Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Narus desarrolla un temible "sabueso" para las redes sociales

[03/03/2010] Narus está desarrollando una nueva tecnología que filtra miles de millones de datos de las redes sociales y servicios de Internet, y encuentra las conexiones entre ellos.

El nuevo programa, cuyo nombre es Hone, está diseñado para ofrecer a las agencias de inteligencia y policiales una ventaja sobre los criminales que operan de forma anónima en Internet.
En muchos sentidos, el mundo cibernético es ideal para actividades subversivas y terroristas, aseveró Antonio Nucci, director de tecnología de Narus. Para la gente mala, es un lugar fácil donde ocultarse, agregó. Pueden perderse y esconderse muy fácilmente detrás de un gran océano de transacciones digitales legales.
Es fácil configurar una cuenta de Gmail o Facebook bajo un nombre falso. La pregunta al momento de hacer cumplir la ley viene a ser entonces, ¿cómo se conectan las diferentes piezas de información a una misma persona? Es muy difícil encontrar la conexión entre dos pedazos de información, aclara Nucci. Realmente lo que le estamos pidiendo [a los representantes de la ley] es que se conviertan en genios.
Narus es mejor conocido como el creador de NarusInsight, un dispositivo de monitoreo de red que puede analizar el tráfico en las redes IP. AT&T supuestamente utilizó un sistema Narus para interceptar los datos de sus clientes en nombre de la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, como parte de un programa nacional de vigilancia de terroristas.
Hone trabaja en conjunto con NarusInsight. Según una declaración del propio Nucci, sin embargo, puede hacer algunas cosas un poco intimidantes.
El usuario del software crea un perfil objetivo, y Hone luego procede a vincular lo que Nucci denomina islas de información. Hone puede analizar conversaciones de VoIP, identificar biométricamente la voz o la fotografía de alguien, y luego asociarla con distintos números telefónicos.  Puedo tener una muestra de su voz en inglés, y puede comenzar a hablar mandarín mañana. No importa, lo voy a capturar.
El sistema utiliza inteligencia artificial para analizar los correos electrónicos, y puede vincular correos a diferentes cuentas, haciendo lo que Nucci denomina análisis de tópicos. Va a pasar por una serie de documentos y automáticamente los va a organizar en tópicos; no estoy hablando de palabras clave, como se hace hoy, estoy hablando de tópicos, especificó.
Esto no se puede hacer con la tecnología actual, precisó. Si busca algo sobre fertilizantes en Google...va a obtener 6,5 millones de páginas, disfrútelo entonces, agregó. Si quiere buscar información sobre personas ajenas a la agricultura que están discutiendo el tema de fertilizantes...ni siquiera es posible realizar esa búsqueda.
Hone se filtra a través de millones de motores de búsqueda de perfiles de personas con atributos similares: los perfiles de Blogger que comparten la misma cuenta de correo electrónico, por ejemplo. Se puede buscar coincidencias estadísticamente probables, mediante el estudio de detalles como el sexo, nacionalidad, edad, ubicación, domicilio y el trabajo de las personas.
Otro componente puede rastrear la ubicación de alguien usando un dispositivo móvil, como una computadora portátil o un teléfono.
Poco a poco, junta las piezas de las diferentes identidades del sujeto en Internet.
Narus todavía está probando las aguas con Hone. Trabajando con un consorcio de universidades, la empresa ha utilizado Hone para filtrar grandes cantidades de información pública. Hemos empezado a recoger datos desde hace tres años y hemos pasado por varios programas, declaró Nucci. Tenemos algo así como 75 millones de usuarios en nuestro sistema. Con el permiso de los usuarios, el equipo de Nucci también analiza los datos de unos 50 mil perfiles privados.
La compañía está ahora hablando con los clientes potenciales, tales como los contratistas de defensa y los organismos gubernamentales, con el objetivo de ver si hay interés suficiente como para convertir Hone en un producto. Si el mercado es tan grande como suponemos que va a ser, entonces vamos a empezar a convertir esto en un producto, enfatizó Nucci.
Ese día podría estar tan solo a un año de distancia, finalizó.
Robert McMillan, IDG News Service