Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Acelerando la implementación de los productos

[01/12/2009] Implementar una solución es cuestión de tiempo, y por tanto de dinero también. Y es por ello que algunas compañías prefieren tener todo en funcionamiento en el plazo más corto, pero ¿cómo hacer algo que generalmente toma unos cuantos meses en unas cuantas semanas? Y sobre todo ¿cómo hacer que ello funcione bien?

Las preguntas son difíciles pero es de las necesidades que surgen los nuevos productos, en este caso la Rapid Implementation de CA. Un servicio que busca precisamente lograr que las empresas comiencen a trabajar con algunos de sus productos en el más breve plazo, lo cual puede implicar en algunos casos menos de dos semanas.
La opción rápida
De hecho, la Rapid Implementation es una de las opciones que ofrece CA cuando se va a realizar la implementación de un producto. Una vez que se ha determinado las necesidades de la empresa, la complejidad del producto y de las tareas que va a realizar, CA puede ofrecer este fast track para algunos de los productos de su cartera.
CA, para sus principales tecnologías, ha implementado tecnologías que se llaman Rapid Implementation Solutions. Éstas tienen el propósito de hacer implementaciones en un plazo que varía entre los 30 y 90 días hábiles para un portafolio de 20 productos que tenemos entre las principales herramientas, sostiene Humberto Lotito, vicepresidente del área de servicios para Latinoamérica de CA.
El record es de 13 días hábiles y Lotito lo logró para un cliente que, de todas formas, necesitaba entrar a producción en ese plazo. Por su puesto, este tipo de implementaciones tiene sus particularidades, una de ellas por ejemplo, en este caso específico, es que no toda la documentación se encontraba lista dentro del plazo de los 13 días, pero sí se cumplió con todas las etapas por las que debió pasar.
Obviamente, no todas las soluciones son apropiadas para esta opción de implementación. Como señala Lotito, las herramientas de seguridad son más complejas y requieren de mayor tiempo. Los productos más sencillos como las herramientas de monitoreo de aplicaciones, que son más out of the box, son más apropiadas para estos plazos más cortos.
¿Por qué se eligen estas vías rápidas? Además del tema monetario, de acuerdo a la experiencia de Lotito, se trata de que un CIO pueda llegar a ver el término de la implementación de un producto que él escogió para la empresa. En ocasiones, se ha dado que el CIO sale de su puesto sin llegar a ver la implementación concluida.
Pero además, dentro del tema monetario, una implementación rápida no solo ahorra tiempo sino que produce una sensación de satisfacción más rápida, y por ello más fuerte, que la de una implementación prolongada y costosa. Entonces, es cuestión de ánimos también.
La idea es que tu empresa pueda ver su inversión más rápido y vea que efectivamente se implementó algo, y que se obtiene un valor de esa herramienta. Además así el cliente tiene la opción de realizar una inversión mas pequeña para empezar, sacar valor de ella y luego puede volver e implementar más funcionalidades con mayor tiempo, agrega Lotito.
Una opción
La Implementación rápida es una opción, el cliente la puede tomar o no, de acuerdo a lo que le convenga. Sin embargo, es una opción que CA recomiendo en ciertos casos, sobre todo en aquellos en donde es conveniente comenzar con algo pequeño y más económico.
Pero si la empresa no considera que sea la opción más apropiada puede optar por el próximo nivel que es un SISO (solution implementation service offering), que tiene mas opciones, mayor integración, mas entrenamiento, y un mayor plazo. Y si se desea subir un peldaño más en complejidad se puede optar por una implementación a la medida.
Probablemente uno se pregunte por el truco, aquello que hace que el proceso se pueda hacer más rápido, y si esto implica que se dejan de lado ciertas porciones de una implementación convencional. La verdad es que el truco consiste no en eliminar pasos, sino en hacerlos más pequeños.
Hay nueve etapas en la implementación que se mantienen en su versión rápida, pero son las metas que se establecen en cada uno de estos pasos las que se reducen para lograr la velocidad tan ansiada.
Así, si un cliente desea que su producto se integre con 10 sistemas, CA señala que para lograr una implementación rápida es necesario que la meta sea la integración solo con dos o tres de esos sistemas, dejando los demás para una etapa posterior.
Tampoco plantean una arquitectura nueva desde cero, sino que cuentan con lo que denominan arquitecturas de referencia en base a las cuales se realiza la validación con el cliente, y sobre las cuales se establecen los requerimientos de la Implementación Rápida.
¿Es realmente rápida? En opinión de Lotito sí lo es, y se basa en las evaluaciones de 10 puntos (la máxima puntuación) que ha conseguido en las encuestas de satisfacción entre los clientes de esta Implementación Rápida.
Además, Lotito hace énfasis que dentro de los plazos, se considera también el periodo de educación del cliente que es tan importante para el correcto uso de la herramienta.
Las metas se acortan, es cierto, pero es una licencia que en ocasiones las compañías se pueden dar para tener en marcha la solución.
José Antonio Trujillo, CIO Perú