Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

A propósito de los terremotos en Chile y Haití: ¿Qué empacar para sobrevivir a un desastre natural?

[04/03/2010] Los directores de seguridad y CSO son generalmente los responsables dentro de su organización, de diseñar planes de viaje seguros para los empleados. La preparación incluye -generalmente- educación, entrenamiento y quizás hasta un programa de contravigilancia. ¿Pero qué hay acerca de píldoras de yodo y un teléfono satelital? Si le pregunta a Chris Falkenberg, fundador y presidente de Insite Security, todos los planes de viaje deben incluir también ciertos ítems que pueden ser invaluables en caso de un desastre natural imprevisto.

De acuerdo con Falkenberg, el terremoto de 8.8 grados en Chile, combinado con el sismo de 7.0 en Haití, ha hecho que el tema de la seguridad durante un viaje sea más importante que nunca.
"Se le da mucha atención a los desastres provocados por el hombre, tales como el terrorismo; pero relativamente poca, a catástrofes naturales e impredecibles", señala Falkenberg. "Es importante para el administrador de seguridad corporativa u otros ejecutivos de nivel, adoptar un enfoque global para la mitigación de riesgos, incluyendo desastres naturales y sus resultados". Falkenberg habló con CSO sobre las variables que las organizaciones deben considerar, y los objetos que deben empacar cuando viajan, particularmente en el mundo en desarrollo o por regiones políticamente inestables.
Piensa que estos recientes terremotos han traído realmente a la luz la importancia de generar planes de viaje seguros, que incluyan no solo los retos de seguridad hechos por el hombre, sino también naturales. ¿Por qué es eso?
Creo que el problema cuando se prepara un viaje, es uno que tiene que considerar una amplia área de riesgos. Lo que usualmente sucede en un departamento de seguridad es que se enfocan en eventos hechos por el hombre: terrorismo, crimen, y menos en desastres naturales. Esto es –probablemente- porque en algunos casos son fácilmente evitados y también porque son muy raros. Pero es muy valioso para los viajeros pensar sobre qué sucede si están fuera de la red por pocos días y realmente tienen que valerse por sí mismos, mantenerse saludables, y dirigirse a un lugar seguro. Eso es algo que tanto Chile como Haití enfatizan: si es el responsable por la seguridad de viaje y la protección de viaje, es importante preparar a los viajeros para que sean capaces de resistir por sí mismos por al menos 72 horas. Esa, desde mi punto de vista, es la historia de estos terremotos. No es solo el tipo malo al final del corredor o el tipo malo con un camión bomba, también son los incendios y terremotos, y otra clase de cosas malas que pueden suceder.
¿Así que, qué clase de consejo puede darle la gente que se encarga de la seguridad de los viajeros? ¿Qué deben aconsejarles empacar y para qué estar preparados?
Lo primero es llevar teléfono satelital. Creo que son muy valiosos, incluso en los Estados Unidos. En el caso de una gran crisis en Estados Unidos, como un apagón, o incluso alguna clase de crisis donde las torres de celular aún estén funcionando, ellas estarán inundadas con llamadas.
Y en algunas municipalidades, los proveedores de celulares priorizan las llamadas de la policía y del servicio público, así que podría no ser capaz de obtener una línea. Se nos ha dicho que usemos mensajes SMS para conseguir pasar información, pero si una torre de celular se cayó, está atorado. Un teléfono satelital es totalmente independiente. Y si no quiere cargar un teléfono satelital, hay faros basados en satélite que la gente puede cargar y que están diseñados para uso de respaldo.
Un segundo punto a tener en cuenta es el acceso a agua pura. Una de las cosas más valiosas que podemos enviar a Concepción (la más grande ciudad de Chile impactada por el sismo) ahora, es una variedad de mecanismos de tratamiento de agua. Todos ellos son muy pequeños y están diseñados para mochileros y escaladores, así que por lo tanto son fáciles de poner en una maleta. Hay cañitas de agua limpia, hay un dispositivo eléctrico UV, hay pastillas de yodo, hay muchas formas en las cuales puede convertir agua insegura en segura. Creo que eso es realmente importante.
Lo siguiente es llevar una linterna. No puedo imaginar una herramienta de seguridad o emergencia más valiosa que una linterna.
Y máscaras N-95. Ellas hubieran sido muy útiles en Haití y Chile porque le permite respirar en un ambiente polvoso. Una máscara también sería útil si se encuentra en algún lugar con una pandemia de gripe y quiere protegerse de contaminantes en el aire.
Finalmente: un buen kit médico. Nosotros trabajamos de cerca con un grupo de doctores de emergencia que despachan a sus clientes con kits médicos bastante robustos y con acceso a un médico. Podría no tener acceso a un médico inmediatamente, pero si tiene un kit médico con medicina prescrita, está muy por delante de donde estaría de otro modo. Si tiene una herida con inmenso dolor, puede tomar la medicina para el dolor prescrita y resistir hasta que pueda llegar a una instalación médica.
Todo este equipo no es pequeño, pero tampoco pesa una tonelada y ocupa mucho espacio, y puede ser muy valioso si se encuentra en una situación difícil.
¿Los recientes terremotos en Chile y Haití han tenido un impacto en los planes de viajes o de continuidad de negocios de sus clientes?
Teníamos muchos clientes en Haití, así que después del sismo en Port au Prince, estuvimos ocupados asegurando la transportación segura de suministros del lado dominicano al lado haitiano. Pero hasta ahora en Chile no hemos tenido nada. Han pasado pocos días, por lo que esto podría cambiar; pero hasta ahora no hemos escuchado de las necesidades de ningún cliente relacionadas a lo que está sucediendo en Chile.
La advertencia de tsunami creó un problema significativo, porque el área potencialmente afectada era tan amplia que causó repercusiones en muchos problemas logísticos en lo que respecta a ubicaciones para aterrizar para recargar combustible y otros problemas de posicionamiento. Tuvimos que trabajar en torno a eso. Por ejemplo, tuvimos un cliente que se suponía que aterrizara en Hawaii para que su avión cargara combustible, así que esto requirió  un trabajo adicional al tener que redirigir aviones de allí a Anchorage. Obviamente, no puede tener aeroplanos volando hacia aeropuertos que podrían ser sujetos a una inundación. Así que tiene pensar rápidamente en cooperación con planeadores de vuelos para mover las cosas alrededor.
Joan Goodchild, CSO (US)