Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Windows 7: Siete consejos de migración y administración

[06/11/2009] Las organizaciones de TI que cuentan las horas para actualizar sus ya no tan jóvenes sistemas Windows XP y Vista al recientemente lanzando Windows 7, no tienen por qué complicarse la vida en el intento: basta con revisar algunos procesos y tecnologías de administración destinados a facilitar un upgrade de software de semejante trascendencia.

"Tarde o temprano, los usuarios de Windows tendrán que pasarse a Windows 7, porque XP ya no tendrá soporte y Vista nunca llegó a despegar en términos de adopción", afirma Steve Brasen, analista principal de Enterprise Management Associates (EMA). "La capacidad de administrar y automatizar los procesos relacionados con la actualización a Windows 7 será de vital importancia para las empresas medianas y grandes".
A continuación, los observadores de la industria comparten siete pasos esenciales que los administradores de TI deben dar antes de pasarse a Windows 7.
1. Evaluar la durabilidad del desktop
Según información de Forrester Research, tras dos años y medio del lanzamiento de Windows Vista, Windows XP sigue corriendo en el 86% de todas las PC que usan Windows. El citado estudio también muestra que las personas que piensan actualizarse no podrán seguir una ruta directa desde XP hasta Windows 7, lo cual implica algunas complicaciones. Para comenzar, el hardware podría carecer de los drivers, la memoria y otros componentes necesarios. 
"Migrar de XP a Win 7 será un desafío para muchos administradores de TI porque no se puede hacer la actualización directamente. Hay quienes sugieren a las compañías que compren hardware nuevo, o que le hagan una renovación completa a la computadora", explica Katherine Wattwood, vicepresidente de desarrollo de producto de Persystent Software.  
 
Persystent Suite ofrece atributos que calculan el espacio de disco de las PC existentes, así como otros componentes que se requieren en Win 7. Con este software, los administradores de TI pueden determinar qué PC están en capacidad de manejar los sistemas operativos actualizados y cuáles deben ser modificadas o reemplazadas.
 
"Planificar la premigración y evaluar la compatibilidad de hardware resultará vital para determinar qué PC están listas para Win 7," señala Wattwoods.
2. Planificar las licencias
A diferencia de los sistemas operativos Windows anteriores, como XP, Win 7 ofrece varias ediciones, u opciones, que los departamentos de TI deben considerar al momento de planificar la migración. Los analistas de la industria afirman que son tres las que deben ser tomadas en cuenta por lo gerentes de TI.
Primero, Windows 7 Professional -semejante a Vista Business- que podría ser la alternativa menos cara, según Forrester Research, está disponible vía OEM, al por menor o por volumen de licencia. Windows 7 Enterprise es la edición que las compañías tienen el derecho de implementar si poseen una licencia Windows cubierta con Microsoft Software Assurance, el programa de mantenimiento de software del proveedor que se ofrecía como opción con la licencia de volumen. Esta versión empresarial incluye atributos adicionales que pueden resultar útiles para las organizaciones globales, tales como DirectAccess, que brinda a los usuarios móviles acceso a las cuentas corporativas sin necesidad de una VPN; o BranchCache, una función que, a decir de Microsoft, reduce el tiempo que pierden los usuarios de oficinas remotas esperando para descargar archivos de la red. Windows 7 Ultimate, indica Forrester, vendría a ser una opción más para el consumidor y no se vende a través de licencia de volumen, pero se podría usar como una PC multimedia en un entorno corporativo.
En un reciente reporte, Forrester aconseja a las compañías que planifiquen la compra de licencias para Win 7 teniendo en cuenta una serie de factores: las licencias existentes, los acuerdos de software y la ruta de actualización, entre otros.
"El enfoque histórico para la renovación de las desktops y laptops, combinado con la edad que tendrá nuestra infraestructura al momento en que estemos listos para implementar Windows 7, determinarán si debemos introducirlo a través de un enfoque de big bang o, más bien, mediante el ciclo natural de renovación progresiva", precisa el informe. "Los planes de licencia no solo deben limitarse a la estrategia de actualización para Windows, también pueden surgir oportunidades de aprovechar paquetes que reducirían costos en las inversiones con Microsoft".
 
