Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Windows 7

Cómo podría funcionar mejor con los SSD

[07/11/2008] La primera generación de drives de estado sólido (SSD, solid state drives), incorporados a las PC el año pasado, fracasaron al no poder sobrevivir al despliegue.

A pesar de haber sido alabados por emplear menos energía y generar menos calor que los discos duros convencionales, los SSD no fueron tan rápidos como lo prometido. Su capacidad y longevidad, especialmente en los modelos hallados en los netbooks, dejaban mucho que desear. Mucho de esto se debió a la poca calidad de los SSD. Pero otro problema era que ni el hardware ni el software se adaptaban a ellos. Los SSD requieren un tratamiento diferente por parte del sistema operativo, en comparación a los discos duros tradicionales, señaló Don Barnetson, director senior de márketing del segmento SSD de la firma SanDisk corp.
Durante la convención WinHEC (Windows Hardware Engineering Conference) realizada en Los Angeles, Microsoft prometió que el nuevo Windows 7 trabajaría mejor con los SSD; sin embargo, los fabricantes de SSD y de PC deberán poner también de su parte.
Peter Glaskowsky, analista de The Envisioneering Group, comentó que es bueno que Microsoft de un paso adelante, en lugar de apoyarse en vendedores de SSD tales como Samsung Electronics Co., SanDisk Corp. o Intel Corp., para que realicen todo el trabajo pesado. Sin embargo, él y otros expertos señalan que a menos que Microsoft de un paso aún más grande, Windows 7 solamente aumentará el rendimiento del SSD de forma complementaria.
Microsoft podría hacer de Windows 7 un sistema operativo con más memoria flash. Pero se requeriría cambiar la interface del drive, señaló el analista, añadiendo que, eso no está en la mira de Windows 7 por ahora. Esto deja una apertura potencial para Apple Inc., e inclusive para los fabricantes netbooks basadas en Linux.
Optimizar los SSD para Windows 7 es fundamental. La venta de laptops, especialmente netbooks están en aumento. Mientras los precios del SSD caen verticalmente, la capacidad y calidad aumentan. De acuerdo a la consultora Gartner, un SSD de 512GB que cuesta casi 600 dólares en la actualidad, deberá costar menos de 300 dólares en el año 2010, momento en el se espera sea el lanzamiento oficial de Windows 7.
Los SSD están en camino de alcanzar su máximo potencial, señaló Frank Shu, gerente senior de programa de Microsoft. En su presentación durante el WinHEC, Shu hizo un bosquejo de las maneras en las que Windows 7 superará a Vista y XP en su respaldo a los SSD.
Primero, Windows 7 apagará la defragmentación del disco cuando detecte un SSD en lugar de un disco duro. Defragmentar discos acelera la lectura de la data en un disco duro convencional, al reunir los datos de un archivo. Pero la lectura del SSD flash ya es de por sí rápida. Más bien, los SSD son lentos en la escritura de data. Más aún, si el proceso de borrar y mover data requiere encender las celdas de la memoria con alto voltaje. Lo cual desgasta el SSD gradualmente. Por lo tanto la defragmentación acorta la vida útil de un SSD sin mejorar su rendimiento, afirmó Shu.
Eric Lai, Computerworld USA