Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Tras el desastre

[23/03/2010] La madrugada del sábado 27 de febrero, Chile fue remecido por un terremoto que dejó tras de sí cientos de víctimas. Unos perdieron sus casas y otros incluso las vidas, pero quizás otro de los efectos devastadores del sismo fue la pérdida de confianza de la población hacia ciertos sectores del gobierno.

Las empresas también sufrieron. Sus instalaciones se vieron afectadas e incluso uno de sus activos más valiosos, la información, sufrió daños impensables. La causa: el terremoto desnudó las falencias de las empresas en cuanto a qué hacer en caso de un desastre como el que sufrieron. Los centros de datos de las empresas fallaron en algunos casos, y eso trajo consigo el descontento de los usuarios que deseaban volver a la normalidad lo más pronto posible.
¿Qué hubiera pasado si el sismo hubiera ocurrido en Lima? No es la intención de CIO Perú generar alarma en cuanto al tema, pero sí llamar la atención sobre las lecciones que podemos aprender con lo sucedido a nuestro vecino del sur. Solo medite un instante: ¿su centro de datos resistiría un sismo de igual magnitud? ¿En cuanto tiempo podría volver a operar?
Cosas simples a tomar en cuenta
Chile fue golpeado con brutalidad por el sismo y el comentarista de un medio escrito en Estados Unidos señaló que le fue mejor que a Haití (en términos de pérdidas de vidas) gracias a las reformas económicas implementadas en pasadas administraciones (léase Pinochet). Un concepto que ha generado polémica, por decir lo menos.
Ese mismo desarrollo económico le ha permitido a Chile contar con una infraestructura que con el tiempo se ha centralizado en la capital del país. Los centros de datos de las principales empresas se encuentran localizados en la capital mapocha y, algo curioso, sus centros de respaldo se encuentran también localizados en dicha ciudad.
El resultado de esa concentración fue que el día del terremoto tanto el data center principal como el de respaldo de muchas empresas se encontraban dentro de la zona afectada por el sismo y sufrieron daños similares. Por su puesto, no se cayeron todos los servicios pero sí se vieron afectados.
Surgió entonces la pregunta ¿por qué los respaldos no se encuentran fuera del área metropolitana de Santiago? Una pregunta que se encuentra hasta el momento generando cuestionamientos entre las empresas que se vieron afectadas y que seguramente los llevará a tomar acciones.
Pero centralismo es una palabra que no solo es muy conocida en Chile sino que es una característica peruana. El Perú es un país centralista. La mayor parte del comercio y la industria del país se encuentran la capital, al igual que sus centros de datos. Si un sismo ocurriera, todos ellos se verían afectados.
Es hora pues de meditar sobre lo que se debería hacer para salvar la operación ante un sismo de gran magnitud.
Cuando la ubicación de un data center se encuentra por encima del primer tercio de un edificio hay que tomar en cuenta más factores, porque el edificio se va a mover y obviamente todo lo que se encuentra más arriba se va a mover más. Entonces, al momento de tomar decisiones de donde debe estar el data center, si es posible, hay que tratar de situarlo lo mas abajo posible, señala Pedro Paulet, commercial manager de Emerson Network Power del Perú. Y ésta es solo una recomendación de las muchas que se pueden realizar.
De hecho, todo comienza con el propio diseño de la estructura del edificio en el cual se va a encontrar el centro de datos. Desde la perspectiva de Paulet ésta es la primera línea de defensa que se debe de tomar en cuenta para enfrentar un sismo. La estructura del edificio es importante.
Y de ello se desprende que en casos especializados, las estructuras han sido específicamente creadas para resistir sismos, inundaciones, bombas, incendios y demás, pero que desafortunadamente esto no se produce la mayoría de las veces.
Son más las ocasiones en las que las empresas solo cuentan con un espacio dentro de un edificio de oficinas para montar su data center propio, y hay que trabajar con lo que se tiene.
En ese caso se puede pasar a un segundo nivel de referencia, el del propio data center. Y aquí las opciones son múltiples, al igual que los problemas.
En una imagen de un data center que se estaba construyendo en Santiago -no se puede mencionar a la empresa- se puede apreciar como el falso piso o piso técnico se encuentra inclinado debido a que los parantes sobre el que se encontraba montado se habían torcido con los vaivenes del edificio. Afortunadamente, aún no se habían montado racks sobre ellos así que no hubo equipos dañados; pero si un piso sin carga sobre él se dobló, uno puede imaginarse lo que hubiese ocurrido de haber tenido material encima de él.
Paulet sugiere que para esos casos se utilice parantes especiales (de base más ancha y volumen mayor) con anclajes al piso que resistan (lo más que se puede) las ondulaciones y movimientos que genera un sismo fuerte. Obviamente son más costosos que otros materiales pero otorgan una seguridad mayor en caso de este tipo de eventos.
Dicho sea de paso, Paulet señala que siempre sugiere estructuras de zona 4 (la que se utiliza en California, tierra también de sismos fuertes) para las nuevas instalaciones que le encargan. Queda en manos del cliente decidir si los va a utilizar.
