Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Movilidad empresarial

Siete predicciones sobre su futuro

[15/02/2008] Una de las palabras clave en el escenario móvil e inalámbrico durante el 2008 y los años que le sigan será abierto. Redes abiertas, plataformas abiertas, dispositivos abiertos..., todos ellos tendrán implicaciones de largo alcance sobre los negocios, sus departamentos TI y los empleados cuyo trabajo soportan.

A continuación se muestra una lista de las tendencias más probables en el futuro de la movilidad empresarial elaborada a partir de las predicciones del consultor especializado en wireless, Jorge Fuenzalina, de inCode, de la firma de investigación Osterman Research y de la compañía de análisis tecnológico Current Analysis.
Redes, dispositivos y plataformas abiertas
En Estados Unidos cada vez más operadores deciden abrir sus redes como gancho para atraer un mayor número de consumidores, pero también las empresas se beneficiarán de ello. El fenómeno de las redes móviles cerradas es más perceptible en Estados Unidos y, desde el punto de vista de los terminales, se manifiesta en el hecho de que cuando un usuario desea adquirir un dispositivo determinado haya de dirigirse a un operador concreto, porque solo se ofrece asociado a su servicio.
Aunque en este sentido el mercado europeo es más abierto, no dejan de darse casos, sobre todo durante los períodos de lanzamiento de los nuevos terminales de gama más alta. Así ha ocurrido con diversos handsets Blackberry, de Research In Motion (RIM), y está ocurriendo con el iPhone de Apple.
Pero el fenómeno va más allá de los terminales, afectando también a las plataformas y aplicaciones. En cualquier caso, según los expertos, el mundo móvil avanza de manera inexorable hacia una mayor apertura. Al fin y al cabo, al menos a largo plazo, es la demanda la que dirige el mercado cuando se trata de entornos en competencia.
Como resultado de este acceso abierto a la red y de la creciente competencia en el mercado de chipsets permitirán a los fabricantes de dispositivos móviles a reducir en los próximos años la dependencia de sus relaciones con los operadores para crear lazos más estrechos con los usuarios finales, tanto particulares como empresas., según Fuenzalina, vicepresidente de consultoría para comunicaciones de inCode, división de infraestructura TI de VeriSign.
Los usuarios empresariales podrán finalmente disfrutar de mayores velocidades en la transferencia de datos, mayor ancho de banda, servicios innovadores orientados al negocio y ofrecidos por los operadores, y más servicios desarrolladores por terceros. Además, las mejoras en las redes móviles traerán finalmente consigo un acceso inalámbrico más fiable a los sistemas, bases de datos interactivas y aplicaciones basadas en Web corporativos desde una diversidad de dispositivos.
Así, Current Analysis, en un análisis ceñido a Estados Unidos pero extrapolable en gran medida a otras zonas desarrolladas del mundo, explica que una vez AT&T haya lanzado su red móvil de alta velocidad HSDPA (High-Speed Downlink Packet Access) y Sprint su infraestructura WiMax XOHM, tanto consumidores como usuarios empresariales verán ir aumentando la oferta de servicios convergentes y de video móvil a ellos dirigida. Una oferta que incluirá, entre otros, servicios de videoconferencia multimedia.
Como resultado del aumento de la competencia, los operadores tendrán que ofrecer nuevos niveles de servicios y ofertas innovadores para diferenciarse. El resultado será un aumento de las alternativas para las empresas, que podrán elegir los operadores y niveles de servicios que mejor se ajusten a sus necesidades. La VoIP y otras aplicaciones en tiempo real se harán finalmente más fiables sobre planes de servicio de alto nivel, aunque el precio de tales ofertas será probablemente bastante alto.
Las organizaciones podrán también elegir niveles de servicio diferenciados según los distintos perfiles de sus trabajadores, algunos de los cuales pueden necesitar más funcionalidades o rendimiento, otros, mayor fiabilidad, etc., según inCode. Por otra parte, los operadores ofrecerán por sus servicios precios más cercanos al costo real del establecimiento de llamadas o de la transferencia de datos, de manera que los clientes dejarán de verse obligados a aceptar una tarifa plana, como suele ser la norma hoy día.
Hacia la convergencia de las tecnologías RF
El futuro traerá también consigo una reducción del baile de siglas que hoy domina en el mundo de los servicios wireless. Los próximos años no serán testigo de una disputa entre tecnologías de radiofrecuencia (RF) de próxima generación dispares, como HSDPA, LTE (Long-Term Evolution) y WiMax, sino que, en opinión de Fuenzalida, se irá produciendo una armonización global de la tecnología RF.
