Ejecutivos del departamento de TI en la mediana empresa continúan reclamando que Vista requiere un hardware más moderno de lo que ellos desean, necesitan o se lo pueden permitir.
Nuestra decisión de continuar con Windows XP se basó inicialmente en nuestra base instalada de hardware, señala Mark Horste, director de TI del Centro de Diálisis, ubicado en Cleveland. Nuestro ciclo de compras de PC y plataforma Thin-client favorecen la consistencia y la efectividad de los costos, señala Horste. Las primeras pruebas de Windows Vista indicaron que no tendrían la rapidez necesaria en la mayoría de nuestros sistemas en red. De acuerdo a nuestras necesidades, Windows XP ha demostrado ser un sistema operativo más estable y seguro, indicó.
A la fecha, las pequeñas empresas se han apresurado más que las medianas en migrar sus sistemas a Windows Vista. Sin embargo, Al Gillen, vicepresidente de investigación de IDC, dice que ya hay signos de un acercamiento de la mediana empresa hacia Windows Vista. Nuestras investigaciones demuestran que la mediana empresa se está animando por Windows Vista, y continuará haciéndolo en el 2009.
¿Un acercamiento gradual a Vista en el futuro?
Reforzando las predicciones de IDC, Windows Vista ha obtenido algunas victorias en los últimos meses. En agosto, datos recopilados por la consultora Forrester, muestran que el despliegue de Vista comienza a calar en las empresas, y que las migraciones a este sistema operativo provienen de máquinas con Windows XP, mientras que antes la mayoría provenían de Windows 2000. 
El lunes, Microsoft reportó un incremento de Windows en su participación en el mercado por segunda vez en tres meses, con Vista aumentando su participación en 0,96% el mes pasado.
El lanzamiento del Windows Vista Service Pack 1 en marzo y un lento- realmente muy lento- cambio en los puntos de vista negativos del público hacia este sistema operativo, son dos factores que estarían dando algo de tranquilidad a los gerentes de TI. Pero la adopción de Vista es algo complicada. Y por cada reporte positivo, hay un cúmulo de malas noticias a la vuelta de la esquina.
En junio del 2008, en una encuesta realizada por King Research a 1.162 profesionales de TI, ésta reveló que un 60% de los encuestados indicaban no tener planes de utilizar Vista, frente a un 53% señalado en una encuesta similar realizada en el 2007; un 83% se manifestó preocupado acerca de la compatibilidad del software que requiere Windows Vista para las empresas.
Esos números concuerdan con las opiniones dadas por los gerentes de TI de las medianas empresas entrevistadas para esta historia, quienes dan como razones para no usar Vista los requerimientos típicos del sistema, capacitación del personal, temor por la incompatibilidad de las aplicaciones, y una posible alteración en la productividad del usuario.
Christopher Allen, gerente de sistemas del Columbia Daily Tribune (Columbia, Mo.) utiliza Windows XP Pro SP3 en todas las estaciones de trabajo de su empresa, y lo prefiere así, aún si apareciera Windows 7, pasaría un buen tiempo antes de cambiarme a eso, opinó.
Allen señala que los requerimientos de sistema para Windows Vista son un factor determinante. Vista exige requerimientos muy altos que no nos permite hacer el cambio. Aún si repotenciáramos nuestros viejos sistemas para acomodarnos a Vista, el costo económico sería muy alto, señaló.
Algunos Reconsideran Vista
Pasar por alto Vista podría ser una regla en la mediana empresa, pero hay excepciones. Michael Spears, CIO del NCCI (National Council on Compensation Insurance) ha estado reconsiderando últimamente la posibilidad de usar Vista.
Luego de pasar de Microsoft Office 2003 a Microsoft Office 2007, y cambiar de Lotus Notes a Microsoft Outlook/Exchange el año pasado, para los 950 empleados del consejo, Spears se tomó su tiempo para repensar su decisión original de dejar Windows Vista de lado.
Spears dice que él no es un fanático de Vista y últimamente desea obtener Windows 7, pero teme que se empiece a disminuir el apoyo a Windows XP por parte de Microsoft, por lo que considera a Vista como un buen puente para eso. Aunque los beneficios con Vista no serán mayores, el peor escenario para mí sería tener que conseguir a corto plazo un nuevo sistema operativo, probablemente Windows 7, indicó Spears. Opina, que esto podría suceder si Microsoft lanza Windows 7 al mercado, y poco después anuncia que no continuará apoyando XP.
El cambio a Vista (32-bit) no será un gran problema y probablemente nos permitirá trabajar a través con un cierto número de drivers compatibles. En resumen, esto hará nuestra conversión final a Windows 7 mucho más fácil, y nos dará tiempo para observar su crecimiento en lugar de vernos forzados a abandonar XP, señaló el ejecutivo.                      
Shane O'Neill, CIO USA