Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Por qué son tan importantes los certificados de administración de proyectos

[29/01/2010] De los 13 anuncios de empleo para puestos de gerente de proyectos que aparecen en CIO.com y Dice.com, ocho ponen como requisito (o de preferencia) un certificado de Project Management. Todas estas ofertas, además, son para puestos de gerente de proyecto de TI de rango medio o superior con una experiencia mínima de entre cinco y once años –o más.

Asimismo, cinco de estos ocho anuncios indican que el certificado de administración es altamente deseable, punto a favor, "un plus", o "preferiblemente. Los tres avisos que mencionan la certificación como requisito, son muy específicos: piden la credencial Project Management Professional (PMP) del Project Management Institute.
Según un estudio de The Standish Group, cada vez más CIO creen en la importancia de las certificaciones de administración de proyectos. Los editores de los reportes CHAOS, que le hacen seguimiento a la tasa de éxitos y fracasos de los proyectos de TI, afirman que las dos terceras partes de los CIO consideran que la certificación PMI como un factor a tener en cuenta. El número de CIO que exigen que sus gerentes de proyecto cuenten con una certificación aumentó de 21% en el 2005 a 31% en el 2009.
Tanto los anuncios de empleo como los datos de Standish Group reflejan el creciente peso que los empleadores atribuyen a las credenciales de administración de proyectos. ¿A qué se debe esto? ¿Por qué le dan tanta importancia a este tipo de capacitación? ¿Quiénes cuentan con ella realmente son mejores profesionales, o garantizan acaso una mayor posibilidad de éxito?
CIO.com conversó con gerentes de proyecto de TI certificados y no certificados, así como con representantes del Project Management Institute para descubrir el valor real de las certificaciones de administración de proyectos. Lo que descubrimos fue que las certificaciones de gestión de proyectos tienen una gran importancia para algunos empleadores, aunque no necesariamente por razones realistas. También constatamos que si bien una certificación suele ser beneficiosa para los gerentes de proyectos -pues puede abrirles las puertas de mejores trabajos y sueldos más altos-, no necesariamente los convierten en mejores profesionales. 
Por qué los empleadores buscan gerentes de proyectos certificados 
Para comprender por qué algunos empleadores se muestran tan entusiastas respecto a las certificaciones, visitamos al gigante tecnológico IBM.
Steve DelGrosso dirige el Project Management Center of Excellence de IBM y el Project Management Competency de IBM Global Business Services. El grupo de DelGrosso supervisa los programas de desarrollo profesional de IBM para gerentes de proyecto y establece los métodos y las herramientas que estos deben usar para hacerse cargo de la gama de proyectos tecnológicos que existen actualmente. De los 300 mil empleados que tiene IBM, 25 mil son profesionales de la gestión de proyectos, y más de la mitad de ellos -14 mil- tiene una certificación PMP del PMI, afirma DelGrosso (quien se cuenta entre estos 14 mil PMP).
La cantidad de gerentes de proyecto certificados está creciendo al interior de la empresa, señala DelGrosso, porque los clientes quieren contar con ellos para sus proyectos. 
"En Estados Unidos, el mercado exige la PMP o alguna otra certificación de Project Management", agrega. "Desde hace unos cinco o seis años, los clientes empezaron a pedir la participación de gerentes de proyectos como parte del paquete que les proponemos. Si no puedes incluir un gerente de proyectos en tu propuesta, no te tomarán en cuenta".
DelGrosso señala que los clientes y prospectos de IBM piden gerentes de proyecto certificados, porque comprenden que para lograr resultados exitosos es importante tener una sólida disciplina en la gestión de proyectos. Estos clientes asocian certificación con disciplina. Algunos clientes de IBM incluso promocionan las certificaciones al interior de sus propias empresas y, DelGrosso agrega, están convencidos de que "existe una diferencia cualitativa entre un candidato certificado y otro que no lo es".
En cuanto a su propia organización, DelGrosso señala que las certificaciones no son un requisito para trabajar en el Project Management Center of Excellence, aunque siete de sus ocho gerentes de proyecto tienen una (y, agrega, el octavo está a punto de obtenerla).
"Tener una certificación no necesariamente te hace mejor gerente de proyecto", continúa, "solo indica que tienes cierto nivel de conocimientos y experiencia, y que puedes trabajar eficientemente en un entorno de proyecto".
El impacto de las certificaciones Project Management en el éxito de un proyecto
Chris Spivey, director de su propia consultoría de gestión de proyecto Spivey & Co., opina que el creciente interés de los empleadores se debe a que piensan que la presencia de un gerente de proyecto certificado incrementará sus posibilidades de éxito.
