Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Google Wave: Innovador sí. ¿Pero útil?

[30/10/2009] Google Wave es una herramienta revolucionaria de colaboración en tiempo real que tiene el potencial de ser una forma ideal para que los miembros de un grupo trabajen entre sí. Pero no está claro qué tan útil será en el mundo real. Es el tipo de herramienta que quiere usar, pero una que podría no ser capaz de descifrar cómo adecuarla en su vida laboral.

De hecho, Google Wave es uno de esos servicios que es casi imposible de describir para aquellos que no lo han utilizado. Una forma de pensar en ellos es un amasijo de conversaciones ensartadas de correo electrónico y mensajería electrónica -en esteroides-. Contenido enriquecido, incluyendo mapas de Google, encuestas interactivas, videos y más, pueden ser insertadas en conversaciones (llamadas ondas). Y el contenido enriquecido es en vivo e interactivo. Si inserta un mapa de Google, por ejemplo, todos los participantes de la conversación pueden usarlo como si estuvieran en el sitio de Google Maps.
Todo esto contribuye a un tipo de colaboración en profundidad que no es posible con los medios más tradicionales de comunicación por Internet. Teóricamente, Google Wave puede ayudar a los grupos a compartir información, tomar decisiones y realizar acciones más rápidamente.
No obstante, eso es en teoría. En la práctica, no está claro qué sucederá, ya que el correo electrónico tradicional todavía rige las vidas de la mayoría de las personas. En este punto, Google Wave todavía está en una versión beta relativamente controlada de manera estrecha, a la cual se accede solo por invitación. Sin embargo, dado que es gratuita, una vez que se vuelva pública -o si es suficientemente afortunado para conseguir una invitación- vale la pena el tiempo para probarla, aunque sea por el factor de coolness.
Sumergiéndose en Google Wave
La interfase general de Google Wave se parece a un cliente de correo electrónico tradicional. Sus ventanas están divididas en tres paneles: contactos y navegación a la izquierda, una lista navegable de todas sus ondas en el medio, y la onda en la que está involucrado actualmente a la derecha.
Para crear una onda, debe darle clic en el botón de Nueva Onda en la parte superior del panel central. Invita a otros a participar en la onda, ya sea escribiendo sus nombres en la parte superior del panel de la mano derecha, o arrastrando los nombres allí desde su lista de Contactos. Luego solo empiece a escribir.
Aquellos a quienes usted ha invitado a la onda no tienen que estar utilizando Google Wave en el momento en que escribe el mensaje-ellos verán la nueva onda la próxima vez que se conecten-. Si ya están conectados cuando crea la onda, ellos recibirán una notificación de que una nueva onda ha sido creada, y serán capaces de ver sus mensajes mientras los escribe. A diferencia de los mensajes instantáneos, los participantes ven cómo el mensaje es compuesto en vivo, mientras es escrito, en lugar de después de que el mensaje ha sido terminado y enviado.
Yo no estoy convencido de que esto es algo bueno. A la mayoría de nosotros no nos sale completamente bien una oración la primera vez-cometemos errores de tipografía, luego volvemos y los editamos, o empezamos con una idea, lo pensamos mejor, la borramos y empezamos de nuevo-. Con Google Wave, los recipientes ven todo ese proceso entero.
Ver gente escribir es casi tan productivo y entretenido como observar cómo se seca la pintura. Verlos pugnar con errores de tipografía y edición es aún peor. Es como ver cómo se hace una salchicha -puede gustarle el resultado final, pero el sucio proceso de su creación no es algo que le gustaría presenciar de cerca y personalmente-.
La gente responde a los mensajes unos de otros, como en el correo electrónico, y ellos pueden responder ya sea a todo el grupo o de manera privada a un individuo. La cadena de mensajes, con las respuestas de la gente apareciendo en los lugares apropiados en la conversación, es lo que constituye la onda.
