Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Lo mejor de ambos mundos

[06/04/2010] El mundo del código libre está avanzando, pero lo hace sobre un terreno que ya fue ganado desde hace muchos años por el mundo propietario. El resultado es un aparente dilema entre ambos tipos de plataformas.

Este dilema hizo que en el pasado, muchas organizaciones optaran por el mundo propietario -porque fue lo primero que les solucionaba sus problemas- pero que con el tiempo -y debido a las presiones en los costos- meditaran sobre la posibilidad de abandonar sus plataformas propietarias y optar por migrar hacia soluciones de código abierto. Ese era el camino que les planteaban sus asesores; sin embargo, esa vía ya no es la única alternativa.
¿Por qué abandonar el mundo propietario si no es estrictamente necesario? Lo que hace unos años parecía imposible -usar lo mejor de ambos mundos- ahora se ha transformando en todo un mercado de soluciones de interoperabilidad. El objetivo es que las empresas comprendan que lo antagonismos han quedado en el pasado.
Como siempre, los inicios no son fáciles, como afirma el dicho se hace camino al andar, aunque en este caso se tuvo que crear mercado al detectar una necesidad.
Hace unos seis años Consultoría Net era una empresa que se dedicaba a brindar soluciones de infraestructura sobre plataformas de código abierto. Ayudaba a las empresas en sus necesidades de servidores, call centers, comunicaciones y servicios similares. Poco a poco fue creciendo y las empresas comenzaron a solicitar también el desarrollo de software sobre la plataforma de código abierto a la cual habían pasado. Con esta nueva necesidad que cubrir, se decidió que lo mejor era crear una empresa hermana, Consultoría Soft, que se encargaría de atender las demandas de desarrollo de software.
Ambas compañías se desenvolvían en el mundo del código abierto y obtenían una respuesta positiva del mercado. Sin embargo, aunque Consultoría Net fue, de hecho, concebida para manejarse como una empresa de código abierto su hermana, Consultoría Soft, decidió abrir sus horizontes. ¿Por qué ser solamente una empresa de código abierto?
Es algo muy curioso, Consultoría Net se conceptualizó desde un inicio con el tema del open source y así se le conoce en el mercado. Pero Consultoría Soft comienza a ofrecer una serie de servicios y soluciones que no necesariamente son open source y así justamente se genera una relación con Microsoft. Ese acercamiento se produce gracias a la apertura de la empresa, señala Daniel Ramírez, gerente de Consultoría de Consultoría Soft.
¡Cierto! Microsoft no solo se ha acercado a una empresa de código abierto sino que también ahora colabora con ella, y eso es -se podría decir- uno de los signos más evidentes de que la relación entre ambos mundos -el propietario y el de código abierto- está cambiando.
Por su puesto, esta colaboración se basa en el hecho de que ambas firmas se benefician de ella.
Consultoría Soft al acercarse a los clientes y ofrecerle soluciones, realiza primero un estudio para determinar la conveniencia de abandonar la plataforma propietaria. Si el estudio arroja que es más conveniente quedarse en la plataforma propietaria, se procede entonces a montar la solución de código abierto sobre la plataforma propietaria.
Es aquí donde interviene Microsoft, pues si la plataforma de la que se habla es Windows lo que Consultoría Soft va a hacer es montar una solución de código abierto sobre Windows. Además, dado que este es un procedimiento nuevo la experiencia que ambas empresas tienen al respecto es cero, y todo aquello que van a aprender sobre la marcha -ayudándose una a la otra- va a ser conocimiento nuevo que va a ser valioso para ambas firmas.
Hemos conversado con un cliente muy importante para cambiar su plataforma. Nosotros ofrecemos como primera opción Linux pero vimos que ellos tenían un buen parque de Microsoft y el Linux iba a quedar como un lunar, entonces lo que hicimos fue organizarnos, investigar, y decirles que vamos a correr esa aplicación open source sobre su Windows. Eso les pareció fabuloso y se que a muchos clientes les puede interesar. Por ello, Microsoft esta atento a que terminemos el proyecto, hagamos el lanzamiento y puedan difundirlo, sostiene Ramírez.
Por otro lado, en el mercado hay muchas soluciones de virtualización con muchos otros productos y la firma de Ramírez ha tenido mucha experiencia al respecto. Sin embargo, el que Microsoft sea la plataforma base y que sobre ella se comience a virtualizar con código abierto es una experiencia nueva, no hay experiencia sobre esto.