"Si nos fijamos en las estadísticas", advierte Spivey, "siete de cada diez proyectos de TI fracasan. No es pues de extrañar que antes de poner en marcha un proyecto, uno quiera tener todas las chances de su parte".
Una de las iniciativas que suelen tomar las organizaciones es asignarle al proyecto un gerente certificado: la idea es que alguien que ha invertido miles de horas preparándose para el examen de, por ejemplo, PMP, debe haber aprendido algo que permita que el proyecto esté listo con el plazo y presupuesto fijados. 
La pregunta de los 64 mil dólares es si la presencia de un gerente certificado realmente garantiza mejores resultados. 
Mark Langley, vicepresidente ejecutivo y COO de PMI, sostiene que la relación entre certificaciones y mejores resultados de proyectos ha sido demostrada por dos estudios diferentes: uno de PMI y el otro de PWC.
El primero, Pulso de la profesión 2008 (Pulse of the Profession), concluye que "tener gerentes de proyecto sin certificaciones PMP se traduce en un menor porcentaje de proyectos entregados dentro de los plazos y presupuestos iniciales, sobre todo si menos del 10% de los gerentes de proyecto de la compañía son PMP. Las organizaciones con menos del 10% de gerentes de proyecto PMP tienen menores probabilidades de registrar un incremento en la cantidad de proyectos que logran los objetivos y metas del negocios.
Asimismo, en un sondeo realizado en el 2006, PWC encontró que "generalmente los proyectos con mejor rendimiento cuentan con gerentes certificados y 80% de los proyectos considerados como de alto rendimiento tienen un gerente certificado".
Sin embargo, incluso los más experimentados gerentes de proyecto -ya sea que tengan o no certificaciones- se muestran escépticos ante este sondeo: consideran que es muy difícil demostrar directamente el impacto positivo de un gerente certificado en el resultado de un proyecto de TI porque hay demasiados factores que pueden influir, desde la financiación hasta la gestión de recursos, pasando por el soporte del CEO y la aceptación del usuario final.
"En muchas ocasiones, aunque los gerentes sean los mejores y pongan todo de su parte, los proyectos fracasan o se frustran debido a cosas que escapan de todo control", señala David Krull, un gerente senior de proyecto de TI que se dedica actualmente a la consultoría.
Ni siquiera IBM, pese a haber acumulado ocho años de información interna en certificaciones, podría afirmar que existe una correlación directa entre la certificación y un proyecto con mejores resultados, subraya DelGrosso.
"Nunca hemos podido afirmar inequívocamente que la presencia de un gerente certificado en el equipo de un proyecto específico garantizará mejores resultados", declara, "porque, sencillamente, no es posible establecer ese dato de forma contundente".
Fortalezas y debilidades de las certificaciones Project Management
Algunos gerentes de proyecto que tienen vasta experiencia pero carecen de certificaciones no ven con buenos ojos la creciente popularidad de estas credenciales. Para ellos, los empleados que las exigen tienen prejuicios sobre esta forma de capacitación y el impacto que pueden tener en los proyectos.
En su calidad de consultor independiente en gestión de proyectos, Spivey, quien cuenta con 17 años de experiencia en este rubro pero carece de certificaciones, opina que los empleadores tienden a sobrevalorar pergaminos como el PMP.
Cuando un gerente de proyecto tiene una certificación PMP, señala, los empleadores se hacen la idea de que podrá culminar un proyecto de la mejor manera; pero olvidan que el liderazgo y la capacidad de dirección también son componentes cruciales y que no necesariamente pueden evaluarse de manera cabal con un examen de certificación. Estos conceptos incluyen la manera de tomar decisiones, la capacidad de motivar al personal que trabaja bajo su cargo y su capacidad de convencimiento. (Langley, de PMI, aclara que el examen del PMP incluye preguntas sobre un escenario específico diseñado para evaluar la pasta de líder del gerente de proyecto).
"El simple hecho tener una certificación PMP no significa que alguien tenga madera de líder", agrega. "La PMP es un buen indicador de que una persona ha sido capaz de pasar un examen, pero no garantiza que esa persona sea la más indicada para implementar y ejecutar un proyecto en cada organización".
La opinión de Spivey se basa en los PMP que él mismo ha contratado y con los que ha trabajado a lo largo de los años. Algunos fueron excelentes profesionales, pero otros "no hubieran podido escaparse de un bolsa de papel húmedo aunque les hubieran dado una linterna y un cuchillo".