Puede darle formato a sus mensajes usando fuentes, colores, resaltadores y más, y puede enviar archivos adjuntos y también enlaces. Y, como se mencionó antes, puede insertar otras clases de contenido directamente en la onda -usando los gadgets de Google Wave-.
Gadgets y robots
Si Google Wave llega a despegar, los gadgets serán clave para su éxito, debido a que pueden potencialmente integrar a Google Wave con otros servicios existentes en la web. Por ejemplo, hay un gadget de votación que permite a la gente votar Sí, No o Quizás. Hay también gadgets para hacer conferencias, video chat, disfrutar juegos, obtener el estado del tiempo y más.
En este punto, sin embargo, no hay muchos gadgets disponibles. Y encontrarlos e instalarlos es problemático. Cuando le da clic al ícono del gadget que aparece cuando crea un mensaje en la onda, todo lo que obtiene es una caja de diálogo pidiéndole que ingrese una URL. No le deja navegar a través de una librería de gadgets, o ver una muestra de los gadgets. Así que tiene que encontrar cada gadget por sí mismo, copiar su URL, y luego copiarla en la caja.
En la vista previa de la existente Google Wave, hay otra forma de añadir un gadget -viendo una onda suministrada por Google que tiene un poco más de media docena de gadgets-. Pero hay más gadgets que están siendo creados por desarrolladores independientes, y por ahora, no hay una forma centralizada de encontrarlos de la forma que hay para encontrar, digamos, complementos para Firefox.
Además de los gadgets, también puede añadir robots, los cuales pueden participar en las ondas casi como si fueran participantes humanos. Añade un robot a su lista de contactos, y luego cuando usted quiere que realice una acción, lo añade como participante a su onda, de la misma forma en que añade a un participante humano.
Por ejemplo, hay un robot llamado Bloggy que puede utilizar para publicar una onda en su blog de Blogger. Otro robot realiza una búsqueda automática del periódico Guardian y despliega los resultados que encuentra, incluyendo titulares y enlaces a los artículos. Para usarlo, añade grauniady@appspot.com a sus contactos, lo invita a una onda, y luego añade el texto "Search term ?guardian" en un mensaje de la onda (usando las palabras que quiera buscar en lugar del término de búsqueda), y realizará la búsqueda y desplegará los resultados.
¿Público o privado?
Sus ondas pueden ser públicas o privadas. Solo la gente que ha invitado a una onda privada puede verla o participar en ella, pero cualquiera puede ver o participar en una onda pública.
Necesita ser extremadamente cuidadoso sobre qué ondas hace públicas. Y durante las pruebas beta, encontré un serio agujero de seguridad -una de mis ondas privadas se había vuelto una onda pública sin mi conocimiento-. Yo había añadido el gadget Bloggy a una onda, pero debido a que el gadget no solicitaba ningún log-in o información de blog, asumí que la onda no era publicada como un blog. No lo era -pero el gadget hizo a la onda pública sin decírmelo-. Solo me enteré de que la onda había sido hecha pública cuando alguien que no conocía se unió a ella, y me advirtió que la onda se había hecho pública.
Claramente, esto es algo que necesita ser arreglado. Si los gadgets o robots pueden públicar una onda privada sin su conocimiento, Google Wave será uno de los mayores agujeros de seguridad nunca diseñados.
¿Así que por qué la usaría?
¿Qué tan útil sería realmente Google Wave en el trabajo? Imagine, por ejemplo, que un grupo geográficamente disperso en una organización necesita decidir cuándo y en qué área de qué ciudad encontrarse.
El grupo inicia una onda discutiendo la hora, lugar y agenda de la reunión. Un gadget lo enlaza con una aplicación de calendario grupal, de modo que los miembros del grupo pueden ver los itinerarios de uno y otro, y encontrar momentos potenciales para encontrarse. La gente puede hacer sugerencias variadas, y utilizar una aplicación de encuestas para votar y decidir sobre la hora de la reunión.
