Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Seis errores de "marca personal" que pueden perjudicar su búsqueda de empleo

[15/01/2010] En el 2009, el personal branding -o marca personal-  fue el término más utilizado entre las personas que buscaban trabajo y los asesores de carrera. Y no les faltaba razón. Si se practica correctamente, el personal branding -la labor de identificar y comunicar nuestro valor diferencial a la gente que puede ayudarnos a avanzar profesionalmente- puede ser una bala de plata para los buscadores de empleo, el salvoconducto que los mantendrá a buen recaudo en un mercado laboral sobrepoblado. 

Las tecnologías de redes sociales y medios sociales que tanto revuelo causaron en el 2009 también han hecho que el personal branding resulte más fácil. Quizás demasiado fácil, tomando en cuenta que de tan concentradas que están tratando de pavimentar su camino hacia un nuevo empleo, muchas personas incurren en una serie errores sin darse cuenta. 
Los expertos en marca personal afirman que algunos de estos errores pueden resultar muy perjudiciales, no solo para la búsqueda de empleo sino también para los planes de gestión de carrera. Por ejemplo, autopromocionarse demasiado puede causar anticuerpos entre el público al que nos estamos dirigiendo, explica Catherine Kaputa, una ex ejecutiva de publicidad reconvertida en estratega de personal branding.
Mientras recargaba energías para retomar la búsqueda de empleo en el año que acaba de comenzar, Kaputa y otros reconocidos expertos en la materia elaboraron la lista de los seis errores más comunes y más nocivos que la gente suele cometer en términos de personal branding. Luego no diga que no se lo advertimos.
1. Poner la carreta delante del caballo. El mayor y más común error consiste en usar las herramientas de personal branding -blogs, LinkedIn y Twitter- sin tomarse antes un tiempo para definir una marca sólida y auténtica.
"Uno de los mitos más expandidos sobre la marca personal es que todo se resume a lograr mucha visibilidad", señala Kirsten Dixson, estratega de personal branding y coautora del libro Career Distinction.
Bajo esa premisa, la gente deja "gran cantidad de huellas digitales", indica, sin antes reflexionar sobre quiénes son, cuál quisieran que sea su rasgo distintivo a largo plazo, o cómo pueden diferenciarse de quienes tienen metas y trayectorias similares. 
Kaputa aconseja a sus clientes que piensen estratégicamente al momento de definir su marca personal. Para ello, les propone aplicar algunos de los ejercicios que los marketeros suelen usar para el lanzamiento de un producto, por ejemplo: análisis FODA (fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas), fijarse metas para sí mismos, tener en cuenta la identidad visual y verbal al diseñar su marca personal, y establecer un plan de márketing para su proyecto.
Dixson advierte que si bien la confección de una marca personal es una tarea difícil que toma tiempo, vale la pena porque esa será la pauta que marcará el rumbo futuro de nuestro personal branding. Es más, muchos de los otros errores de personal branding se derivan del hecho de no tener una marca articulada. En resumen, tomar el tiempo necesario para definir nuestra marca, no solo es un primer paso hacia el éxito sino que además puede servir como medida preventiva. 
2. Tener una marca dispersa. Muchas de las personas que buscan trabajo dicen que están poniendo en práctica los principios del personal branding, pero en lugar de identificar y demostrar sus valores distintivos insisten en presentarse como, digamos, "experto en administración de proyectos de TI y experto en mejoras del proceso de negocios y experto en virtualización".
"El problema es que la gente tiene identidades múltiples", señala Kaputa, autora de You Are a Brand! (Tú eres una marca!), "y en el mundo del branding, los generalistas, los que saben de todo un poco, no llegan a ninguna parte".
3. Copiarse una marca ajena o crear una marca genérica. El objetivo del personal branding -y, en realidad, de cualquier tipo de branding- es la diferenciación. Quienes tienen experiencia en la búsqueda de empleos trabajan en su marca pensando en diferenciarse de todos los demás, que también están buscando empleo y que tienen trayectorias y talentos similares a los suyos. En pocas palabras: evite la tentación de promocionarse como un "manager orientado a resultados" o "un CIO experto en crisis", explica Kaputa. Lo único que conseguirá con esto es parecerse a todos los que también se describen con estos términos.
"Tiene que proponer una idea, tiene que buscar algo que pueda considerarse como una fortaleza y una ventaja competitiva", agrega.
4. Tener un comportamiento inconsecuente. Para que el personal branding rinda frutos, uno debe comprometerse a tener una identidad, una sola voz a través de todos los medios, todos los canales (teléfono, correo de voz, correo electrónico, mensajería instantánea, etc.), y tanto en el ámbito virtual como en el físico. 
Si alguien se presenta en su perfil LinkedIn como modelo de profesionalismo, indica Dixon, pero deja comentarios de mal gusto en los blogs o envía mensajes electrónicos en un tono demasiado informal, el público objetivo empezará a poner en duda su autenticidad.
5. No comprometerse con los medios y redes sociales. Los blogs y las redes sociales son vehículos efectivos para el personal branding, pero solo si los usamos de manera regular. De lo contrario, daremos la impresión de ser poco constantes, o de no estar comprometidos con lo que hacemos.
"Si establece un perfil en Twitter pero nunca twiteas, los resultados serán más negativos que positivos", asegura Dan Schawbel, experto en personal branding y autor de Me 2.0.
Asimismo, agrega Schawbel, "si crea un perfil LinkedIn, asegúrese de completarlo al 100%. Y si se va a tomar el tiempo de escribir un blog, también tiene que encontrar tiempo extra para promocionarlo, de manera que la gente pueda llegar a él entre el océano de más de 133 millones de blogs".
"Con los perfiles de los medios sociales hay tener el mismo nivel de compromiso que tenemos con un esposo o una esposa", subraya Schawbel. Y se refiere a un verdadero compromiso.
6. Promocionarse demasiado. Hay personas que patinan aparatosamente en su campaña de personal branding debido al exceso de autopromoción. Elogiarse demasiado puede hacer más daño que bien. Es por eso que Kaputa aconseja a sus clientes que presten atención a la frecuencia de sus "esfuerzos de autopromoción".
Este error, añade Schawbel, puede manifestarse inclusive cuando alguien pone un comentario en un blog. La mayoría de gente deja su nombre, su URL y su comentario, pero si alguien deja también su cargo, el nombre de su compañía e inclusive su perfil de marca personal, sabemos que esa persona está llevando un poco lejos sus esfuerzos por marketearse.
"Se ve mal porque se promocionan demasiado a sí mismos", señala Schawbel. "Si escribe un buen comentario, algo que resulte inspirador o que siente una opinión sobre el post, la gente hará click en su URL. Es un asunto de sutileza".
Meridith Levinson, CIO.com