Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Crecimiento económico y TIC

[23/02/2010] Hace unos días Telefónica nos pidió tomar partido. No lo hizo, sin embargo, con el ánimo de definir un rumbo político -ahora que se acercan las elecciones- sino con la intención de establecer la posición de las personas con respecto a lo que pueden hacer las tecnologías de la información en el crecimiento económico del país.

Las personas a las que se les pidió esto fueron las invitadas al foro El Partido de las TIC: Más comunicación para más desarrollo, realizado en el Hotel Meliá y que traía como plato fuerte la presentación de dos expositores extranjeros, y del propio Javier Manzanares, presidente ejecutivo del Grupo Telefónica en el Perú.
La presentación y comentarios del evento estuvo a cargo del siempre correctísimo Raúl Vargas y comenzó con la presentación de John Zysman, profesor de la Universidad de Berkeley y codirector y cofundador del Berkeley Roundtable on the International Economy, quien -como otros extranjeros que han venido al país a alguna conferencia- señaló que es necesario que el país tome decisiones estratégicas.
John Zysman: no es cuestión de copiar modelos.
Con una presentación que lindaba con la historiografía, Zysman llevó de la mano al auditorio -conformado por invitados de la comunidad tecnológica y científica- hacia los inicios del desarrollo de los países. El académico señaló que la evolución que se puede apreciar en las naciones tiene algo paradójicamente en común: son distintas.
La forma en que unos países se han desarrollado difiere de la de otros, aunque se pueden encontrar algunas claves que nos pueden ayudar a identificar algunas tendencias. La primera de ellas es que en el naciente capitalismo de Estados Unidos -la cuna del sistema- se podía apreciar empresas que se encontraban muy integradas en sí mismas. Ellas tenían a su cargo todo el proceso de la creación de los productos, desde los elementos que lo conformaban hasta la comercialización de los mismos.
Sin embargo, ese modelo de crecimiento fue cambiando. Una vez que las tecnologías ingresaron, éstas permitieron que la creación de productos fuese un proceso estandarizable que creaba productos estándar. Este fue uno de los primeros logros de la innovación que permitían las tecnologías. La estandarización de los procesos y de los productos fue un gran paso, pero también tuvo sus consecuencias.
La primera de ellas es que un proceso estándar que crea un producto estándar, está creando en realidad un commodity. Un producto, así, puede ser el fruto de la innovación tecnológica pero el hecho de que sea estandarizable lo convierte en un producto que no se diferencia de los demás producidos en serie.
Otra consecuencia de la estandarización es que los propios procesos pueden ser duplicados para la creación de productos similares en otros lugares. Es decir, la estandarización de los procesos permitió que las economías que se basaban en la producción interna pudiesen salir hacia el exterior y duplicar sus procesos de producción en el exterior. Y con ello se dio inicio a la globalización.
Lo que en un inicio fue la obra de las tecnologías que permitieron la estandarización de los productos se potenció radicalmente con las tecnologías de las comunicaciones, que permitieron que no solo la producción se moviese al exterior sino que se crearan nuevas tecnologías y nuevos mercados.
Eso fue lo que sucedió en los Estados Unidos de los años 80 y 90, un país que tuvo que enfrentarse al resurgente Japón que con su potente industria automotriz parecía hacer tambalear al gigante norteamericano.
El outsourcing se convirtió en palabra común y de ahí en adelante la historia es ya conocida.
¿Es entonces este el camino que debe seguir el Perú? No necesariamente. Como se dijo en un inicio, la tecnología se ha desarrollado mediante la innovación, pero no se ha desarrollado de la misma manera en todos los países.
Nokia, el gigante global de las telecomunicaciones, es también un jugador de peso, pero no pasó por el mismo desarrollo por el que pasaron las compañías de Estados Unidos. Como señala Zysman, Nokia y su innovación es el resultado de una confluencia de esfuerzos entre los que se encuentran los esfuerzos del estado finlandés y la propia comunidad de ese país. Nokia se encuentra en un país pequeño que no hubiera podido alcanzar las escalas necesarias para crecer como lo hizo sin acudir a los mercados mundiales.
Toda la lógica que se mencionó en el desarrollo capitalista y tecnológico de Estados Unidos no es el mismo que en Finlandia, ni tampoco el de Irlanda o Dinamarca.
En el caso peruano creo que el tema principal es que no hay estrategias de crecimiento que se puedan seguir como una receta. La forma en que Finlandia tuvo éxito fue muy diferente de la forma en que lo hizo Irlanda o Dinamarca, o Taiwán. Entonces, no se trata de copiar a alguien, sino de identificar las oportunidades específicas que tiene el Perú, sostuvo Zysman.
Jonathan Murray: los drivers de las TI
La segunda exposición estuvo a cargo de Jonathan Murray, vicepresidente de Tecnología para el Sector Público de Microsoft. El ejecutivo sostuvo en su presentación que la tecnología cambia y que cambia constantemente debido a cinco materias primas.
