Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Cómo crear una PC Virtual en Windows 7

[20/11/2009] Windows 7 ya es un gran hit para Microsoft, de acuerdo con el rastreador de participación de mercado Net Applications, el cual lo muestra elevándose más allá de las versiones existentes de Linux y Windows, excepto Vista y XP, y hacia el cuarto lugar, pisándole los talones al Mac OS X 10.5.

Una de sus características más comentadas es una versión de XP construida dentro de algunas ediciones, de modo que pueda correr en modo nativo, en una máquina virtual, todas las aplicaciones que nunca hicieron el salto de compatibilidad con Windows Vista.
Excepto que el Modo XP no viene automáticamente: tienes que instalarlo. Y no viene con todas las ediciones de Windows 7. Los usuarios que usan las ediciones Professional, Ultimate o Enterprise tienen que descargar tanto el Modo XP como la PC Virtual, en la cual corre. Aquellos con Home Premium o Starter están atascados: Virtual PC no solo no viene con esas ediciones, sino que teóricamente Microsoft no permite que Virtual PC siquiera corra en nada excepto Vista, XP o las tres más exaltadas ediciones de Windows 7.
Eso sin mencionar que Virtual PC no corre allí de todos modos. Y, afortunadamente, el procedimiento de instalación es el mismo para Virtual PC, sea que tengas licencia para Modo XP o no.
Yo lo cargué y lo corrí en una laptop corriendo Windows 7 Home Premium de 64-bit en un procesador Intel Core 2 Duo con 4GB de memoria. Aquí les muestro cómo empezar:
Paso 1: Revise su procesador
Intel y AMD han construido ganchos en sus procesadores que permiten al sistema operativo anfitrión (host) y al huésped (guest) intercambiar tareas más fácilmente. Virtual PC trabajará en los chips que no tengan esos ganchos, pero no bien. Microsoft provee una utilidad gratuita para revisar su procesador. Intel y AMD tienen sus propias utilidades también, si quiere revisar de nuevo. Intel Processor Identification Utility; AMD Virtualization y el verificador de compatibilidad Hyper-V.
Una vez que sepa si el silicio lo soporta, revise para ver si su BIOS está configurada para usar esos ganchos. Las opciones son, para la mayoría de computadoras de escritorio y laptops, que no lo esté. Microsoft ofrece instrucciones y enlaces para fabricantes específicos aquí.
Paso 2: Descargue Virtual PC
Los requerimientos de Microsoft piden un procesador compatible con Pentium de 400 MHz o superior, 35 MB de espacio de disco y Windows XP o Vista. Hay versiones de 32-bit y 64-bit; Virtual PC se preocupa por la diferencia. La versión más nueva de Virtual PC soporta periféricos USB y debería ser capaz de soportar sistemas operativos de 64-bit dentro del VM también. De un modo u otro, obtenga la edición adecuada para su máquina.
Paso 3: Construya su VM
Una vez que ha descargado el paquete de instalación, láncelo y siga las instrucciones. Luego dé clic en el menú Inicio y encuentre Virtual PC. Lanzará un Wizard que ofrece la opción de abrir una PC virtual existente, creando una con ajustes por defecto o lo llevará de la mano a través del proceso de configurar una por usted mismo. Escoja esta última para hacer cosas como incrementar la RAM disponible para la VM de los 128 MB que vienen por defecto a un gigabyte, o elevar el tamaño del disco duro virtual por defecto de 16 GB a algo con suficiente espacio para un sistema operativo y cualquier aplicación que quiera correr solo dentro de la VM. El proceso completo toma menos tiempo del que toma instalar la mayoría de pedazos de freeware. Pero eso es solo la configuración, no la VM en sí.
Paso 4: Lanzamiento y aprovisionamiento
Después de la configuración, la Consola de Virtual PC permanece en pantalla, mientras Virtual PC corre en segundo plano, tomando alrededor de 17 MB de memoria solo por sentarse allí.
Darle clic a Inicio abre una ventana de comando en la cual Virtual PC usa DHCP para tratar de encontrarse a sí misma una dirección IP. Si no ha guardado ya una imagen del sistema operativo, pensará las cosas por un tiempo, luego le dirá que encuentre una dirección boot apropiada.
Para instalar el sistema operativo desde un CD o un archivo ISO, asegúrese que la ventana que rodea a la VM-la verdadera VM, que en este punto luce como una ventana de DOS, no la consola que utilizó para establecer la configuración- es la ventana activa en su máquina. Luego inserte el CD en el drive o arrastre su archivo ISO hacia el ícono de CD en la ventana de comando de la Virtual PC. Si está cargando el sistema operativo desde un CD, vaya a la barra de menú de la ventana de VM, dé clic en CD y dígale que capture el drive del CD físico.
A mi VM no le gustaron las versiones de 64-bit ni Windows 7 o Vista, pero estuvo bien con una versión de 32-bit de XP Home Edition. La instalación toma casi lo mismo que tomaría en un disco duro normal, pero en lugar de preguntar en qué partición de su disco duro debería vivir, solo muestra espacio sin partición en el disco duro virtual que ya ha configurado. Luego la instalación procede normalmente, dentro de una ventana de su PC.