El anclaje del piso debajo de los racks tiene que ser parte de la planificación del falso piso de los data centers y pieza importante de la seguridad de los mismos.
Ante el reciente terremoto le preguntamos a Paulet si la oficina de Emerson en Chile le había mencionado sobre los problemas que enfrentaron las empresas en Santiago. Su respuesta fue que sus instalaciones respondieron bien ante el sismo y que los mayores problemas se enfrentaron en las tuberías encargadas de la ventilación del aire acondicionado de las salas. En algunos casos las soldaduras no resistieron; piensa utilizar tubos flexibles para evitar que nuevamente se produzcan estos inconvenientes.
Por fuera
Sin embargo, el data center no es solo la sala donde se encuentran los servidores. También es todas las salas que le proporcionan energía y ventilación a las máquinas, ambientes que por norma se encuentran fuera de la sala de servidores. En el caso de Santiago, la falta de fluido eléctrico fue otro de los problemas que tuvieron que enfrentar.
Obviamente la solución es contar con un equipo de generación eléctrica. Los grupos electrógenos que se hicieron tan necesarios durante los días del terrorismo y apagones en el Perú, son otra herramienta necesaria para asegurar la continuidad del negocio. Si es posible, se recomiendo contar con dos de estos grupos (redundancia) y con el suficiente combustible para asegurar la generación de al menos un día de electricidad.
Por su puesto, uno se pregunta ¿por qué un día? 24 horas parecen demasiado para una emergencia y muy poco como para mantener la continuidad de una operación comercial. Pueden ser más días, dependiendo de las políticas corporativas de la firma, pero ello nos lleva al siguiente paso que tienen que planificar las empresas en caso de un desastre: la vuelta a la plena funcionalidad.
Se dice que debe haber suficiente electricidad como para un día porque en ese tiempo se pude mudar la operación hacia un data center de respaldo que no se haya visto afectado. La forma en que se haga esto depende de cómo haya quedado el data center original, o si se pudo transferir todos los datos al centro de respaldo. En todo caso surge una nueva inquietud: ¿Cuánto tiempo trabajar con el centro de respaldo? ¿En cuanto tiempo se puede volver a utilizar el centro principal?
En un país como el nuestro, opina Bruno Zavaleta, gerente de Ventas Perú de Aceco TI, ello podría tomar de seis meses a un año. Dependiendo de la destrucción que haya enfrentado el centro primario.
¿Es eso posible? Un sismo lo bastante fuerte puede dejar inservible la estructura del edificio donde se encuentra el data center si no ha sido especialmente construido para enfrentar desastres de esa magnitud. Así que la empresa se podría ver con la necesidad de construir desde cero el data center primario.
Todos estos inconvenientes se pueden superar fácilmente desde el modelo que propone Aceco: una sala cofre.
Las nuevas tendencias como la sala cofre te posibilita que este principal no sufra graves daños, que lo desarmes y lo traslades a un sitio donde tengas facilidades y los vuelvas operativo, en máximo 30 días. Y si nos recuperamos bastante rápido entonces estamos hablando de un plan de recuperación de desastres bastante eficiente y efectivo. La sala cofre es una de ellas, sostiene el ejecutivo.
La sala-cofre es un data center encapsulado dentro de un cofre resistente a incendios, explosiones, agua a presión, intentos de intrusión física, y terremotos de cierta magnitud. Es como un lego que se va armando de acuerdo a las necesidades de crecimiento del centro y que se puede desarmar y llevar a otro lugar para seguir operando el data center.
Por su puesto, esto no ocurriría si se tuvieron centro de respaldo fuera de Lima. Y Zavaleta señala que un lugar ideal sería la ciudad de Chiclayo, que se encuentra situada lejos del mar, en una zona con muy pocas posibilidades de un terremoto, con un buen clima económico y social, y lo suficientemente lejos de Lima como para que cualquier evento que sufra la capital no la afecte.
Pero por su puesto, todas estas recomendaciones no tienen que ponerse en práctica solo pensando en un terremoto.
Hay actividades que tenemos que ejecutar antes del evento para mantener la compañía operativa. Antes del evento tiene que haber una planificación, es decir, hacer participar al usuario, al grupo técnico y a la parte ejecutiva, que esté dispuesta a colaborar con los dólares que requiere una solución. Pero además, al terremoto lo vemos como algo dramático por el alto costo social que tiene, pero las interrupciones de sistemas se producen siempre en todo el mundo, y son costosas cuando no son planificadas. Eso nos quiere decir que debemos estar preparados para todo tipo de emergencias, no necesariamente un terremoto, sostiene Félix Zutta, gerente General de SBA Networking International, compañía consultora de California y especialista en el tema.
Evidentemente, hay muchas otras recomendaciones que se podrían tomar pero principalmente es bueno saber qué se encuentran planificando las empresas involucradas en el tema. Esperamos tener noticias de ellas.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú