Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

10 estrategias para quienes están buscando empleo

[09/11/2009] Desde que postular a un trabajo se volvió tan sencillo como quemar un CV o enviarlo por email, los gerentes de personal y recursos humanos han tenido que lidiar con toneladas de candidaturas. Para poder revisar todas los currículums, ahora tienen que recurrir a software de reclutamiento y sistemas de análisis de postulantes, que filtran las hojas de vida buscando las que más se acerquen a la descripción del puesto. De hecho, según Human Resources Leader, hacia el 2004, 90% de los empleadores top 500 de Estados Unidos usaban software de reclutamiento.

En un inicio, los sistemas de evaluación de postulaciones y reclutamiento se basaban en algoritmos de palabras clave para detectar a los candidatos que presentaban las aptitudes y la experiencia adecuadas para un puesto determinado -y eliminar a los que no estuvieran debidamente calificados.  Así, no era raro que pese a cumplir con todos los requisitos, muchas personas en busca de empleo hayan sido descartadas sin que sus CV siquiera hubieran sido revisados por un ser humano, y todo esto por no saber cómo preparar sus resumés para enfrentarse a estos sistemas. Al mismo tiempo, los aspirantes más al tanto de estas tecnologías aprendieron rápidamente a lidiar con ellas. 
Aunque los sistemas se han vuelto más sofisticados (ahora no se limitan a aplicar un poco de inteligencia artificial ni a buscar correspondencias con las palabras clave), a los profesionales en busca de empleo no deja de preocuparles la posibilidad de ser injustamente eliminados, afirman tanto asesores de carrera como expertos en hojas de vida. Al contrario, sus inquietudes van en aumento debido a que luego de enviar un currículum a un potencial empleador, rara vez obtienen respuesta (positiva o negativa), explica Louise Kursmark, redactor de CV, asesor de carrera, y autor de varios libros sobre gestión de carrera. 
Para mejorar las posibilidades de que un gerente lea -y responda- nuestra hoja de vida, algunos expertos en carrera ofrecen diez consejos que nos permitirán destacar sobre el resto y pasar el filtro electrónico.
1. Postular a puestos para los que estamos calificados.
Cuando nos encontramos sin empleo, es difícil resistir a la tentación de aplicar para cualquier trabajo relacionado con nuestro campo, sin importar si reunimos las condiciones requeridas. Se suele pensar que apostar en esta la lotería puede aumentar las posibilidades de obtener una respuesta, pero lo cierto es que un enfoque mucho más definido arroja mejores resultados, indica Kursmark.
La competencia es feroz porque hay muchos profesionales calificados en busca de trabajo, y los empleadores se vuelven cada vez más selectivos respecto a los candidatos que escogen para entrevistar. Para aumentar nuestras posibilidades de superar la barrera del sistema de selección, lo mejor es postular a puestos para los cuales tengamos las aptitudes y la capacitación que solicita el perfil.
2. Saber qué palabras clave incluir en el CV y la carta de motivación
Sin importar que seamos gerentes de proyecto, desarrolladores .NET, DBA o CIO, Kursmark nos recomienda leer todos los anuncios de trabajo relacionados con nuestra profesión para hacernos una idea de los conocimientos y las habilidades que más les interesan a las organizaciones. Aunque no pretendamos postular a esos trabajos, al revisar los anuncios desarrollaremos una mejor percepción de los términos más comúnmente utilizados como estándar de la industria, y las palabras clave que debemos incorporar en nuestro CV. 
3. Aprender a colocar palabras en nuestro CV, sin caer en la mentira 
Puesto que los sistemas de evaluación de postulantes y el software reclutamiento todavía utilizan, entre otros métodos, algoritmos de correspondencia de palabras para identificar potenciales candidatos, nunca estará de más que nuestro currículum incluya las palabras clave más adecuadas. 
Katy Piotrowski, asesora de carrera y autora de la colección de libros Career Cowards, señala que algunas personas que buscan trabajo incluyen palabras clave en sus CV copiando la descripción del perfil que aparece en el anuncio: usan una fuente muy fina y color blanco para el texto, de manera que pase desapercibido para el ojo humano pero no para los sistemas de reclutamiento. Piotrowski desaconseja recurrir a esta inescrupulosa técnica.
Para incluir en nuestra hoja de vida palabras clave con toda legitimidad, tanto ella como Kursmark sugieren agregar un párrafo en la parte superior de la primera página con el título de Aptitudes o Destrezas principales. Este párrafo debe resumir nuestras principales habilidades y áreas de conocimiento. Las destrezas que mencionemos aquí deben corresponder a los requerimientos que figuran en la descripción del perfil. Piotrowski y Kursmark recomiendan copiar esa descripción en nuestro CV para luego adaptarla agregando o eliminando palabras. Kursmark asegura que este es un método aceptado para incluir palabras clave en un CV, sin dar la impresión de estar tratando de burlar el sistema. Solamente, agregan, asegúrese de no colocar más de 12 términos en un solo párrafo porque ya comenzaría a sonar ridículo.
4. Variar la terminología
El software de reclutamiento y los sistemas de evaluación de postulantes se han vuelto lo suficientemente sofisticados como para comprender que las variaciones de ciertas palabras-por ejemplo: programador, desarrollador de software e ingeniero de software- significan lo mismo. Por esa razón, hay pocas posibilidades de ser eliminados si usamos exclusivamente la palabra "programador" en todo nuestro CV de postulación para un puesto de desarrollador de software. Sin embargo, no está de más variar los términos que usamos en el currículum, agrega Kursmark.