La primera es la capacidad de procesamiento, es decir, las computadoras que tenemos. Esa capacidad se duplica cada 12 o 18 meses conforme lo establece la Ley de Moore. Por 40 años ha pasado esto, y continuará pasando por al menos otros 12 años más, de acuerdo a las previsiones de Intel. Esto significa que en 10 años tendremos de 200 a 300 veces más capacidad de computación disponible para nosotros. Es inimaginable la cantidad de innovaciones que se pueden realizar con esa capacidad de procesamiento.
La segunda materia prima es el almacenamiento. Hay cada vez más capacidad en los dispositivos que utilizamos. Lo interesante es que ese almacenamiento también tiende a duplicarse cada 12 o 18 meses en términos de su disponibilidad, así que no nos vamos a ver limitados en los próximos años por la cantidad de almacenamiento que vamos a tener. La cantidad de datos que generamos todos los días se encuentra ahora en la magnitud de los terabytes de datos y petabytes y esto es importante porque en los datos que generamos se encuentran nuestros conocimientos, y con ellos, nuevamente, podemos generar más innovación.
La tercera es el networking, o el ancho de banda. Esto es particularmente importante para el Perú que es un país de desafíos para el networking. Perú no es un país plano así que se tiene el desafío de la geografía y esto crea a su vez desafíos de infraestructura. Esos son las grandes tareas pendientes -el crecimiento de la infraestructura de red- para compañías como Telefónica y para el gobierno, pero ese es el camino por el que se tiene que ir en los siguientes 10 años, sobre todo en el ámbito rural.
La otra materia es el consumo de energía. El consumo cambia con el tiempo y si nos proyectamos dentro de 10 años, la capacidad de procesamiento que se tiene en una laptop podrá basarse en dos simples pilas chicas durante seis meses debido a la reducción de la tasa procesamiento/consumo de energía. Solo basta imaginar todo el potencial de innovación que se podrá generar cuando se tenga todo ese potencial de procesamiento.
Finalmente, la quinta son los dispositivos. El mundo esta viendo el surgir de una nueva clase de dispositivos que pueden hacer cosas tales como el monitoreo ambiental, proporcionando datos hacia la infraestructura de TI. Veremos una enorme expansión en el número de dispositivos conectados a la red en los próximos años. De hecho, ya vivimos en mundo con miles de millones de dispositivos, pero en el futuro llegaremos a los trillones -todos con la capacidad de conectarse a la red y operar remotamente para optimizar el funcionamiento de nuestro entorno.
Algo que tenemos que entender es que las TIC no se quedan quietas, las tecnologías continúan desarrollándose y es necesario que se tenga un proyecto para aprovechar esos avances tecnológicos porque mientras más nos demoremos en tomar esas decisiones estratégicas, más ventajas les damos nuestros competidores en la economía global que sí están tomando esas decisiones, declaró el ejecutivo.
Manzanares: masificar la banda ancha.
La presentación final estuvo a cargo de Javier Manzanares. A manera de exposición, hizo un breve resumen de lo que la empresa había logrado hasta el momento en el país y de lo que tenían planeado hacer. Y como si hubiera atendido uno de los pedidos de Murray -incrementar la infraestructura- dejó en claro que el anuncio principal de su disertación tenía que ver con la masificación del servicio de acceso a Internet.
Ha llegado el momento de masificar la banda ancha en el Perú, pues a través de las tecnologías de la información y comunicación, el Perú recibirá un nuevo impulso a su crecimiento, haciendo más competitivas a las empresas e integrando cada vez más peruanos a los beneficios de la modernidad, señaló el ejecutivo.
Manzanares destacó el esfuerzo que Telefónica viene realizando para masificar la banda ancha en el país a través de iniciativas como la nueva red de 1.200 km de fibra óptica que Telefónica implementará en la sierra central y sur del país, y que le permitirá llevar la banda ancha a ciudades como Abancay, Andahuaylas, Ayacucho, Cusco, Huancavelica, Huánuco, Pucallpa y Tingo María. Para ello, la empresa ha anunciado inversiones en infraestructura de telecomunicaciones por 1.500 millones de dólares para el período 2010-2013.
El acceso a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) eleva la calidad de vida de las personas y tiene un positivo impacto en el desarrollo de los pueblos, apuntó Manzanares.
Al respecto, un reciente estudio del Banco Mundial revela que es posible obtener un impacto de hasta 1,38 puntos de crecimiento económico por cada 10 puntos de penetración de banda ancha.
El foro sirvió como el lugar para que luego de las disertaciones, los presentes se animaran a discutir la importancia que ha cobrado la tecnología en el crecimiento económico del país. Las cifras son contundentes y revelan que el sector tiene también mucho que hacer por el país.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú