Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Nubes privadas: Ocho requisitos indispensables para su implementación

Por Stephen Elliot, vicepresidente de estrategia de la unidad de negocios, Virtualización y Automatización de Servicios de CA

[02/03/2010] La virtualización es uno de los ladrillos más importantes para construir nubes privadas. Esta tecnología dinámica que está transformando el enfoque del management en las organizaciones de TI tiene el potencial para simplificar algunas cosas pero también para complicarlo todo. Factores como la compra del silo, la heterogeneidad, los protocolos, las integraciones mal hechas y las herramientas de gestión poco maduras pueden opacar el verdadero valor de la virtualización.

Los líderes de TI deben hacer frente a estos desafíos para allanar el camino a las futuras implementaciones de nubes privadas que, según pronostican varios especialistas, serán la base del crecimiento de negocios en la próxima década. A continuación, los ocho principales requisitos a tener en cuenta al implementar nubes privadas para lograr que el negocio crezca y los costos se mantengan; obteniendo, al mismo tiempo, más de la gente, los procesos y las tecnologías. 
1. Administración adaptable (física y virtual
La integración de una gestión física y virtual es clave para implementar exitosamente nubes privadas. Casi todas las organizaciones de TI utilizan la virtualización con cada vez mayor frecuencia y ya están empezando a considerar hipervisores heterogéneos. Debido a la creciente necesidad de tener tanto gestión del "elemento" como gestión de valor end-to-end, se hace cada vez más inevitable aplicar una administración basada en modelos, interfases integradas, análisis existentes de causas primarias,  y automatización de bitácoras, ya sea para entornos físicos como virtuales. La virtualización no elimina la necesidad de administración sino que la hace más crucial, pues el cloud computing se basa en centros de cómputo en tiempo real y modelos dinámicos de asignación.
2. Arquitecturas de vanguardia
La próxima generación de arquitecturas de data center, como los switches virtuales Cisco Nexus y el Cisco Unified Computing System, concentra redes, almacenamiento y conectividad en un solo chasis; y por eso mismo su papel será vital paras la implementación de nubes privadas. Estas arquitecturas usan la virtualización y ofrecen a los clientes nuevos paradigmas de configuración, automatización, seguridad y solución de problemas en base a la aplicación. La gestión de estos sistemas debe permitir que los clientes obtengan más de la capa virtual, entregando administración dinámica de capacidad y visibilidad de servicio de negocios. 
3. Gestión basada en parámetros 
Las soluciones de administración deben comprender e incorporar parámetros de diferentes componentes. La importancia de este requisito radica en que las nubes privadas administran y desplazan recursos de forma dinámica en base a los pedidos de negocios. En los próximos años, seudoestándares -como el OVF- ganarán presencia debido a que la gestión de VM (máquinas virtuales, por sus siglas en inglés) desde una perspectiva de servicios (versus el componente actual), permite una administración orientada a servicios.
Los parámetros se presentarán de maneras muy variadas, como negocios o tecnología, y los puntos de integración se volverán determinantes para el mantenimiento de los niveles de servicio en entornos dinámicos de la nube. La integración de los acuerdos sobre los criterios de cálculo de performance, reembolsos, SLA (Service Level Agreements), y Quality of Service (QoS, calidad de servicios) será de gran importancia para determinar el valor y brindar TI de alta calidad
4. Estandarización de procesos
Las versiones 2 y 3 de ITIL, CoBit, y otros modelos de aptitud y madurez ganarán terreno en respuesta a una mayor necesidad de control y administración generada por las inquietudes sobre seguridad, disponibilidad, compatibilidad y expansión de las VM. La manera más rápida de reducir costos es estandarizar. Los procesos, tanto a nivel humano como tecnológico, ofrecen oportunidades para fijar costos y no solo reducirlos a través de infraestructuras físicas y virtuales. La integración de estos entornos se hace indispensable.
5. Análisis de justificación de valor
