Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Velocidad y picardía, claves del éxito para las aplicaciones web

[23/02/2010] Para tener éxito, una aplicación web debe ser rápida, inmediatamente útil, lúdica y amigable para los motores de búsqueda, con una interfase de usuario clara, según el capitalista de riesgo Fred Wilson, de Union Square Ventures.

Wilson, al hablar en la conferencia Future of Web Apps en Miami Beach, también recomendó, a los desarrolladores y empresarios que llenaron el Colony Theater, que las aplicaciones también deberían tener su propia voz, o una personalidad que las distinga, y concentrarse en hacer realmente bien un par de cosas.
Wilson sabe algo sobre qué es lo que hace que una aplicación web sea exitosa: las inversiones iniciales de Union Square Ventures han incluido a Twitter, Foursquare, Boxee, Delicious y Feedburner.
Si una aplicación es lenta, el usuario final promedio renunciará a ella y pasará de largo, por lo que las aplicaciones deben ser diseñadas desde sus cimientos pensando en la velocidad, señaló Wilson. Luego, su utilidad debe ser inmediatamente evidente y clara.
El diseño también debe ser limpio con abundante espacio vacío y fuentes grandes, por ejemplo, para que la aplicación no se vea llena en la página, indicó.
En lugar de contratar a un profesional de márketing, las nuevas empresas deberían asegurarse de que su aplicación web esté optimizada para los motores de búsqueda, para que así Google y los otros principales motores de búsqueda, puedan indexarla, junto con su contenido, explicó Wilson. Es que una nueva aplicación web es una aguja en un pajar, agregó.
Además de ser fácilmente detectable por los motores de búsqueda, las aplicaciones web deben ser amigables para las redes sociales como Facebook y Twitter. En estos días, las redes sociales son tan importantes como las búsquedas en materia de visibilidad, sostuvo.
Es recomendable para las nuevas empresas participar en las no convencionales guerrillas de márketing ya que resulta barato, potente y auténtico, señaló.
Para aferrarse a los usuarios finales y convencerlos de participar en el comportamiento deseado, las aplicaciones también deben tener una dinámica de juego que las haga divertidas de usar, agregó. La capacidad de jugar en una aplicación es realmente importante, finalizó Wilson.
Juan Carlos Pérez, IDG News Service