Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Cisco concede licencias de sus sistemas de videoconferencia a otros proveedores

[29/01/2010] Cisco Systems está haciendo rodar la pelota hacia la interoperabilidad entre todas las plataforma de gama alta para videoconferencia, mediante la concesión de licencias de Telepresence Interoperability Protocol (TIP) a otros proveedores, pero la capacidad para conectar cualquier par de sistemas juntos puede significar un largo camino por recorrer, según los vendedores y analistas.

Cisco presentó en el 2006 su primer Telepresence Meeting System, un sistema de videoconferencia de alta definición con vídeo de 1080p. Pero otros proveedores ya estaban vendiendo plataformas con características de inmersión y alta calidad, y las ofertas del mercado han seguido aumentando. Lograr que los sistemas multipantalla funcionen en conjunto puede ser complicado debido a los muchos pasos implicados en el inicio de una sesión, y en el proceso de cambiar las pantallas entre los sitios participantes mientras las personas se turnan para hablar.
El TIP está diseñado para estandarizar esos procesos y hacer que los endpoints de los diferentes fabricantes funcionen juntos sin necesidad de una configuración personalizada. Cisco anunció el martes que está ofreciendo la licencia TIP y que no cobrará derechos de autor. Tres proveedores ya han tomado la licencia del protocolo: LifeSize, un fabricante de sistemas de telepresencia y videoconferencia de gama baja; Radvision, que vende unidades de conferencia multipunto (MCU) para conectar diferentes endpoints; y Tandberg, la empresa noruega de videoconferencia que Cisco acordó adquirir el año pasado. Sin embargo, los mayores rivales de Cisco, Hewlett-Packard y Polycom, no lo han hecho.
Cuando introdujo su Telepresence Meeting System, Cisco restó importancia a la interoperabilidad, en cambio impulsó las redes de meeting rooms totalmente Cisco para garantizar la experiencia de calidad premium que podía ofrecer. Sin embargo, la compañía fue criticada por no hacer que sus sistemas trabajen con otros, y finalmente cambió de tono, señaló el analista de Wainhouse Research, Ira Weinstein.
Están tomando por las astas el problema de interoperabilidad y están tratando de lidiar con él, indicó Weinstein. Yo los felicito por reconocer que se trata de una necesidad del mercado y por tratar de lidiar con él.
El impulso a la compatibilidad se produce ya que muchas empresas están ampliando el uso de la videoconferencia, según Wainhouse. El número de sistemas de telepresencia de gran escala desplegados pasó de 1.150 en el 2008 a 1.475 en el 2009, según Wainhouse, que espera ver 4.225 sistemas en uso en el 2014. Mientras que los ingresos de telepresencia crecieron un 28% a 325 millones de dólares en el 2009, todos los ingresos de videoconferencia crecieron algo más del 5% a cerca de 1,7 mil millones de dólares. Sin embargo, el número de unidades de videoconferencia que están siendo utilizadas se disparó a más del 30% para superar los 444 mil.
Radvision produce MCU, dispositivos gateway dedicados que permiten a las plataformas de diferentes proveedores hablar entre sí, hasta cierto punto. Por ejemplo, alguien que está usando un sistema de videoconferencia, de una sola pantalla, de un tercero, puede participar en una reunión a través de un sistema multipantalla de Cisco, apareciendo en una de las pantallas. Con TIP, un completo sistema de multipantalla de otro proveedor podrá unirse a una reunión basada en equipos Cisco, señaló Bob Romano, vicepresidente de Márketing de Empresas de Radvision. Esto es fundamental para la plena interoperabilidad, ya que tener una alta calidad de imágenes en tres pantallas desde otro endpoint, permite a los usuarios sentir que se encuentran en la misma habitación, afirmaron los proveedores y analistas. Radvision planea agregar TIP a sus MCU. Cisco y LifeSize revenden los MCU de Radvision bajo su propio nombre, agregó.
LifeSize planea implementar el TIP en sus propios endpoints, una línea de sistemas de videoconferencia y telepresencia que generalmente cuesta menos que los de Cisco, indicó Matt Collier, vicepresidente senior de Desarrollo de Negocios de LifeSize. Entre otras cosas, esto hará más fácil para las empresas instalar unos cuantos rooms de gama alta de Cisco en las oficinas principales y establecer equipos de LifeSize en otras oficinas, agregó. Hoy en día existen otros sistemas de interoperabilidad, pero no permiten la igualdad de participación, indicó. Por ejemplo, la imagen de un sistema de un tercero tiende a ser inferior. Eso será resuelto por TIP, señaló Collier.
Pero LifeSize en última instancia quiere que todos los proveedores puedan interoperar. Collier considera que Cisco y sus principales rivales tendrán que sentarse y llegar a un acuerdo mutuo.
Ninguno de esos proveedores simplemente va a tirar sus características de configuración y adoptar las de alguien diferente, sostuvo Collier.
Polycom, por su parte, desestimó la iniciativa de Cisco. Aún queda trabajo por hacer en materia de interoperabilidad, pero Polycom apoya hacerlo a través organismos de regulación como la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones), indicó Joe Sigrist, director general del Grupo de Soluciones de Video de Polycom.
Este no es un enfoque de estándar para la industria de parte de Cisco. Es un enfoque de tecnología propietaria, en cierta medida, para compensar el uso de tecnología propietaria básica en sus sistemas de telepresencia, indicó Sigrist. No se pudo contactar a Hewlett-Packard inmediatamente para conocer sus comentarios.
Weinstein, de Wainhouse Research, cree que va a tomar un tiempo para que la industria supere el problema.
Probablemente se van a producir algunas sociedades de interoperabilidad, expresó Weinstein. Los proveedores que ofrecen vínculos entre las empresas tienden a desempeñar un papel importante en impulsar ciertos enfoques, agregó.
Y más allá de la tarea de conseguir los endpoints de telepresencia para que hablen unos con otros, también existen barreras a la interoperabilidad en las redes, indicó Weinstein. Por ejemplo los firewalls a menudo no responden bien a este tipo de tráfico. El reto de la conectividad de la red todavía está por verse, finalizó Weinstein.
Stephen Lawson, IDG News Service