Los líderes de TI y de negocios enfrentarán una fuerte presión para definir costos y tomar decisiones en base al valor del negocio, teniendo en cuenta los análisis de capacidades de TI para modelos de nube internos versus externos. Cada modelo debe tomar en cuenta los tipos de servicios y la estructura de costos subyacente para brindar estas capacidades de TI. Lo principal es la discusión sobre el grado de importancia de las capacidades de TI para el negocio y el papel que estas juegan en el crecimiento del negocio. El valor se puede definir de diferentes maneras, pero es indispensable que los ejecutivos de tecnología comprendan los objetivos de negocios y defiendan la inversión, sin importar si la capacidad de TI será generada de manera interna o mediante un proveedor de nube externo. La definición de lo que la organización de TI puede brindar, y a qué costo, será cada vez más crucial para la toma de decisiones, ya que la competencia entre proveedores dará lugar a opciones menos costosas para diferentes capacidades de TI.
6. Virtualización del mainframe
Gracias al crecimiento del MIPS (millones de instrucciones por segundo, por sus siglas en inglés) el mainframe está más saludable que nunca, lo mismo que los entornos mainframe virtualizados. En algunos casos, las empresas buscan integrar los procesos de aplicación de mainframe virtualizados con otros tipos de arquitecturas físicas. Dado que son numerosas las aplicaciones que atraviesan tanto arquitecturas físicas como de mainframe, las organizaciones de TI calculan el impacto en el costo, observando los análisis de causas profundas para la gestión de rendimiento de las aplicaciones. La capacidad de observar una transacción mientras recorre diferentes piezas de la arquitectura, tanto física como virtual, mainframe y distribuida, será un requisito clave para la implementación de nubes privadas. 
7. Mayor automatización
La automatización es una tecnología vital para las nubes privadas porque ayuda a reducir y a fijar costos. Los procesos estandarizados más importantes -como los de cambio y configuración; gestión de distribución de aplicaciones- junto con una migración hacia transparencia de servicios, operaciones de servicio y definiciones vinculadas al ITIL, ofrecen enormes posibilidades de automatización. No basta con integrar los procesos físicos y virtuales. La identificación automática de problemas, puntos de referencia y la resolución de problemas son capacidades clave para las nubes privadas.
8. Self-Service
La idea de "self-service" o autoservicio consiste en que los clientes puedan tomar lo que necesitan. El concepto es simple: fomentar que los empleados soliciten recursos de cómputo on demand y adjudicar estos recursos automáticamente. El valor del autoservicio en las implementaciones de la nube privada se debe a que los pedidos del cliente deben estar vinculados a la disponibilidad del recurso, los modelos de reembolso, los conocimiento de red, almacenamiento y servidor, así como a un portal fácil de usar y de comprender para todo tipo de usuarios. 
Nuestras conversaciones con los clientes no solo nos permitieron constatar que hemos llegado lejos, sino también avizorar hacia dónde nos dirigimos. Una empresa de servicios financieros desea tener una "caja de conexiones con todas las aplicaciones clave y la infraestructura virtualizada, además de una capa de administración para proveer control y visibilidad. Otro cliente está interesado en una estructura dinámica y una línea de ensamblaje automatizada para las aplicaciones de negocios. Un tercero quiere una nube automatizada y self-service para sus equipos de desarrollos. Las organizaciones de TI se están adaptando a la rapidez y la presión de entregar servicios de nube privada a través de su red de infraestructura. Los beneficios de estas capacidades son claros: reducir costos, frenar gastos, minimizar el impacto en el negocio y obtener más de la gente, los procesos y las tecnologías.
CIO.com
Stephen Elliot es vicepresidente de estrategia de la unidad de negocios Virtualization and Service Automation (virtualización y automatización de servicios) de CA. En este puesto, se ocupa de la tecnología de la unidad de negocios, la creación de estrategias, las relaciones con los analistas, posicionamiento de mercado, desarrollo de socios y acuerdos con los clientes. Previamente, Stephen destacó como analista de la industria de software en IDC, Hurwitz Group, Gartner, Instat, y Forrester. También fue gerente de marketing en el start-up Inteq.