Advertencia: La VM no sabe que no es la única computadora en su computadora. Así que cuando dé clic sobre lo que sea en su ventana, capturará el cursor y no lo dejará ir nuevamente, lo que sería realmente embarazoso si alguien deambulara por allí para ver por qué maldice a su laptop.
Para liberar su cursor, presione la tecla ALT derecha. Si la VM está corriendo en modo de pantalla completa, presione el ALT derecho y ENTER.
Después de la configuración, repase la pantalla de configuración e ingrese una clave válida de Windows para el sistema operativo que ha instalado.
Paso 5: Instale complementos
Antes de que haga algo interesante, debe instalar un conjunto de complementos que permiten a Virtual PC hacer cosas como compartir carpetas, compartir el clipboard, y arrastrar y soltar cosas entre la ventana de VM y el sistema operativo anfitrión. Tiene que instalarlos separadamente, usando la ventana VM, no la Consola Virtual PC.
Vaya a la barra de Menú en la VM y dé clic en Acción, luego desplácese hacia abajo para Instalar o Actualizar las Virtual Machine Additions. Aparecerá una ventana pidiéndole que confirme, y luego desaparecerá como si estuviera bromeando.
Para de hecho correr el instalador -el cual la VM cree que es ya sea un CD o un archivo ISO- vaya al botón de Inicio, luego escoja Correr y navega a lo que normalmente sería el drive de CD, donde encontrará el ISO de los complementos. Abra la carpeta apropiada para su sistema operativo anfitrión y corra la aplicación que está dentro. Luego reinicie la VM.
Paso 6: Cargue Aplicaciones
Como la mayoría de las cosas virtuales, cargar aplicaciones o acceder a datos en la máquina anfitriona es como caminar a través de un puente transparente. Una vez que sabe que está allí, es simple; hasta entonces, está atascado.
En este caso, el puente es la Carpeta Compartida. Justo como con dos máquinas físicamente separadas, puede intercambiar datos o aplicaciones a través de una Carpeta Compartida que ambos tienen permiso de utilizar.
Cree una desde la ventana de VM. Dé clic en Editar en la barra de menú, vaya hacia abajo hasta Configuraciones, y busque el ícono de Carpetas Compartidas hacia el final. Escójalo, navegue hacia una carpeta en la máquina anfitriona que puede usar para mover documentos o archivos de configuración de aplicaciones entre sus máquinas real y virtual, y dé clic en OK.
La Carpeta Compartida se vuelve un drive de red para la VM. Para lanzar aplicaciones, dé clic en Inicio, Correr y navegue hacia el "drive de red" Z:\, el cual retiene el nombre de la propia carpeta. Luego simplemente lance la configuración para la nueva aplicación.
Eso es todo. Está listo. Bueno, casi.
Paso 7: Manténgase a salvo
No olvide instalar todas las actualizaciones de seguridad para el nuevo sistema operativo, e instalar cualquier antivirus u otro software de seguridad que tenga en el sistema operativo anfitrión. La VM tiene que dirigir todo su tráfico a través de su (presumiblemente) asegurado sistema operativo anfitrión, pero eso no significa que un archivo ZIP u otra amenaza potencial no podría pasar y lanzarse en la VM.
Unos pocos consejos y advertencias de Steve Bass, autor de Molestias de la PC, y ex columnista de PC World.
* Si defragmenta su disco duro, excluya el inmenso archivo de intercambio (swap) que la PC virtual crea (revise Opciones en su defragmentador) o le tomará para siempre ser completado.
* Algún software de la PC virtual -incluyendo VMWare- le permite guardar múltiples versiones en su máquina; sin embargo, cada una puede engullir gigabytes. Eche un ojo al espacio de disco disponible, especialmente en una notebook.
* Correr Windows 7, XP y Linux en la misma máquina, al mismo tiempo, es cool, pero a menos que su sistema sea un monstruo, gastará más tiempo esperando que computando.
* ¿Ha terminado con el Modo XP o su Virtual PC por ahora? Apáguelo para liberar recursos del sistema para el resto de su trabajo.
Y otro par de advertencias, de Bob Arnson, quien trabaja para Microsoft en su equipo App-V, pero bloguea como su propio geek.
* Cuando lanza una VM, todavía necesita un sistema operativo y aplicaciones, lo cual toma tiempo para configurar la primera vez. Puede clonar su sistema operativo principal con herramientas como Acronis True Image; pero aún así, toma tiempo realizar la instalación. Una vez que tiene la imagen, no obstante, quitar un VM y lanzar otra es mucho más rápido que reinstalar un sistema operativo o aplicación en hardware real.
* La VM no es una máquina real, pero utiliza un sistema operativo real, para lo cual necesita una licencia. Y si quiere conectar un sistema operativo clonado a un dominio, tiene que usar una herramienta como la utilidad de distribución de software SysReq.
Kevin Fogarty, CIO