Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

El entorno laboral TI en nuestro país

¿Qué tan fuerte golpeó la crisis al ejecutivo TI?

[02/02/2010] ¿Qué ocurrió en el mercado de ejecutivos TI durante el año pasado? ¿Se vio afectado de manera negativa? Nuestra intuición nos decía que se habían producido cambios significativos en las empresas, pero no nos quedaba claro si éstos habían tenido un saldo positivo -o no- sobre el nivel de empleo o sobre su nivel de compensaciones.

Una vez más recurrimos a los expertos y lo que encontramos nos sorprendió para bien: 2009 había sido, a pesar de la crisis, un año positivo en general. Por supuesto, hubo ejecutivos que salieron de las empresas, pero también hubo de los que entraron a otras, quizás en mayor número. En algunos casos se negociaron menores niveles salariales, pero en otros casos las personas que lograron recolocarse lo hicieron con una compensación mejor a la que habían tenido antes.
La crisis internacional afectó a nuestros ejecutivos TI en la medida en que éstos trabajaban en empresas internacionales que decidieron realizar cambios organizacionales a nivel global o regional. La crisis fue, en definitiva, uno de los factores que pesó más que el mismo desempeño local al momento de decidir los cambios, y quizás por eso el Perú se vio en la aparente paradoja de tener, al mismo tiempo, empresas que prescindieron de personal y otras que captaron a esos ejecutivos, todas bajo un contexto similar.
Primeras reacciones
Es la primera vez que sucede a la inversa; si antes se decía que si Estados Unidos se resfriaba a América Latina le daba pulmonía; ahora a Estados Unidos le ha dado una pulmonía y ha habido tan solo un pequeño resfrío en América Latina. Sí hubo crisis, y sí afectó el crecimiento, pero entramos más tarde en ella y salimos más temprano que Estados Unidos y Europa, básicamente porque los problemas se generaron allá, sostiene José Luis Daly, Office Managing Partner de Korn/Ferry.
La forma en que esta crisis afectó al mercado de ejecutivos TI se puede medir, por ejemplo, por la cantidad de búsquedas de ejecutivos que demandaron las empresas en ese periodo. Desde la perspectiva de Korn/Ferry se produjo una disminución de la demanda desde finales del 2008 hasta los primeros meses del año 2009. Fueron meses difíciles en los que la incertidumbre por el futuro generó una primera reacción negativa.
Cuando se inicia la crisis financiera, en el ultimo trimestre del 2008, todos los mercados entraron en pánico y redujeron contrataciones; y de ser los [ejecutivos] comerciales las estrellas, fueron los [ejecutivos] financieros los que luego pasaron a serlas, básicamente para cuidar la sobrevivencia de las empresas. En general, el mercado [de búsqueda ejecutiva] se redujo en 40% en el 2009, pero el de tecnología solo se redujo en 25% a 30%. Es decir, no es que se despidió gente de tecnología, pero tampoco el mercado se dinamizó ni se siguió contratando ejecutivos como se venia haciendo, sostiene Fernando Guinea, socio de Amrop.
Otra pista que tenemos para medir la dureza del golpe de la crisis sobre el sector TI la constituye el porcentaje de ejecutivos que se encontraban en los programas de outplacement que proporcionó la consultora DBM durante el 2009, y que fueron recolocados ese mismo año.
Tecnología y Comunicaciones se constituyó en el segundo sector con mayor número de participantes (20%), luego de -¿adivine?- Minería (29%). Sin duda, un dato muy interesante sobre el que volveremos más adelante.
Creo que sobre todo cuando se presentó la crisis a fines del 2008, hubo mucha gente que, por temor, paralizaron los procesos de selección. Entonces cuando revisabas a inicios de año -que a veces es un poco bajo- el número de posiciones solicitadas, que nos llegaban de las empresas amigas o vía web, percibes que sí hubo un detenimiento a fines del 2008 e inicios del 2009. De hecho, en el 2008 tuvimos una cantidad importante de candidatos en programas [de outplacement], una cifra que superaba por varios cientos lo usual, sostiene Patricia Cánepa, consultora senior de DBM Perú.
Pero entonces, la siguiente pregunta es ¿por qué se reaccionó así si el año anterior había sido -en general- bueno para toda la economía peruana?
La explicación que esbozan los entrevistados es que el mercado simplemente reaccionó con la mirada puesta en los desastrosos pronósticos que se tenían en el exterior. Y, dado que el Perú es un mercado pequeño, se podía esperar que algo similar ocurriera en el país. Las empresas se curaron en salud y decidieron prescindir de algunos de sus ejecutivos y congelar las contrataciones de nuevos elementos; por lo menos hasta que el entorno se aclarara un poco.
Los niveles de compensaciones para los ejecutivos también padecieron, aunque poco. Guinea estima que pudieron haber disminuido aproximadamente en 10% durante el momento de la crisis financiera pero que -y en esto coinciden los entrevistados- su disminución no fue significativa ni el número de casos ni el tiempo durante el cual perduró esta tendencia. Para el tercer trimestre del año pasado ya se había superado definitivamente esta tendencia negativa, y se comenzaron a recuperar los niveles de compensación de los que antes se disfrutaban.
Punto de quiebre
Con la reducción en los niveles de búsqueda de ejecutivos y el deterioro en los niveles de compensaciones de este grupo, el país seguía -a inicios del año pasado- una ruta similar aunque no tan dramática a la que padecía Estados Unidos y Europa. En aquellas latitudes, las listas de despidos sumaban miles y los trabajadores de la industria de TI no hacían sino esperar su turno.
Sin embargo, Perú se fue alejando poco a poco de esta ruta. Pasados los primeros meses -con seguridad pasado el primer semestre- se comenzó a percibir que la tragedia económica no iba a golpear tan fuerte a los ejecutivos peruanos de TI.
Una pista que puede confirmar esta aseveración es el hecho de que los ejecutivos que salieron durante la primera reacción ante la crisis -o incluso antes- comenzaron a recolocarse en nuevos puestos durante el 2009. Y, para sorpresa de muchos, incluso en mejores posiciones y con mayores compensaciones a las que antes percibían.
Volviendo a las estadísticas de DBM, éstas muestran que, en general, de aquellos ejecutivos recolocados durante el 2009, en promedio, un 54% mejoró su salario y un 90% pasó a un cargo más alto; pero si observamos solo al sector TI se puede apreciar que el 100% superó su cargo y que el 69% superó su salario. Si se toma en cuenta que estos ejecutivos son personas que han sido recolocadas; es decir, salieron de otras empresas, se puede afirmar que para ellos en el 2009 se aplicó plenamente el dicho de no hay mal que por bien no venga. Pero además, ello es un indicador de que si bien al sector TI se le golpeó bastante, una vez superada la primera reacción, le ha ido significativamente bien.
Las empresas tecnológicas en sí
La industria [TI] se ha caído entre 2 y 4 puntos. Esta es una cifra proyectada para el 2009 con datos a setiembre del año anterior. Sin embargo, a su interior el sector Hardware ha caído 12%, que es una cantidad bastante fuerte, mientras que -esta es la parte buena- ni Software ni Servicios cayeron, con lo cual estas cifras pueden explicar que hay determinadas organizaciones que han podido sostenerse bien, a pesar de la crisis, sostiene Fernando Grados, director de Dominio Consultores.
El analista -detallando su percepción de algunas empresas del sector- también señala que, por ejemplo, Microsoft ha tenido una recomposición muy particular: Hoy la subsidiaria reporta directo a Estados Unidos y tiene tres directores especializados en los principales negocios: corporativo, small-medium business y otro en mercadeo, lo cual es –conceptualmente- bueno. Esto ha significado bajas de parte de algunos ejecutivos, pero también el ingreso de otros para recomponer sus cuadros, señaló Grados. Su percepción es que ha ingresado más gente que la que se ha ido, para atender los nuevos objetivos.
HP también ha crecido y ha ingresado en el mercado del networking, por lo cual va a requerir profesionales en esa área. Probablemente, sostiene Grados, en algún momento prescindieron de un número significativo de su personal cuando se inicio la crisis pero tengo entendido que tomaron la decisión de dejar de hacerlo y negociar salarios para evitar perder talentos.
Siento que pese a la crisis no ha habido despidos mayores. Fuera de las organizaciones como los mayoristas nacionales -que tienen una movilidad muy fuerte de personal- salvo esos casos, no veo que haya habido grandes salidas de personal, sino más bien nuevas oportunidades. Veo a un Oracle fortalecido por la compra de Sun, y un Cisco muy ubicado en el tema de servidores. Y Dell ha hecho cambios importantes que en Perú no se sienten todavía, orientados al tema de generar valor mediante la provisión de servicios, agrega Grados.
Lo que se busca
Fernando Guinea estima que el mercado de búsqueda de ejecutivos puede crecer un 20% este año, retomando los niveles que tuvo en el 2008. Además, agrega, al igual que los otros entrevistados, que ahora las empresas ya se están dando cuenta que requieren de ejecutivos TI más orientados al negocio, que hablen el mismo lenguaje de sus pares de otras gerencias.
¿Será que la crisis ha ayudado a que las empresas que no lo hicieron terminen de darse cuenta de que el nuevo perfil del gerente TI (orientado a los negocios, estratégico y líder) es ya una necesidad?
En realidad eso lo sabremos durante el año, cuando los procesos de búsqueda de ejecutivos nos terminen de decir si los ejecutivos TI ya han logrado ubicarse en ese nuevo perfil al interior de las organizaciones. Por lo pronto sabemos que lo que comenzó como un gran susto no ha ocasionado mayores pérdidas en el mercado laboral TI.
José Antonio Trujillo, CIO Perú