Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Las compras de TI se concentran alrededor de las nubes privadas

[30/10/2009] Las nubes privadas –donde las compañías usan su propia infraestructura y abastecen de servicios virtualizados a los usuarios finales a través de herramientas automatizadas– están ganando tracción entre los líderes de TI, que quieren entregar servicios avanzados a un costo menor.

Sin embargo, como con cualquier nuevo enfoque de cómputo, hoy las nubes privadas se quedan cortas en manejabilidad, y algunos usuarios se preocupan por los riesgos de atarse a un fabricante, particularmente con la virtualización y otras herramientas que hacen posible el cómputo en la nube. Aún más, la naturaleza poco definida de justo lo que significa el cómputo en la nube privado podría hacer más lenta la adopción de estructuras de nubes internas.
La falta de definición no molesta a Geir Ramleth, CIO de Bechtel Corp, basada en San Francisco. De hecho, dice que la falta de una definición precisa es algo bueno, porque ver hacia la nube privada de una forma demasiado estrecha limitaría lo que puede hacer por nosotros. Estás hablando filosofía aquí, señala. Bechtel es una de las firmas de ingeniería y construcción más grandes del mundo.
Alan Boehme, vicepresidente senior y cabeza de estrategia TI en ING Financial Services, en San Francisco, añade que una nube privada difiere de las viejas formas de pensar sobre la arquitectura de los sistemas. No es solo servidores, almacenamiento o redes: es cada uno y todos los componentes, argumenta.
Mientras tanto, Bob Zukis, un consultor de estrategia TI y operaciones de PricewaterhouseCoopers LLP en New York, señala que la nube privada es menos sobre tecnología de lo que es un llamado de reunión a las TI.
El llamado a la reunión está evolucionando en un mercado real. De acuerdo con Gartner Inc., el gasto corporativo en servicios de infraestructura de nube pública y privada totalizará 3.200 millones de dólares este año, un 28% más que los 2.500 millones de dólares en el 2008. El gasto en la esfera pública explica la vasta mayoría de esos dólares. Sin embargo, el investigador de mercado espera que para el 2012 las compras de TI implicarán más de la mitad de sus dólares de nube en servicios de nube privada, debido a las mejoras en costo y en la eficiencia de su administración.
Ahorrar tiempo y dinero
Ramleth ha oído la llamada a reunión del cómputo en la nube, y ha visto resultados dramáticos de la plataforma de la nube privada de Bechtel, una configuración basada en estándares que incluye tecnología de virtualización y aprovisionamiento automatizado. En el 2005, más de dos mil empleados de TI dotaron de personal a aproximadamente 20 data centers, en los cuales la utilización de servidores alcanzó 2% a 3%. Hoy en día, un mucho más reducido departamento de TI en Bechtel, que cuenta 1,100 empleados, opera solo tres data centers, en los cuales el uso de los servidores promedia un 60 a 70%.
En Bechtel, 44 mil empleados a lo largo del globo tienen acceso a 230 aplicaciones. El departamento de TI ya ha cambiado alrededor de 60% de esas aplicaciones a la nube privada de la compañía. El resto serán movidas a la nube para el principio del 2010, señala Ramleth.
Tal transformación, como Ramleth la llama, toma años. Los CIO necesitan moverse cuidadosamente, indica porque no quieres mover los pecados del pasado a los nuevos data centers.
Antes del 2005, Bechtel tenía una actitud centrada en TI sobre entregar servicios a los usuarios, indica Ramleth. No tenía un conjunto de estándares y abastecía los recursos manualmente. Ahora la compañía acoge un modelo colaborativo de cómputo, uno construido sobre estrictos estándares y líneas guía que permiten acceso dirigido por políticas a los recursos aprovisionados.
Por ejemplo, Bechtel se estandarizó sobre servidores BladeSystem de HP, de doble y cuádruple núcleo. Y debido a que los servicios están separados de los servidores y otros elementos de infraestructura que podrían cambiar a medida que el hardware evoluciona, las aplicaciones y servicios existentes y futuros podrían fácilmente correr en nuevos servidores, sistemas de almacenamiento y redes.
Ramleth también cambió los estándares de seguridad de TI de unos determinados por topología, a unos orientados por políticas. Y él ha estandarizado la forma en que TI valora sus servicios hacia los usuarios. Donde el precio solía variar basado en la aplicación y la ubicación del usuario, señala, ahora es una tarifa plana por usuario a nivel mundial.
Adoptar un modelo colaborativo es el cambio filosófico que los CIO necesitan hacer, con el fin de que sus iniciativas de la nube sean exitosas, señala Ramleth.
A fin de cuentas, evolucionar a un escenario de nube híbrido entre público y privado incluso le permitirá eliminar la planeación de la capacidad de sus responsabilidades TI, indica. Los CIO deberían construir nubes privadas para cargas de trabajo normales y luego apoyarse en la nube pública para los picos, argumenta.
Boehme de ING concuerda. Él predice que un enfoque híbrido de nube, basado en políticas, es el futuro de las TI. No importa dónde están corriendo los activos y las aplicaciones, señala.
La nube privada en SAS
Frente a esto, una nube privada se parece mucho a cualquier otro data center in-house, donde las aplicaciones corren en máquinas que se conectan a enchufes. Como dice Cheryl Doninger, director de investigación y desarrollo de infraestructura de cómputo empresarial en el Instituto SAS Inc. en Cary, N.C.: Nosotros licenciamos el software, y nosotros poseemos el hardware.
Pero allí es donde la similaridad con el viejo cómputo en línea termina, añade. En SAS, los usuarios acceden a un portal de autoservicio para reservar recursos en la nube privada de la compañía, de manera parecida a lo que los clientes de EC2 de Amazon hacen con ese servicio de nube pública. Para el aprovisionamiento automático, SAS usa una herramienta llamada Instalación para Compartir Infraestructura (ISF, por sus siglas en inglés) de Platform Computing Corp.
La tecnología de nube permanecerá como una parte permanente de la infraestructura de pruebas TI de Sinochem, señala Jinsong Peng, el administrador general de TI de la compañía.
Con la herramienta l ISF de Platform, SAS construye plantillas de aprovisionamiento basadas en políticas que ayudan a prevenir el caos en la nube, indica Doninger. Por ejemplo, los examinadores en el departamento de garantía de calidad de SAS pueden reservar máquinas de metal desnudo por unas pocas semanas, o ingenieros en el campo pueden echarle mano a servidores predefinidos, almacenamiento y software por un par de días. ISF previene conflictos de itinerario y entrega los sistemas de vuelta al depósito disponible cuando ya no se utilizan más.
Aunque algunos administradores de TI están cómodos con automatizar todo el proceso de reserva de recursos y aprovisionamiento, otros son más cautelosos. Sinochem Group, No. 170 en la lista Global 500 de Fortune, es un ejemplo. A través de un traductor, Jinsong Peng, administrador general de TI en el conglomerado industrial basado en Beijing, describió cómo la compañía realizó una actualización completa de SAP para sus 200 subsidiarias, usando una nube privada durante los ciclos de prueba e implementación.
En el modelo tradicional, habríamos necesitado replicar múltiples sistemas a lo largo y ancho de los procesos de desarrollo y evaluación, indica.
Sin embargo, debido a que el equipo de Peng podría compartir recursos de nube privada, Sinochem necesitó añadir solo 10% más de capacidad a la infraestructura de servidor IBM AIX de la compañía. Como es el caso en SAS, los examinadores en Sinochem solicitaron sistemas en varias configuraciones, que las herramientas de administración de servicio CloudBurst de IBM asignaron de manera dinámica. Pero Sinochem instituyó políticas que también enrutaron cada solicitud de recursos a través de un administrador del sistema para su aprobación, indica Peng. 
Incluso con ese enfoque conservador, con humanos en el medio, el proceso de aprovisionamiento automatizado ayudó a Sinochem a completar su actualización completa de SAP en siete meses, lo cual es admirable, dado que proyectos como ese pueden tomar años para ser completados. Por ejemplo, Shane Co., una cadena de joyería minorista basada en Colorado, citó en su expediente de bancarrota que su actualización de SAP tomó dos años y medio, y NASA ha esperado que una enorme actualización de SAP tome ocho años.
