Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Las nuevas tecnologías emergentes

El futuro ya se encuentra aquí, solo que no esta bien distribuido (William Gibson).
[02/03/2010] Con esta cita Jackie Fenn, vicepresidente y fellow de Gartner, dio inicio hace unos días a un webinar denominado Prepare for Disruptive Emerging Technologies through 2020 en el que realizó un recorrido por las tecnologías emergentes que las TI tienen ahora a su disposición.
El mensaje fue claro: hay muchas tecnologías y se puede sacar provecho de muchas de ellas, incluso antes de que lleguen a un estado de plena adopción. ¿Cómo lograr esto? Con bastante imaginación y mente abierta, pues lo que para unos puede ser la herramienta del futuro, para otros ya es la tecnología que le brinda ganancias.
¿Adopción plena?
Cuando se observan las tecnologías emergentes vamos a encontrar personas y empresas que ya las vienen utilizando en las etapas iniciales de su ciclo de vida, y están sacando provecho de ellas, y están manejando los riesgos y les están dando buen uso. Eso significa que se puede obtener valor de ellas a pesar de que no se encuentra bien distribuidas, sostuvo Fenn.
Todos conocen el hype cycle de Gartner, herramienta que se utiliza para observar las tecnologías y determinar en qué estadío de adopción se encuentran ellas. Los cinco estadíos en los que Gartner divide el ciclo de adopción de una tecnología nos muestran que muchas pueden encontrarse en sus etapas iniciales y arrastran gran inquietud tras ellas, pero que es recién en su etapa final que muchas empresas deciden trabajar con ellas.
Gartner ha trabajado y rastreado el desarrollo de cientos de las llamadas tecnologías emergentes y ha encontrado que aunque algunas pueden encontrarse fuera de su etapa madura, pueden proporcionar valor a las organizaciones que deciden utilizarlas. De hecho, Fenn presentó durante su exposición algunos ejemplos de que esto puede ser posible.
Cuando revisamos el hype cycle nos damos cuenta que podemos encontrar valor en diferentes etapas. Así que hoy vamos a ver como es que, por ejemplo, Netflix ha podido encontrar valor con el diseño de algoritmos; como otra compañía ha podido reducir el daño en la cadena de abastecimiento con el uso de sensores, y otros ejemplos similares, sostuvo el ejecutivo.
Aprovechar al público
Comencemos con la tecnología que muchos de nosotros hemos estado observando desde hace ya por un par de años: el software social. Probablemente muchas empresas han implementado blogs y wikis dentro de su organización. Sin embargo, el verdadero reto es cómo generar valor con esas tecnologías en la forma de colaboración, dentro y fuera de la organización.
Una de las direcciones en las que se está yendo para encontrar valor fuera de la organización es el crowdsourcing. Este concepto es similar al outsourcing pero se realiza con personas que uno no conoce, y se basa en determinar cómo aprovechar a la gente que se encuentra fuera de la organización para hacer algo que de otra manera se tendría que pagar.
Lo que hizo Netflix (proveedor de películas a través de Internet) fue establecer una competencia cuyo premio era un millón de dólares por la creación de un algoritmo para un agente de recomendación.
Netflix es un sitio de películas, y a medida que uno navega por el sitio, se le proporcionan recomendaciones basadas en su comportamiento y en el de otras personas como uno, al igual que lo hacen otros sitios como Amazon. Netflix considera que el poder de las recomendaciones y su exactitud es lo que la ha mantenido como líder en su campo cuando otras compañías, incluso tan grandes como los supermercados Wal-Mart, han fallado.
Sin embargo, ellos saben que han llegado al límite de cuánto pueden mejorar el motor de recomendación así que establecieron una competencia. Afirmaron que si alguien podía mejorar en 10% el motor de recomendación -y que se pueda demostrar con métricas la mejora- otorgaría un millón de dólares. Así que obtuvieron una solución mejor de lo que cualquiera de sus ingenieros hubiera podido crear. Les tomó un par de años llegar a la marca del 10% pero llegaron en agosto pasado.
El entorno
Con el advenimiento de la computación móvil es mucho más probable ahora que la computación sea parte de nuestras vidas reales. Por ello han aparecido tecnologías como la localización que determina la posición de una persona, o de un objeto, o también la identificación de objetos usando códigos especiales como el RFID o incluso el reconocimiento de imágenes para identificar qué es lo que estamos viendo.
Sin embargo, quizás uno de los usos que se pueden determinar como impactantes para las empresas de producción es el de las redes de sensores, dispositivos que pueden sentir lo que se encuentra alrededor de ellos.
Un ejemplo de un buen uso de esta tecnología -aún no madura- es el de una compañía de aves de corral que usa sensores que coloca dentro de su línea de abastecimiento de aves, es decir, en su criadero.
Se colocan sensores en forma de huevos entre los huevos de las aves y la idea es que éstos detecten movimientos, temperaturas y otras métricas para determinar cuándo se está produciendo algún daño.
El uso de esta tecnología ha tenido un gran impacto directo en la reducción de los daños y en los resultados de los criaderos que se encuentran bajo esta modalidad.
Un avance mayor de esta tendencia es el llamado context-aware computing, que tiene un fuerte impacto en la forma en que se proporciona información y cómo se hace uso de ella. Sus primeros pasos se dieron con los servicios de presence en el que otras personas sabían el estado de otras (si se encontraban ocupadas o libres para iniciar una conversación), que con el tiempo evolucionarán hacia servicios más sofisticados como el de la localización (2010-2021) donde sabremos donde se encuentran las personas, sostiene Fenn.
