Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

EMC presenta su siguiente generación en almacenamiento

[10/11/2008] EMC presentará hoy su largamente esperada oferta de almacenamiento en la nube (cloud), una combinación de hardware y software que promete ayudar a las empresas a crear y entregar aplicaciones basadas en Internet, de forma masiva.

Conocida con el nombre clave Maui y ahora como Atmos, la porción de software está diseñada para gestionar petabytes de información a través de diez o cientos de locaciones geográficas, señala Mike Feinberg, vicepresidente senior del grupo de infraestructura Cloud de EMC. Esta oferta está dirigida inicialmente a empresas de medios y entretenimiento, telecomunicaciones, Web 2.0 y proveedores de Internet.
El software de Atmos puede también ser adquirido por separado y ejecutarse en servidores x86 virtualizados con el hipervisor VMware, o puede ser adquirido en un paquete con la oferta de hardware Hulk de EMC, la cual combina servidores x86 de alta capacidad, con dispositivo SATA de bajo costo. Maui y Hulk han sido motivo de especulación de los medios durante meses, y recién ahora EMC está revelando los detalles.
Atmos puede ser considerado como una virtualización masiva del almacenamiento. Pero es mucho más que eso, señala el analista de IDC, Benjamin Woo. Además de posibilitar los sistemas distribuidos alrededor del mundo, Atmos se distingue por su enfoque orientado a objetos que hacen que la información se más útil y las búsquedas más relevantes, señala Woo.
El anuncio de Atmos le otorga a EMC lo que considero será la próxima generación de sistemas de almacenamiento, señala Woo, añadiendo que espera anuncios similares de empresas de la competencia tales como HP y Sun. Esto le permite a los clientes obtener mayor provecho de la información que guardan, indica.
En lugar de entregar almacenamiento en bloques, Atmos utiliza objetos con metadata definida por el usuario, haciendo más fácil la búsqueda y recuperación de información. Esta capacidad es crucial para descubrimientos legales y otros contextos regulatorios, señala Woo.
Atmos también proporciona capacidades para la administración de datos basados en normas que determinan como se distribuye y manipula la información. Por ejemplo, información que es actual y valiosa puede ser definida como Premium y por lo tanto requiere de un número mayor de copias en más ubicaciones geográfica, que la información que es más antigua y que se accede con menos frecuencia, explica EMC. La información antigua puede ser comprimida y guardada en menos lugares, con menos copias.
Atmos también incluye API con interfases REST y SOAP para servicios web; elementos de auto-administración y auto-recuperación que reducen el tiempo de administración, además de herramientas de administración basadas en navegador que permiten gestionar el almacenamiento desde cualquier lugar; soporte a multi-hospedaje que permite que las aplicaciones y su correspondiente data estén demarcadas de forma segura, mientras están siendo servidas desde la misma infraestructura de almacenamiento. Hay además funciones adicionales que incluyen replicación, compresión, de-duplicación y capacidades de reducción del consumo de energía.
Feinberg no se pronunció respecto a cuánto cobra EMC por Atmos y Hulk. El sistema de almacenamiento viene con configuraciones de 120TB, 240TB y 360TB. De acuerdo a Feinberg, EMC puso el producto a disposición de los clientes en junio y en la actualidad cuenta con docenas de ellos. Si bien éstos podrían comprar el software de Atmos sin necesidad de adquirir el hardware de EMC, la mayoría optó por la combinación.
De acuerdo a Woo, probablemente los usuarios no quieren aplicar Atmos a los servidores y al almacenamiento, debido a que está diseñado para entornos densos tanto de computación como de almacenamiento.
Mientras EMC está orientando a Atoms hacia las empresas que brindan servicios de distribución con gran cantidad de contenido, tales como sitios de video y fotografía compartida, Woo señala que el concepto de Atmos puede acercarse hacia escalas más pequeñas. Las empresas ya han empezado a pensar en construir los llamados Clouds internos con un acceso que combinan virtualización de red, el almacenamiento y el servidor. Se observarán a empresas inclinándose hacia esto, especialmente en las condiciones económicas actuales, señala Woo, aunque no es una transición sencilla.
Jon Brodkin, Network World