Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Muchas aplicaciones empresariales no son totalmente compatibles con Windows 7

[28/10/2009] A pesar del esfuerzo de Microsoft por asegurar la compatibilidad de su nuevo sistema operativo con las aplicaciones empresariales, muchas organizaciones se enfrentan todavía a problemas de esta naturaleza en la adopción de Windows 7, según la compañía londinense de testing automatizado de software ChangeBase.

ChangeBase basa esta afirmación en una prueba de concepto de Windows 7 realizada con 20 grandes usuarios, cada uno de ellos con miles de aplicaciones. De este análisis, la firma concluye además que entre un 60 y un 80% de las aplicaciones corporativas necesita realizar algún trabajo de adaptación antes de poder trabajar completamente con Windows 7.
John Tate, director de ChangeBase, asegura que la compatibilidad a nivel de software continúa siendo uno de los principales retos a que se enfrenta Microsoft en lo que respecta a la migración de sus usuarios desde XP a Windows 7, aunque reconoce que la situación ha mejorado, si se compara con la existente en el momento del lanzamiento de Windows Vista: los principales suministradores de software han resuelto esta vez algunas importantes cuestiones en este sentido.
Además, Tate puntualiza que no se trata de un problema del que Microsoft haya de encargarse, sino más bien responsabilidad de los suministradores de software y las empresas usuarias.
En cualquier caso, según Tate, no todos los problemas de compatibilidad son importantes y muchas empresas podrán trabajar con ciertos niveles de incompatibilidad sin demasiados inconvenientes. La incompatibilidad puede traducirse en cuestiones como la no instalación o la imposibilidad de desplegar la pantalla de ayuda.
Tanto desde XP como desde Vista
Una conclusión interesante del estudio de ChangeBase consiste en que no siempre es el salto de XP a Windows 7 el que ocasiona dificultades. En este sentido, según Tate, la firma ha detectado problemas significativos cuando se migra desde Vista a la nueva versión de Windows. En las empresas estudiadas suele existir una media de entre ocho y 12 aplicaciones que no corren sobre Windows 7, pero sí sobre Vista.
La falta de completa compatibilidad se produce con algunas aplicaciones estándar de terceros, pero sobre todo con el software desarrollado internamente por las empresas usuarias, de acuerdo con ChangeBase.
CIO, España