Sin embargo, en el futuro (2015) no solo podremos estar al tanto de comportamientos simples -como el saber el estado o la posición de una persona-, sino comportamientos más complejos que incluso pueden llegar a la predicción del comportamiento.
Si unimos los avances en estas tecnologías, lo que se puede hacer es lo que se denomina realidad aumentada. En realidad, no es un concepto nuevo, se encontraba en la industria de las manufacturas pesadas, en las que una persona con una tabla podía leer un código y éste le daba instrucciones de qué hacer con el producto que tenia el código, pero ahora se utiliza incluso a nivel de consumidor.
El futuro de esta nueva tecnología se basa en el uso de los celulares para proporcionar contenido específico sobre algún producto del mundo real. Estos teléfonos tienen una cámara que se usa para presentar información adicional sobre el producto que se está observando con la cámara y aumentar la realidad.
Debido al uso de plataformas como el Android en estos teléfonos vemos mucha creatividad en el uso de ellos, así que esperamos que se desarrollen muchas aplicaciones en el futuro para la realidad aumentada, explica Fenn.
Otras tecnologías
Los desarrollos alcanzados con la computación no solo se limitan a la realidad aumentada sino también a otras tecnologías ya conocidas pero que se encuentran mejorando, como el reconocimiento de la voz, la traducción mediante software, el reconocimiento de imágenes, todo lo cual puede beneficiarse del crowdsourcing.
Sin embargo, para Fenn la tecnología más disruptiva en muchas industrias que tiene ante sus ojos es la impresión en 3D. Si antes un equipo de impresión en 3D era solo algo alcanzable para las empresas dispuestas a gastar 200 mil dólares, en la actualidad las firmas ya no requieren realizar tales inversiones, pues se puede encontrar ahora equipos desde los 20 mil dólares.
Finalmente, una tecnología que parece mitad ciencia ficción y mitad un gran juguete, pero que tiene un valor muy grande para la industria, es la de los robots móviles.
La aplicación que se destaca en la actualidad en este campo es la de la infraestructura móvil. Una de las aplicaciones de este tipo de infraestructura es la que se produce en la industria del cuidado de la salud. En los hospitales una unidad de videoconferencia móvil (el robot) puede ingresar a la habitación de los pacientes y permitir que el doctor interactúe con ellos a pesar de que el médico no se encuentre físicamente presente en el lugar.
Así, aunque las aplicaciones tradicionales de los robots móviles han sido la telepresencia en ambientes hostiles, vehículos autónomos, limpieza, reparto, juguetes, e incluso hasta compañía, en la actualidad se vislumbran otros usos como el de la telepresencia en otros entornos (el hospital no es un ambiente hostil), RFID, y almacenamiento.
Particularmente para la industria productiva, con los robots móviles que se encuentran en los almacenes para ingresar y retirar mercancías de una manera mucho más rápida y eficiente de lo que cualquier ser humano podría hacerlo. Esto se debe a los grandes avances que se han desarrollado en el reconocimiento de sendas y caminos al interior de los almacenes por parte de los robots, e incluso en un futuro cercano a una clase de robots que podrá encontrar su camino dentro del almacén, a pesar de que no haya rutas preestablecidas para ellos.
En la actualidad, la investigación y desarrollo en el campo de esta tecnología apunta a tres actividades: llevar objetos, levantar objetos y realizar rescates, tanto para entornos militares como para emergencias de carácter no militar, e incluso en el mantenimiento del hogar.
Un uso futurista es la human augmentation que se realizará mediante exoesqueletos (que incrementan la fuerza humana) y con dispositivos que ayudarán a las personas con problemas al caminar.
La adopción en la realidad
A pesar de que estas tecnologías nos demuestran que no es necesario encontrarse en el Plateau of Productivity para otorgar valor a las compañías que las adoptan, las firmas prefieren irse hacia otras tecnologías más desarrolladas y probadas. Y dentro de un mundo tan conectado como el actual, es de preguntarse cuáles de las tecnologías de colaboración son las que ya han sido plenamente aceptadas por las firmas.
Es por ello que Fenn mostró una lista basada en una encuesta sobre adopción de tecnologías Gartner. El primer lugar se lo lleva la mensajería instantánea empresarial, seguida de la videoconferencia en el escritorio y por la virtualización de la PC.
Es de sorprender, pero el blogging se encuentra recién en la cuarta posición, mientras que las Tablet PC y los wikis ocupan el quinto y sexto lugar. La telepresencia se encuentra en el séptimo lugar.
Ya casi fuera de la lista se encuentran otras rarezas como la administración de las ideas, el microblogging, o el análisis de las redes sociales. Igual suerte corren otras tecnologías bastante llamativas pero poco adoptadas como los mundos virtuales, o el uso de los RFID en todos los ítems. Las impresoras 3D, los robots móviles y el crowdsourcing -de las que se habló anteriormente- también se encuentran en este grupo.
¿Quiénes se encuentran siendo evaluadas? La nube (aplicaciones, sistemas), la identificación biométrica, las computadoras táctiles, la virtualización de las PC, y la videoconferencia en el desktop.
Fenn finaliza sus ideas con una cita de Arthur Schopenhauer que viene muy bien en el actual entorno de las nuevas tecnologías: La tarea no se trata de ver lo que otros no han visto, sino pensar lo que otros no han pensado sobre aquello que todos podemos ver.
José Antonio Trujillo, CIO Perú