Llegamos a ustedes gracias a:



Casos de éxito

Autoservicio TI a sus órdenes

Nube privada en First American Corp.

[15/12/2009] La definición de nube privada tiende a variar de fuente en fuente, pero en First American Corp. de Santa Ana, California, que está construyendo una nube privada, los beneficios son tan claros como el agua: el proyecto eliminará el trabajo pesado de los profesionales TI, y al mismo tiempo proporcionará a los usuarios un mayor control sobre sus recursos TI.

First American comenzó a trasladarse de un ambiente físico a uno virtual hace cuatro años, y ahora tiene cinco mil máquinas virtuales VMware corriendo la mayor parte de sus aplicaciones críticas de negocio. Aunque el proyecto de virtualización fue diseñado para reducir la carga del manejo del hardware físico, Jake Seitz, chief enterprise architect de la firma de servicios financieros, señala que la compañía va un paso más allá con una nube interna que reducirá el tiempo que TI gasta haciendo funcionar las VM.
No creo que tenga mucho sentido para nosotros estar pagando ingenieros de tier 3 y similares para que estén presionando botones para hacer funcionar una VM, sostiene Seitz. Creo que es tonto y es una de las primeras formas en que se usan los recursos.
First American está construyendo una interfase de autoservicio -impulsada por VMware en el back end y por Microsoft SharePoint en el front end- que permitirá a los empleados provisionarse sus propios recursos. Otro proveedor importante es F5 Networks, cuyos dispositivos BIG-IP proporcionan delivery de contenido, balance de carga y disaster recovery entre los dos data centers de First American en California y Texas.
Para nosotros el autoservicio significa que permitiremos que el usuario interactúe directamente con la nube, sostiene Seitz. El usuario final puede provisionar todo su ambiente. No los estamos limitando a solo puedes construir Windows o SQL o un ambiente de desarrollo. Literalmente pueden decir necesito añadir dos mil personas al buzón de correo. No necesitan saber todo lo que hay en el back end.
First American, proveedor de servicios en las industrias de seguros e hipotecaria, tiene cerca de 45 mil usuarios a nivel mundial. La nube privada se encuentra en fase beta, y Seitz espera que la mayoría de los servicios TI sean proporcionados a través de la nube dentro de dos años. Luego de presentar la interfase de autoservicio, el próximo gran paso es implementar un sistema de facturación para cobrar a los usuarios por los recursos de nube que consumen.
Los servicios de nube pública no tenían sentido para First American, que debe enfrentar numerosos temas legales y de cumplimiento. Hay muchas leyes que tenemos que cumplir, sostiene Seitz. El no usar la nube pública no tiene nada que ver con la tecnología. Tiene que ver con dónde se encuentran los datos y qué hacemos si algo pasa.
Seitz espera que los mayores desafíos en la implementación de la nube privada no se presenten alrededor de la tecnología, sino de la toma de conciencia y capacitación de los usuarios. Cuando First American comenzó a utilizar la virtualización y proveer aplicaciones desde un ambiente multiusuario, las personas se pusieron muy nerviosas cuando no poseían una parte específica de hardware en ese rack, en esa fila, indicó.
Ahora estamos yendo hacia lo que llamamos cloud computing y nuevamente vamos a pasar por el mismo ciclo de conciencia de los usuarios y no te preocupes, está aquí, tienes el mismo SLA que tenías antes, pero en realidad es un poco mejor, y financieramente tiene más sentido para ti, sostiene.
Con el tiempo, Seitz espera que los usuarios adopten la nube privada y los atributos de autoservicio porque la mayoría de nuestra gente no quieren tener que vérselas con TI, así de simple.
Con la virtualización, First American inicialmente configuró el sistema de tal forma que los usuarios podían optar por ingresar solo si así lo deseaban, pero con el tiempo hizo que la virtualización fuera el estándar que todos en la compañía usan. En último término, Seitz afirma que pasará lo mismo con la nube privada de First American.
Sospecho que la cloud computing pasará por lo mismo dentro de dos años, entonces tendrás que hacer un caso de negocios para no usarla, señala.
Sin embargo, no todas las aplicaciones pueden trasladarse a la nube, al menos inicialmente. First American no ha podido trasladar todas las aplicaciones a las máquinas basadas en VMware, y ya que la nube privada está respaldada por la virtualización, las mismas políticas se mantendrán ahí.
La telefonía y otras aplicaciones de First American que requieren hardware especializado no han sido trasladadas a un ambiente virtualizado, y algunas aplicaciones Microsoft y Oracle no han sido virtualizadas debido a problemas con el soporte del proveedor.
Incluso si las cosas son buenas candidatas a la virtualización, es una historia totalmente distinta el que el proveedor de software o hardware les vaya a proporcionar soporte, señala Seitz. En algunas aplicaciones tenemos que tener el soporte, así que no tiene sentido financiero [virtualizarlas].
Jon Brodkin, Network World (US)