Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

El iPad de Apple: ¿Para qué es realmente?

Por: Ryan Faas, escritor independiente y un consultor de tecnología especializado en Mac y temas de redes multiplataforma

[12//02/2010] Si hay algo en lo que Apple es bueno, es manteniendo al resto del mundo especulando sobre nuevos productos. Aun cuando todos sabían que el CEO de Apple, Steve Jobs, presentaría una tableta el miércoles pasado, el anuncio creó suficiente revuelo para derribar a Twitter brevemente y hacer más lento el tráfico web en muchos sitios.

Pasado el revuelo, la reacción hacia la iPad parece ser mixta. No creo que pueda realmente discutir el factor fantástico. Después de ver incluso un puñado de videos o imágenes de pantalla mostrando el nuevo dispositivo, casi cualquiera reconocería que Apple está redefiniendo una vez más cómo manejamos todos los datos y medios que ahora constituyen nuestras vidas digitales.
¿Decepción post alboroto?
Pero tras mi momento de "no puedo esperar para jugar con esto", empezó un ligero sentido de decepción y confusión. Algo de eso fue inevitable después de todo el alboroto y los rumores de las semanas pasadas. Cuando muchas de las características soñadas (multitasking, cámara fija o de video, la posibilidad de otros operadores celulares en lugar de AT&T) resultaron ser justo eso –sueños-, y no hubo presentación preliminar del iPhone OS 4.0 como muchos esperaban, algunas personas se vieron obligadas a sentir como un niño que recibe suéteres en Navidad en lugar de un Wii.
Más allá de eso, sin embargo, el mercado objetivo para la iPad no está tan claramente definido como lo está para la mayoría de productos de Apple. ¿Es apropiado para un uso de negocios? ¿Es un reproductor de medios o un e-reader? ¿Cómo podría ser usado en ambientes educativos? ¿Es solo un iPod Touch muy grande? ¿Exactamente qué necesidades cubre que un smartphone o una notebook no puedan llenar?
No conoceremos por completo la respuesta a esas preguntas hasta que la iPad llegue al mercado en marzo o abril, o por algo de tiempo después de que sea lanzada. Pero quizás el punto no es lo que la iPad es, sino lo que representa.
Cualquiera que sea el mercado al que está dirigido (especularé un poco más sobre eso en un minuto), la iPad representa muchas cosas importantes para Apple. Muestra que Apple aún está buscando liderar e innovar en una amplia variedad de áreas, tanto técnicamente y en términos de cómo la gente utiliza la tecnología.
La iPad es el último y más impactante ejemplo del uso de Apple de la tecnología multi-touch. La verdadera capacidad multi-touch era más un concepto que una realidad antes del debut del iPhone en el 2007. En menos de tres años, Apple ha tomado esa tecnología y la ha cocido en cada una de sus líneas de producto. Después del iPhone vinieron trackpads multi-touch en las laptops de Apple. Luego, el otoño pasado, vino el nuevo Magic Mouse. Y ahora está siendo usado en toda una tablet. Con cada avance, Apple introduce nuevas formas de interactuar con los dispositivos.
No sé si Apple eventualmente construirá una auténtica Mac touchscreen, pero la iPad ciertamente muestra que podría, y sería más que solo otra computadora touchscreen. Y en el camino, Apple está dirigiendo el mercado de dispositivos móviles y cómputo por un camino multi-touch.
La llegada de la iPad también demuestra la continua habilidad de Apple para extenderse más allá del límite en otras tecnologías, incluyendo la vida de la batería. Durante el año pasado, Apple ha sido pionero en el concepto de que el diseño innovador de la batería puede llevar a una mejor vida de la batería y un mejor diseño. No todo el mundo está feliz acerca de la tendencia hacia baterías integradas, no reemplazables, pero Apple al menos hace que el concepto parezca factible, e incluso deseable.
Finalmente, la iPad es una prueba positiva de que Apple tiene los recursos financieros para desarrollar productos completamente nuevos desde cero. El hecho de que Apple diseñara y fabricara su propio procesador específicamente para la iPad es prueba fehaciente de la vitalidad de la compañía, incluso en una economía incierta. Y es un buen augurio para la habilidad de Apple de innovar en los años venideros.
Más allá de solo un símbolo de lo que vendrá
Dicho todo eso, no tengo dudas de que incluso si el mercado inmediato para la iPad no es obvio, Apple no habría desarrollado el dispositivo sin creer que podría ser un producto vital (no hubo un discurso de la iPad como un "hobby" como lo hay alrededor de Apple TV). ¿Así que a qué preciso punto le está apuntando Apple?
Mi primera idea es que Apple está persiguiendo la convergencia de entretenimiento, la habilidad de navegar desde el sillón, jugar y hacer tareas básicas de internet casi desde cualquier lugar y en la forma más genial posible.