Erik Hamburger, quien dirige su propia compañía de gestión de proyectos Ambidexter Management, considera que los buenos gerentes de proyecto son aquellos que logran salvar la brecha que separa la teoría de la práctica.   
"Una cosa es saber qué es lo que uno debe hacer como gerente de proyecto y otra muy distinta es ser capaz de hacerlo en el mundo real", precisa.
Hamburger, que dice tener una relación de amor-odio con las certificaciones y cuya certificación Prince 2 ya ha caducado, se muestra especialmente crítico respecto a la PMP de PMI.
"Para obtener una PMP ni siquiera hace falta haber dirigido un proyecto de principio a fin, y eso da qué pensar", enfatiza. (Hamburger ha sido miembro del consejo administrativo de la división de PMI en Canadá).
Por su parte, Langley, PMI, aclara que los gerentes de proyecto que deseen obtener la credencial PMP "no necesariamente tienen que hacerse cargo de todo un proyecto, pero cuando menos tienen que liderar y dirigir todos los procesos en cinco aspectos de la gestión de un proyecto: iniciación, planificación, ejecución, monitoreo y control, y culminación.
"No basta solamente con ser parte del equipo de un proyecto," asegura Langley.  
Entre los requisitos para obtener esta credencial también se incluyen tres años o 3,500 horas de experiencia como gerente de proyecto (cinco años si el candidato no tiene grado de bachiller) y 35 horas de capacitación en gestión de proyectos. Los gerentes de proyecto también tienen que llenar un formulario sobre sus estudios previos y su experiencia en el ramo, lo cual, según PMI, puede tomar hasta ocho horas. Finalmente, tienen que responder un examen de 200 preguntas en un lapso de dos horas.
Langley afirma que entre el 60 y el 75% de los candidatos pasan la prueba.
Aunque los escépticos pueden cuestionar la importancia de estas credenciales, las personas que hemos entrevistado para este artículo coinciden en que la obtención de la PMP es un proceso riguroso.
"Se necesita mucha preparación y experiencia práctica", reconoce Spivey.
Ventajas de la certificación para los gerentes de proyecto de TI
Incluso los gerentes de proyecto que le tienen menos fe a las certificaciones están de acuerdo en que la creación de credenciales como la PMP y Prince 2 ha permitido unificar la profesión mediante la creación de un lenguaje común y marcos de trabajo estándar para la ejecución de proyectos. De acuerdo a los estudios de PMI y PWC, contar con un lenguaje común y con procesos estandarizados mejora el rendimiento de un proyecto.
Los escépticos tampoco pueden negar que si bien un gerente de proyecto certificado no necesariamente es mejor profesional que uno no certificado, la capacitación y el estudio que se requieren para obtener una de estas credenciales son aspectos favorables.
"El tiempo que uno dedica a perfeccionarse en su profesión siempre es una buena inversión, porque nos ayuda a ser mejores profesionales", señala Spivey.  
Y los gerentes de proyecto certificados de IBM parecen darle la razón. DelGrosso indica que por lo general los gerentes de proyectos certificados tienen mejores calificaciones en las evaluaciones de desempeño que sus colegas no certificados. Si bien no cuenta con la data necesaria para explicar a qué se debe esta diferencia, sospecha que los gerentes de proyecto certificados reciben mejores notas porque sus proyectos funcionan mejor que los de los gerentes de proyecto no certificados, pero la información de que dispone IBM no permite establecer un vínculo específico entre certificaciones y mejores resultados. Otra posibilidad, indica Del Grosso, es que los gerentes de proyecto certificados tienen una motivación personal en términos de rendimiento, lo cual los lleva a tratar de conseguir certificaciones.
"Al interior de IBM, los mejores gerentes de proyecto son los que tienen certificaciones," asegura.
Y son también los que tienen más posibilidades de obtener mejores salarios. Según la encuesta de PMI, los gerentes de proyecto que tienen la certificación PMP ganan en promedio 9,4% más que los demás. (El estudio indica que, en Estados Unidos, el salario promedio de un gerente de proyecto es de 91 mil dólares al año).
El prestigio es la principal razón por la que David Krull se ha propuesto obtener una certificación PMP en el transcurso de este año. A fines del 2008, Krull perdió su puesto de gerente de proyecto en Oxford Computer Group, durante el 2009 trabajó como consultor independiente de gestión de proyecto, y confía en que la certificación PMP mejore sus posibilidades de encontrar empleo. 
"Así tengo más letras qué poner al lado de mi nombre", señala. "A veces, eso hace la diferencia."
Meridith Levinson, CIO.com