Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

CEO de Palm: Estamos abajo, pero no fuera

[26/02/2010] El una vez proveedor de dispositivos de mano con más éxito en el mundo, se encuentra ahora en una situación difícil. Palm anunció esta semana que no cumpliría con las directrices económicas que ha proporcionado a los inversionistas de Wall Street. La diferencia se atribuyó a las bajas ventas de sus teléfonos inteligentes basados en webOS como el Palm Pre.

Sin embargo, eso no es suficiente para traer abajo al CEO y presidente de Palm, Jon Rubinstein. El ex directivo de Apple emitió una misiva a los inversionistas, discutiendo los pasos que la compañía está tomando para ayudar a corregir su curso. Lo primero de la lista fue el fortalecimiento de la asociación con Verizon Wireless mediante el entrenamiento del personal de ventas y la participación en una campaña publicitaria más amplia.
¿Cómo cayó Palm en esta difícil situación? Aunque al principio la compañía había dado pasos gigantescos con su línea de teléfonos inteligentes Treo, su PalmOS había envejecido pobremente, tanto así, que la empresa empezó a vender teléfonos móviles con Windows Mobile. En un intento de revitalizarla, comenzaron a trabajar con un nuevo sistema operativo llamado webOS, que debutó en el Palm Pre durante el CES en el 2009. La presentación fue impresionante y dio lugar a que se hablara de Palm como un competidor digno de Apple. La Pre no salió a la venta hasta junio del 2009, y nuestra propia crítica lo consideró como una entrada respetable al mercado, aunque no sin defectos.
Lamentablemente, el avance de la plataforma webOS se vio obstaculizado debido a la limitada disponibilidad del SDK para los desarrolladores externos; lo cual puso en aprietos a la empresa, al momento de competir en el mercado de aplicaciones contra el ventajoso producto del año de Apple, un hecho del que Phil Schiller, vicepresidente de Apple, no dudó en burlarse durante la presentación principal de la WWDC (Worldwide Developers Conference) de la compañía. Además, Palm también cometió el error de tratar de forzar su camino hacia el iTunes para usarlo como sincronizador de medios. La medida atrajo la atención de la prensa hacia Palm, pero finalmente la empresa se encontró del lado de los perdedores.
Seis meses de exclusividad con Sprint tampoco ayudaron en el caso de Palm, sobre todo cuando, a principios del 2010, se rumoreó que el teléfono operaría a través de una red mucho más conocida, Verizon. Estos rumores no beneficiaron la conferencia de prensa de Palm en el CES 2010, convirtiendo lo que debería haber sido un anuncio estratégico importante, en una conclusión inevitable.
Sin embargo, incluso los modelos actualizados de sus terminales en Verizon, no han sido suficientes para impulsar las ventas de Palm en la medida en que se había esperado. La empresa indicó el jueves que sus ingresos del año fiscal estarían muy por debajo del rango de 1,6 a 1,8 mil millones de dólares que se había pronosticado, y que esperaba ingresos de 300 a 320 millones en el trimestre actual.
No hay duda de que ya es tarde en el juego, y que Palm ha perdido varias carreras, pero muchas veces un equipo juega mejor cuando está detrás; no hay nada que a la gente le guste más que un retorno. Algunos incluso han lanzado la teoría de que la situación de Palm y su lista de ex empleados de Apple es un mal presagio para el equipo de Cupertino, en un futuro sin Steve Jobs. Pero también hay que admitir que, de todas las personas, la ex gente de Apple es la que mejor sabe cómo ser el patito feo del grupo.
Dan Moren, Macworld.com