Sí, ya puede hacer esto con una notebook o una netbook, pero si quiere ser capaz de hacerlo en la forma más genial posible, la iPad tendrá un obvio atractivo (nunca subestime el poder de lo genial cuando se trata de llevar la tecnología al público). Está el atractivo de los libros electrónicos y el potencial de usar la iPad como un e-reader. Y, quizás lo más importante, está el precio.
Si tiene un presupuesto limitado, la iPad le va a resultar atractiva. Con un precio inicial de 499 dólares (en EE.UU.), Apple está bajo la mágica marca de los 500 dólares que los analistas han pregonado por tanto tiempo como una importante barrera psicológica para los consumidores de tecnología. No importa que no esté comprando una computadora con todas las de la ley; las probabilidades son que ya tenga otra computadora con la cual sincronizarla y que pueda hacer todas las tareas de cómputo reales que la iPad no puede manejar. Y a ese precio, ¿qué mejor forma de tener el sistema operativo de Apple (sea derivado del iPhone o Mac OS X) frente a más gente que con la iPad?
¿Qué hay de los negocios...
Ahora, cuando se trata de negocios o educación, Apple (o un tercero) necesita llenar algunas brechas antes de que sea probable que la iPad vea amplios despliegues en la empresa o en ambientes de salones a gran escala.
Los grandes retos en cualquiera de estos tipos de ambientes es la necesidad de hacer despliegues masivos, reforzar políticas de seguridad, integrarse con sistemas existentes y ofrecer opciones para el manejo de dispositivos a gran escala, así como para manejar las brechas de seguridad si un dispositivo es perdido o robado. En otras palabras, las cosas que han evitado que los administradores de sistemas adopten completamente al iPhone también son válidas para el iPad.
Eso es lo único que ha sido de lo más confuso sobre la explosión inicial de información sobre la iPad. Apple ha estado construyendo incesantemente muchas de esas características de implementación empresarial, administración y seguridad en el iPhone y el iPod Touch en los dos años pasados. Así que la suposición de que no puede o no haría lo mismo con la iPad parece extraña.
Y eso hace que me pregunte: ¿Es que esta potencial bondad digna de las empresas simplemente no ha sido escudriñada de manera suficientemente amplia todavía para ser anunciada? Si ese es el caso, podría llegar a tiempo para el lanzamiento del producto o a través de una actualización posterior (como sucedió con los lanzamientos de los dos últimos sistemas operativos del iPhone). O podría significar que Apple tiene una iPad Pro bajo la manga para una introducción posterior, quizás con características de negocios adicionales, así como seguridad con un nivel más empresarial y herramientas de administración. 
Una cosa es segura: si la creciente popularidad del iPhone en el lugar de trabajo -sea que está oficialmente soportado o no- es indicación alguna, muy pronto estará viendo iPads en un cubículo cercano al suyo.
 ¿...y de la educación?
Incluso si Apple no está buscando hacer la iPad un dispositivo orientado a negocios, es difícil pensar que Jobs y compañía no han pensado sobre ella para la educación, donde podría brillar tanto como un dispositivo de cómputo básico para internet, como lector electrónico de libros de texto. Dada la fuerte posición de Apple en muchos mercados educativos, no puedo imaginar que no haya habido una discusión sobre reemplazar las carretas de laptops que Apple le vende a las escuelas primarias, o aumentarlas, con iPads. Para muchas escuelas, incluso proveer una iPad para cada estudiante sería más económico que darles laptops individuales (algo ahora cada vez más común). Pero, tal como en las empresas, las escuelas necesitan ser capaces de asegurar y administrar sus dispositivos.
Una idea incluso más intrigante es que Apple pueda tener algunas nuevas herramientas de seguridad para trabajar con la iPad. Un argumento que he visto expuesto mucho esta semana pasada tiene que ver con la aparente falta de soporte VPN de la iPad. Lo que es interesante para mí, respecto a eso, es que con el lanzamiento actual de Mac OS X Snow Leopard Server de Apple, la compañía introdujo una característica llamada Mobile Access Server que usa TLS (seguridad a nivel de transporte) para permitir acceso seguro a todos los servicios colaborativos integrados sin usar una VPN. Mobile Access Server ya está soportado en el iPhone, el iPod Touch y las computadoras Mac con Snow Leopard.
En definitiva, la reacción a la presentación de la iPad después de toda esta espera y especulación puede no haber producido los jadeos de alegría que podría hacer esperado, dado el alboroto. Pero simplemente porque hemos visto el video del producto (y algunos de nosotros hemos sido lo suficientemente afortunados para ver una en persona), estoy dispuesto a apostar que hay mucho más que vamos a averiguar en los próximos meses mientras la iPad madura y se constituye una comunidad de desarrolladores específica para ella.
Computerworld (US)
Ryan Faas es un escritor independiente y un consultor de tecnología especializado en Mac y temas de redes multiplataforma. Su libro más reciente es El iPhone para Trabajar, publicado por Apress.