No obstante, es cierto que las alternativas tecnológicas hoy existentes se encuentran cada una de ellas en etapas muy diferentes de su evolución. Por ejemplo, HSPA es una tecnología madura ya utilizada por más de 10 millones de usuarios wireless con una amplia diversidad de dispositivos, según Fuenzalida. Algo que la diferencia claramente de WiMax, una propuesta todavía muy joven y en fase de pruebas que tendrá que esperar al menos uno o dos años hasta convertirse en una alternativa ampliamente desplegada.
Por lo que respecta a LTE, elegida recientemente por Verizon como tecnología para su red de cuarta generación, se encuentra aún en pañales. En este sentido, inCode predice que no será hasta el 2012 cuando las tecnologías LTE empiecen a plasmarse en ofertas comerciales. Aunque a partir de ese momento, según Fuenzalida, es probable que los usuarios y los fabricantes de handsets empiecen a demostrar claramente su interés por los dispositivos capaces de soportarla.
Será más o menos para entonces cuando los usuarios móviles puedan disfrutar por primera vez la completa globalización de la tecnología RF. Algo que para los trabajadores móviles supondrá la posibilidad de usar los servicios de manera ubicua sin verse obligados a transportar para ello múltiples dispositivos, cada uno para operar con una tecnología RF diferente.
Gestión y seguridad de dispositivos
Aunque la apertura del mundo móvil tendrá, como se ha dicho, enormes ventajas para los usuarios, lo  cierto es que cuando las redes celulares se conviertan en entornos realmente abiertos, se irá haciendo progresivamente más difícil para los CIO y sus departamentos TI gestionar y asegurar los dispositivos móviles, dado que, en gran medida, las redes cerradas se encuentran aseguradas por los propios operadores.
Ante esta situación, los ejecutivos TI esperarán que sus operadores de red y otros suministradores ofrezcan soluciones de gestión de dispositivos y seguridad para resolver el problema, según inCode, abriendo así una nueva oportunidad de mercado para aquellos. Alrededor de dos tercios de las empresas consideran que la gestión de dispositivos móviles es un asunto serio o incluso muy serio, de acuerdo con esta firma, que, además, ha llevado a cabo recientemente un sondeo entre 200 CIO y directores corporativos de telecomunicaciones que revela que el 95% de ellos persigue nuevas formas de gestionar sus aplicaciones y dispositivos móviles. Un 45% de este porcentaje acude a los operadores en busca de soluciones.
En el 2008, se producirá al menos algún incidente importante de seguridad relacionado con el uso de smartphones que hará aumentar la conciencia y la necesidad de aumentar la seguridad de los dispositivos móviles, indica el informe de inCode. Esta conciencia generará demanda; y ésta, a su vez, estimulará la aparición de un nuevo mercado de software de seguridad para tales dispositivos, así como de nuevas y más avanzas propuestas de software de gestión y servicios, del tipo del producto de resolución automatizada de incidencias y monitorización BlackBerry de Zenprise.
La oferta de soluciones de seguridad constituirá otro factor diferenciador importante de los operadores frente a sus competidores, y, según los investigadores de Current Analysis, se producirá una tendencia a la consolidación en los mercados de gestión de dispositivos y middleware de seguridad. Además, la demanda incitará a grandes compañías de servicios, como EDS, Accenture e IBM a entrar en el negocio para ofrecer sus propios servicios de seguridad y gestión de movilidad. También es posible que estas firmas protagonicen compras de empresas de menor tamaño, según Current Analysis. Por su parte, integradores de sistemas, proveedores de servicios Internet y compañías de hosting de sitios Web tenderán a ampliarán sus actuales ofertas para resolver las nuevas necesidades.
Cada vez más aplicaciones empresariales móviles
Aunque existen agentes claramente dominantes en el espacio del middleware de correo electrónico móvil —en concreto Microsoft y Research In Motion (RIM)- el mercado del middleware móvil para aplicaciones de negocio no puede considerarse propiedad de ninguno de ellos, según Current Analysis. Su enfoque está por ahora demasiado centrado en un tipo concreto de aplicación.
Existe por tanto una oportunidad importante para los operadores y proveedores de aplicaciones ERP y CRM. Los suministradores de bases de datos como Sybase, SAP u Oracle, así como los pequeños proveedores especializados en middleware móvil, también podrán beneficiarse de ella. Entre los avances que en este sentido que se producirán en el 2008, se incluirá el soporte de las aplicaciones ya existentes sobre nuevas plataformas —como los dispositivos iPhone de Apple y los basados en la plataforma Android de Google-, un soporte que empezará a estar disponible en la segunda mitad de año. También se realizarán destacables mejoras en las aplicaciones que hacen uso de información sobre localización, en opinión de Current Analysis.