3. Garantizar la compatibilidad de aplicaciones
No solo el hardware debe ser evaluado para determinar si puede lidiar con Windows 7, sino que también las aplicaciones de software tienen que ser sometidas a un control de compatibilidad con la nueva versión. 
"Las empresas de TI tienen algunas objeciones para proceder a la actualización inmediatamente", explica Brasen de EMA. "Una de ellas es que todavía hay serios problemas con las aplicaciones propietarias y los drivers que no son compatibles con Vista o Win 7. La transición será complicada mientras las compañías no alcancen un nivel de compatibilidad y las aplicaciones no reciban una importante aceleración".
De hecho, Brasen afirma que "no conoce un proveedor de administración de sistemas que no tenga una ruta de actualización para Windows 7. Ya saben lo que les espera. Aunque sus clientes no lo tengan programado en el corto plazo, tarde o temprano llegará el momento". Es por eso que las organizaciones de TI deben empezar desde ya a evaluar la compatibilidad de sus aplicaciones, y en este sentido productos como Persystent and CA, entre otros, pueden ser de valiosa ayuda.
Este test detecta los problemas potenciales de rendimiento que  sufrirían las desktops al correr Windows 7. Las aplicaciones de los proveedores corren automáticamente, detectando las máquinas y las aplicaciones problemáticas, para luego elaborar un reporte destinado a los administradores de TI. La ejecución manual de este tipo de pruebas requeriría una enorme inversión de tiempo, aseguran los analistas. Por su parte, los proveedores afirman que al automatizar este proceso, reducen costos y tiempo para la implementación. Por ejemplo, CA IT Client Manager usa diferentes parámetros para reducir el trabajo manual. 
"Nuestro software fija parámetros que permiten a un grupo personas tener ciertas aplicaciones en sus sistemas, mientras que para otro grupo se aplican parámetros distintos", explica Laural Gentry, gerente principal de producto de CA. "Para brindar soporte a los procesos de planificación y toma de decisiones, nuestro producto ejecuta pruebas de compatibilidad de infraestructura, aplicaciones e inventario de activos destinadas a que la migración se desarrolle de la mejor manera posible".
4. Aprovechar la automatización
Aunque no todas las compañías pueden gastar en un software corporativo que facilite la migración, los expertos afirman que pretender migrar o administrar un entorno Win 7 sin tecnología de automatización, no solo sería demasiado pedirle al personal de TI, sino que además ocasionaría muchos problemas con la implementación. 
"Una plataforma automatizada de administración de sistemas, disponible a través de diversos proveedores, podría armar la imagen y enviarla a varias máquinas como parte de un proceso automatizado", indica Brasen. "Las compañías tendrán serios dolores de cabeza para actualizarse a Windows 7 si no cuentan con una plataforma automatizada".
En buena parte de las organizaciones más grandes, los atributos automatizados bien podrían ser parte de sus productos de administración de sistemas, del tipo LANDesk, CA, Persystent, Kace, BigFix y otros. Pero para las pequeñas y medianas empresas, una implantación automatizada no es precisamente un tipo de tecnología que esté al alcance de la mano.
Teniendo en cuenta esta situación, Microsoft ha lanzado una herramienta gratuita: Microsoft Deployment Toolkit (MDT) 2010, un software optimizado para soportar implementaciones de Windows 7 que incluye capacidades incorporadas para trabajar con clientes que migren de Windows XP a Windows 7, informa la compañía. MDT 2010 Beta 2 se puede descargar gratuitamente aquí. "Microsoft ofrece atractivos argumentos para migrar a Windows 7", señala Benjamin Gray, analista senior de Forrester Research.
5. Considere la virtualización del cliente
A raíz del lanzamiento de Windows 7 muchas compañías han comenzado a tomar en cuenta otra nueva tecnología: las desktops virtuales. La promesa de una fácil administración y mayor seguridad que ofrece esta tecnología, podría llevar a los clientes a recurrir a ella cuando tengan presupuesto suficiente para una revocación de PC.