Como resultado del éxito del enfoque basado en la nube de Sinochem, señala Peng, la tecnología de la nube se mantiene como una parte permanente de la infraestructura de prueba TI de la compañía.
Rayos de esperanza en la nube híbrida
En ING, que tiene algunos proyectos piloto de nubes privadas en desarrollo, una instalación híbrida perfecta está algunos años lejos, indica Boehme. En parte, eso se debe a los límites de las actuales herramientas de administración, añade.
Usted quiere una única hoja de vidrio para la administración, lo cual no existe actualmente para plataformas híbridas, señala. Por ejemplo, si TI impulsa cargas de trabajo en los servicios de cómputo de nube públicos hoy en día, los administradores internos no serían capaces de manejar las cargas de trabajo en esos data centers externos. Esas cargas de trabajo podrían correr donde sea que las políticas del proveedor de servicio lo consideren apropiado. La administración de políticas entre nubes no existe.
Paul Burns, un analista de Neovise LLC, una firma de investigación especializada en cómputo en la nube basada en Fort Collins, Colorado, hace eco a la visión de Boehme. Las nubes privadas dominarán dentro de las TI corporativas en el futuro predecible, debido a las clásicas preocupaciones de negocios sobre gobierno, seguridad y, mayormente, control, señala.
Aunque hay una tendencia hacia la infraestructura invisible, la gente aún quiere tocarla hoy, indica Burns.
Por una buena razón, también, añade Burns. Él apunta a un problema común en la mayoría de data centers: degradación del rendimiento de una aplicación. Las herramientas actuales de monitoreo y administración no serían capaces de diagnosticar la fuente de un problema, si la aplicación estaba corriendo en un ambiente de nube híbrida.
Más allá de las preocupaciones sobre manejabilidad, Boehme eleva el espectro del movimiento hacia el cómputo en la nube que lleva a atarse a un fabricante. Por lo general, los CIO aborrecen amarrarse a un fabricante. Confiar en un solo proveedor puede ser costoso, y puede evitar que una compañía haga cambios de infraestructura necesarios. Pero a Boehme le preocupa que las TI están arriesgando a atarse a un hypervisor debido a la falta de una interoperabilidad profunda entre los diversos administradores de máquinas virtuales en el mercado.
Por ejemplo, si un hypervisor pasa por alto a otros en términos de desempeño, seguridad o características, una compañía que usó un diferente hypervisor podría no ser capaz de cambiar y tomar ventaja de la nueva funcionalidad, debido a que el costo de cambiar podría demostrar ser prohibitivo. También, en el caso de una fusión o una adquisición, integrar las operaciones de las dos compañías podría resultar difícil, si cada una usó un hypervisor que era incompatible con el hypervisor de la otra.
Pero muchos administradores de TI corporativas están encontrando que los beneficios del cómputo en la nube superan por mucho a las limitaciones. El mayor factor, por supuesto, es el dinero. La mayoría de los CIO deben encoger sus presupuestos.
PricewaterhouseCoopers estima que hace 30 años las TI consumieron 1% de los ingresos de una compañía, pero para el 2007 esa figura había subido a 6%, y estaba en camino de alcanzar 10% para el 2010. Luego pegó la Gran Recesión y detuvo ese crecimiento en gastos de su camino.
Aún así, las TI tienen que continuar entregando servicios a las empresas -pero tiene que hacerlo gastando mucho menos dinero. Una nube privada permite a las TI obtener dividendos inmediatos a través del autoservicio, el aprovisionamiento automatizado y la utilización de sistemas mejorados- todos los cuales tendrán un gran impacto sobre los costos de operaciones TI, que muerde hasta 70% del presupuesto de un CIO, de acuerdo con PwC.
El director del centro para la tecnología y la innovación en PwC, Vinod Baya, observa: "TI ha hecho un gran trabajo automatizando a todos menos a sí misma. Ahora, dice, es el momento correcto para empezar.
Mark Everett Hall, Computerworld (US)