Colisión entre mundos wireless (local y de área amplia)
Un creciente número de fabricantes de handsets, incluido RIM, está incorporando en sus nuevos dispositivos funcionamiento en modo dual para el soporte tanto de comunicaciones celulares (móviles) como de área local inalámbrica (WLAN) Wi-Fi en un mismo terminal. La convergencia se aplica también a veces a la unión de soporte celular y de voz sobre Wi-Fi (VoWi-Fi o VoFi). Además de los fabricantes que los ofrecen tales dispositivos, también son cada vez más los operadores que los soportan, según Current Analysis.
Mediante estos terminales, los usuarios de teléfonos inteligentes empresariales pueden disfrutar de una mayor flexibilidad y comodidad, al tiempo que de una mayor calidad de servicio, mientras se encuentran en movimiento, fuera o en el interior de sus oficinas. Los beneficios de esta convergencia también incluyen ahorros de costos, según In-Stat.
Aparte de smartphones con esta funcionalidad de modo dual, también está apareciendo un creciente número de laptops con conectividad celular y Wi-Fi embebida. Compañías como Cisco y Aruba Networks, identificadas recientemente como principales fabricantes en el ecosistema de VoWi-Fi por ABI Research, están actualmente trabajando con operadores para ofrecer plataformas de movilidad multiservicios, asegura Current Analysis.
La calidad disminuye, crece la demanda de terminales más básicos
Una consecuencia, en este caso negativa, del aumento de la velocidad en la transferencia de datos y de la accesibilidad y apertura de las redes móviles será, como se ha dicho ya, el incremento de las preocupaciones sobre gestión y seguridad de los TI corporativos. Pero no se tratará del único efecto perjudicial de estos avances. Por octavo año consecutivo, la calidad del servicio móvil disminuirá, según inCode.
El uso de nuevas tecnologías de tercera generación (3G), y de tecnologías multibanda y multiradio con handsets cada vez más ricos en funcionalidades, unido a la obsolescencia de muchas alternativas de roaming, ha provocado en los pasados años un debilitamiento del nivel de los servicios móviles frente al disfrutado hasta la introducción de la 3G, en opinión de Fuenzalida.
Esta tendencia se irá agudizando a medida que vayan apareciendo nuevas tecnologías y dispositivos cada vez más cargados de funcionalidades. El resultado del exceso de demanda sobre los recursos disponibles será un incremento de las desconexiones de llamadas, a una calidad de llamadas más pobre y a la falla de muchos intentos de conexión. Sin embargo, estas fallas producirán lo que podría considerarse un mecanismo de autoajuste del mercado. Así, según inCode, a medida que el servicio vaya bajando de nivel, los usuarios tenderán a dar prioridad a la fiabilidad sobre la funcionalidad.
Como consecuencia, aumentará la demanda de teléfonos que operen sobre una única banda e incorporen aplicaciones menos complejas, lo que les proporcionará el beneficio adicional el aumento del tiempo de batería. De esta manera también se reducirá la carga sobre los recursos y mejorará relativamente la calidad del servicio proporcionado por los operadores.
Pero, en cualquier caso, será probablemente inevitable que hasta que el escenario wireless alcance la completa armonización global de la tecnología RF antes mencionada, y los fabricantes de handsets y desarrolladores de aplicaciones tengan tiempo de resolver las fallas en sus propuestas, el servicio se vaya haciendo cada vez más pobre.
Aumentará la provisión de dispositivos por la propia empresa
En Estados Unidos el porcentaje de fuerza de trabajo que utiliza dispositivos móviles —smartphones, PDA y laptops- suministrados por su propia empresa es ya mayor de lo que nunca ha sido, y la cantidad aumentará en el 2008, según Osterman Research. Una investigación de esta firma, ceñida al mercado norteamericano, revela que a mediados del 2007, alrededor del 15% de la fuerza de trabajo de empresas de mediano a gran tamaño de la región tenían dispositivos móviles corporativos. A lo largo de los próximos tres años, los CIO y los miembros de sus departamentos deben estar preparados porque el número se multiplicará por dos.
Los miembros de las planillas TI también serán testigos de cómo los empleados equipados con handsets móviles empresariales irán realizando una creciente parte de su trabajo a través de sus smartphones o PDA incluso dentro de las oficinas. Hoy día, según Osterman, aproximadamente el 33% de los trabajadores norteamericanos ejecutan sus tareas vía dispositivos móviles aunque se encuentren dentro de la empresa. Porcentaje que habrá aumentado a algo más de un 50% en el 2010.
CIO, España