"Por ejemplo, si colocamos gestión de cadena de suministros, también podríamos incluir 'administración de una cadena de suministros o 'logística para cadena de abastecimiento'," explica Kursmark. "Incluyan otros términos que tengan el mismo significado de manera que el CV pase el filtro sin importar la palabra clave que use el sistema para la selección. Asimismo, al mencionarla varias veces también demostramos la profundidad de nuestra experiencia".
5. No permitir que nuestra residencia nos inmovilice.
Otro de los criterios que usan los sistemas de evaluación de postulaciones es el lugar de residencia del candidato. Los gerentes de personal pueden programar estos sistemas para que solo escojan a las personas que viven, digamos, a unos cuarenta kilómetros del centro de trabajo.
"Los empleadores usan códigos postales para este tipo de selección porque prefieren no tener que reubicar a su personal", indica Kursmark.
Para quienes consideran la posibilidad de trabajar en otra ciudad, Kursmark aconseja conseguirse un teléfono que corresponda al área del empleador para evitar que el sistema los elimine.
6. No usar fuentes ni formatos extravagantes
Algunos programas de reclutamiento envían los currículums a una base de datos back-end. Para facilitar la lectura, lo mejor es darle al CV el formato más sencillo posible, sugieren Martin Buckland, director del servicio de redacción de CV Elite Résumés, y Praj Patel, vicepresidente ejecutivo de Talent Technology, fabricante de software de reclutamiento. No incluya gráficos, fotos ni cuadros, adiverte Patel, porque no serán leídos. Por esa misma razón, Buckland insiste en limitar la cantidad de negritas, itálicas y subrayados, y optar por una sola fuente que sea legible con facilidad, como Times New Roman, Arial, Helvetica, Century, Century Gothic, Bookman, Garamond  o Trebuchet.
7. Resaltar los logros relevantes
Cuando un CV que ha sido escogido por el sistema pasa al gerente de personal, este último no se tardará más de diez segundos en revisarlo, señala Piotrowski. En ese breve lapso, el gerente tratará de saber si la experiencia laboral indicada tiene que ver con el puesto que necesita cubrir. Si un currículum no hace énfasis en los logros que son relevantes para el puesto al que se postula, el reclutador pasará al siguiente sin perder tiempo. Por lo tanto, es indispensable destacar de manera significativa los logros que puedan interesarle al empleador.
8. Enviar una versión impresa del CV
Luego de haber enviado el currículum electrónicamente, Piotrowski aconseja mandar una copia en papel, adjuntando una nota donde se indique que este es el segundo envío y que estamos muy interesados en el puesto. Según ella, este detalle despierta el interés del empleador.
"Cuando converso con gerentes de Recursos Humanos o con coordinadores de personal sobre los candidatos que tienen este tipo de iniciativas, me dicen que les parece una buena idea porque rara vez ven algo en papel y se les hace agradable recibir algo tangible", explica Piotrowski, agregando que uno de sus clientes logró dos entrevistas luego de haber enviado tres copias en papel de sendas versiones electrónicas.  
En caso de no conocer el nombre del empleador (algo que suele ocurrir cuando aplicamos a un puesto a través de un reclutador), Piotrowski señala que podemos encontrar el nombre de la compañía a través de su ubicación y ramo de actividad. Por ejemplo, explica, si se sabe que el empleador es un fabricante de máquinas con sede en Arequipa, podemos ingresar esos criterios en un motor de búsqueda y encontrar una lista de los fabricantes de máquinas de Arequipa. 
"Además de enviar el CV al departamento de Recursos Humanos, recomiendo buscar el nombre de la persona a la que tendríamos que reportar en caso de ser contratados y enviarle una copia en papel directamente", añade Piotrowski. "No es difícil obtener ese tipo de información. Se puede conseguir en Internet o llamando a la compañía y preguntando quién está a cargo del área de TI".
9. Hacer seguimiento telefónico
Otra manera de hacerse notar es llamar a los empleadores para confirmar que han recibido el CV y la carta de motivación, continúa Piotrowski.
"La mayoría de coordinadores de personal no tienen problema en  tomarse algunos minutos para verificar en su base de datos si han recibido los documentos", asegura. "Al hacerlo, tienen la posibilidad de darle una mirada a nuestras fichas. También sugiero preguntar cuál será el siguiente paso en el proceso, y si valdría la pena fijar una entrevista desde ya".
Aunque puede ser difícil contactarse con la gente de Recursos Humanos, no debemos preocuparnos por parecer un poco insistentes en nuestras llamadas. "Según mi experiencia, solo entre 10 y 20% de las personas que buscan trabajo hacen seguimiento", señala Piotrowski. "Quizá en este momento haya más gente que se toma el trabajo de llamar para preguntar si su CV ha sido recibido, pero si no hacemos el seguimiento, realmente limitamos nuestras posibilidades de llamar la atención. Es preferible quedar como alguien muy testarudo que realmente está interesado en el puesto. El que quiere una entrevista, tiene que buscarla.
10. No dedicar todo el tiempo al CV o a tratar de burlar el sistema
Kursmark alerta contra la posibilidad de quedarse enganchado con el currículum tratando de adornar nuestras competencias para que correspondan al perfil buscado. "Aunque estemos seguros de ser los candidatos ideales, lo más probable es que no obtengamos respuesta de la mayoría de empleadores, y terminaremos muy desalentados luego de haber dedicado tanto tiempo y esfuerzo al CV", afirma. "Las redes de contactos siguen siendo la mejor manera de invertir nuestro tiempo".
Meridith Levinson, CIO