Por su parte, Microsoft propone dos productos que aprovechan las bondades de la virtualización y podrían ser considerados como herramientas para administrar una migración o una implementación de Windows 7 en curso. Microsoft Application Virtualization, señala la compañía, ayuda a los clientes a reducir el tiempo de inactividad convirtiendo las aplicaciones Windows en "servicios virtuales administrados centralmente que se envían hacia cualquier desktop o laptop con licencia Windows". Y Microsoft Enterprise Desktop Virtualization permite que los administradores de red creen, entreguen y administren de manera centralizada un Windows XP virtual o un entorno 2000 (basado en Microsoft Virtual PC 2007), y corran aplicaciones heredadas en desktops Windows Vista, afirma el proveedor.
Sin embargo, Microsoft no es el único proveedor que recurre a la virtualización como alternativa para sus clientes. VMware y Citrix también hacen gala de una infraestructura virtual desktop y pueden proveer alternativas viables para una migración completa a Windows 7, indican los observadores de la industria.
"Los gerentes de TI también pueden optar por una solución de virtualización. En el caso de virtualización desktop, pueden desplegar el contenedor virtual para el nuevo entorno desktop en cada uno de los clientes terminales. Sería tan sencillo como implementarlo en una de las máquinas y luego desplegarlo en las demás", explica Brasen. "Microsoft, VMware y Citrix tienen opciones para los clientes en este campo".
6. Reemplazar hardware
Para algunas organizaciones de TI, un plan de migración puede transformarse en un plan de reemplazo. Resultaría más sencillo desechar las desktops y laptops obsoletas en lugar de actualizarlas; y en este sentido, los proveedores que trabajan con Microsoft estarán prestos a suministrar hardware con el más reciente sistema operativo.
Según fuentes de la industria, debido a la recesión económica muchos directivos de TI han tenido que posponer las actualizaciones de hardware y las inversiones en equipo hasta que la situación mejore. Ahora, si le sumamos a la disponibilidad de Windows 7 la necesidad de renovar el hardware, hay quienes optarán por matar dos pájaros de un solo tiro, convirtiendo el desafío de la migración en solo otra parte más del proceso.
"Hacia mediados del 2010, las organizaciones cuya infraestructura ya no es tan reciente podrían proceder a una renovación masiva de PC y reemplazar el hardware existente con desktops and laptops nuevas", adelanta Gray de Forrester.
Los proveedores de PC han trabajado con Microsoft diseñando máquinas optimizadas para funcionar con Windows 7, como la nueva Windows 7 Lenovo Enhanced Experience. Si un cliente compra una Windows 7 PC y mantiene los atributos de optimización preinstalados, podrá disfrutar de beneficios como un encendido y apagado más veloz, que en resumidas cuentas constituyen mejoras de productividad para los usuarios finales, sostiene Bob Dieterle, director ejecutivo de servicios mundiales de Lenovo.
"Si revisamos los contratos de nuestros clientes, veremos que casi el 40% de las PC bajo administración ya están fuera de garantía, y por lo tanto no podrán aprovechar los nuevos atributos", señala. "Nuestros clientes recibirán una optimización total en cuanto a rendimiento, duración de baterías e incluso aplicaciones, las cuales han sido rediseñadas para Windows 7."
7. Preparar parches de administración
Cualquier plan de administración de un sistema cliente debe incluir uno que otro parche. Antes de migrar a un nuevo sistema operativo, los gerentes de TI deben estar conscientes del impacto que tendrá el upgrade en la gestión de administración de los parches existentes y, asimismo, asegurarse de contar con procedimientos nuevos y necesarios antes de empezar el proceso.
"Para un adecuado mantenimiento del entorno será indispensable contar con tecnologías confiables de administración de parches. La mayoría de proveedores que ofrecen atributos automatizados en los paquetes de migración, también pueden implementar parches del tipo uno a varios para las organizaciones que adopten Windows 7", opina Brasen de EMA. "Lo que los gerentes de TI desean es llegar al punto en que solo necesiten descargar el parche una vez para luego distribuirlo internamente, un proceso que es bastante más rápido y menos invasivo en los dispositivos cliente."
Denise Dubie, Network World (US)