A continuación, la gente puede sugerir lugares para reunirse e incluir mapas anotados de Google para cada sugerencia. Los miembros revisan los sitios sugeridos por todos, y el gadget de encuestas le permite a cada uno votar sobre dónde encontrarse. Al final, el grupo puede tomar una decisión en cuestión de minutos; si la discusión hubiera tenido lugar por correo electrónico, podría haber durado días.
Lo que falta
El mayor inconveniente de utilizar Google Wave en su versión actual de exhibición preliminar no es lo que está allí, sino lo que no está -la comunicación directa con el mundo exterior-. Para un servicio construido para la comunicación, es sorprendente cuánto tiene de isla Google Wave -ni siquiera se integra con Gmail, mucho menos con otros clientes y servicios de correo-. Tampoco hay enlaces a sitios de redes sociales o a herramientas de mensajería instantánea -ni siquiera Google Talk-.
Por ejemplo, su lista de contactos en Google Wave está enteramente separada de su lista de contactos en Gmail. Aún peor, cuando haga clic en Administración de Contactos en Google Wave, no puede siquiera manejar sus contactos de Google Wave. En lugar de eso, se le envía a Google Contacts, una lista de sus contactos de Gmail, la cual no incluye sus contactos de Google Wave. Eventualmente, Google posiblemente integrará Google Wave con Google Contacts. Pero dado que Google Contacts está en beta y Google Wave está en exhibición preliminar, no está muy claro cuándo o si eso sucederá.
En otras palabras, para ser verdaderamente útil, Google Wave necesita una mejor integración con otros servicios. Por ejemplo, debería ser capaz de iniciar una onda directamente desde Gmail con otros usuarios de Gmail que también usen Google Wave. También debería ser capaz de ver sus contactos de Gmail desde adentro de Google Wave, y enviarles un mensaje de correo electrónico usando Gmail. Y también debería ser capaz de iniciar ondas de Google con sus contactos en los sitios de redes sociales. Ninguna de estas cosas son posible actualmente.
En conclusión
No hay duda de que Google Wave es una herramienta innovadora para la comunicación de grupos en tiempo real. Gaste un poco de tiempo con ella, y probablemente quiera empezar a usarla. Pero no resuelve el mayor problema con las comunicaciones de internet -su naturaleza fracturada-.
La gente usa una variedad de sistemas de correo electrónico, una gama de sitios de redes sociales, diferentes clientes de chat... la lista es muy larga. Hay demasiadas formas de comunicarse, y no hay manera de integrarlas todas. De hecho, Google Wave hace el problema peor, porque está añadiendo todavía otra forma en que la gente puede comunicarse sin integrar otros servicios.
Algunos observadores creen que el objetivo eventual de Google es que Wave reemplace a todos esos servicios. Pero sin importar qué tan grandes puedan ser las ambiciones de Google, cientos de millones de personas alrededor del mundo no van a desertar la forma en que se comunican. Abandonar su correo electrónico y sus herramientas de redes sociales actuales, sería demasiado perjudicial para su trabajo y sus vidas personales. Lo que es más, Google Wave no tiene la clase de características de redes sociales que están construidas en sitios como Facebook, y no está diseñada para reemplazarlas. En este punto, Wave es solo un complemento de estos servicios, más apropiados para proyectos muy específicos que requieren colaboración en vivo (o casi en vivo).
Si Google encuentra una forma de integrar Google Wave con el correo electrónico y los servicios de redes sociales, Wave se podría volver una muy poderosa herramienta de negocios. Por ahora, no obstante, la integración no está allí. Así que si trata con esta versión de Google Wave algunas veces, probablemente será solo por diversión. En un mundo ya invadido por servicios en línea compitiendo por su atención, no está claro que Google Wave se vuelva algún día una parte crítica de sus comunicaciones basadas en internet.
Preston Gralla, Computerworld (US)