Entonces, hemos acordado con Microsoft asignar los recursos que sean necesarios para intercambiar know how. Ellos nos van a colocar un especialista, y nosotros vamos a aprender cómo se virtualiza, y él va a aprender de nosotros cómo aplicamos e instalamos los servidores Linux en su plataforma. Así como hay muchos clientes que pasan a Linux, también hay muchos clientes que no van a salir de Microsoft, y para ellos está bien, señala Ramírez.
Es una típica relación win-win que se ha creado en base a la necesidad que tienen las empresas de que haya interoperabilidad entre una solución creada en código abierto y que funciona sobre una plataforma Windows. Las dos empresas ya tienen en mente que ese es el futuro, que la interoperabilidad entre ambos mundos es todo un mercado por explotar, y que las viejas rivalidades ya no tienen espacio en una relación de colaboración.
El acercamiento con Microsoft no ha sido un tema muy sencillo, había mucho por delimitar. Estamos hablando que tenemos una cartera de clientes a la cual le ofrecemos ciertos productos y ellos también. Al inicio fue un poco rayar la cancha, es decir, establecer cómo íbamos a trabajar. Creo que ese fue un trabajo muy arduo en un inicio pero llegamos a un acuerdo; es ante todo un tema de confianza entre dos empresas, sostiene César Ramírez, gerente de Consultoría de Consultoría Net.
¿Cuál es el mercado? Todas las empresas que tengan este tipo de necesidades; que tengan plataforma propietaria y deseen reducir costos utilizando aplicaciones de código abierto.
Ramírez ve, por ejemplo, una buena oportunidad en las empresas del sector público que generalmente tienen que trabajar en base a presupuestos de menor tamaño a los usados en la empresa privada.
En este sector se pueden apreciar algunas necesidades. Por ejemplo, las organizaciones gubernamentales generalmente tienen necesidad de aplicativos que registren las incidencias de la organización.
Cuando las organizaciones no tienen ese sistema es un caos. Entonces la alta dirección piensa que Sistemas no está haciendo nada porque no lleva una estadística del tema, y estos productos son muy caros en software propietario. Nosotros tenemos aplicaciones que hemos hecho basada en open source pero que trabaja en distintas bases de datos. Entonces si, por ejemplo, tienen Oracle trabajamos con Oracle, y la solución se monta sobre Oracle y eso les parece fabuloso y se distribuye como software libre, es decir, lo que se adquiere son servicios con cero costo de licenciamiento, explica Ramírez.
Por otro lado, en el sector privado, un gerente de Sistemas es medido por la rentabilidad, y por ende va a buscar lo más rentable para el negocio. Si en un principio Linux se implementó en las empresas para los servidores web y, posteriormente, en una segunda etapa estas empresas se animan y migran sus comunicaciones, ahora lo que se aprecia es un avance del código abierto hacia un tercer nivel que es el de las estaciones de trabajo.
En una tercera etapa lo que hace un gerente de sistemas es migrar sus estaciones de trabajo. Ve su estación de trabajo y descubre que del 100% de sus usuarios el 90% solo utiliza Word, pero está pagando por una licencia de cuatro a cinco aplicaciones. Entonces comenzamos a hacer un estudio y un plan de migración y de capacitación y soporte onsite para sus empleados y migrar todos a OpenOffice, digamos que hay un 90% de ahorro en licenciamiento y un 10% es tolerable, porque estamos hablando de usuarios ejecutivos que demandan mucho Excel e interactúan con base de datos, señala Ramírez.
Pero ahí no concluye el tema. De ese 90% que migró se tiene que un buen porcentaje de ellos usan aplicaciones como SAP, JDEdwards o PeopleSoft o aplicaciones a medida que levantan información de un Excel o un Word, entonces nuevamente hay que trabajar la integración e interoperabilidad entre ambas plataformas, ya que luego de la migración deberán levantar la información desde el OpenOffice.
La interoperabilidad aparece entonces como un mercado que va creciendo a medida que las empresas optan por trabajar con lo mejor que cada mundo -propietario y de código abierto- le puede ofrecer. Sin duda, la adopción del código abierto avanza, pero eso no impide que subsistan alternativas para todos los gustos.
Franca Cavassa, CIO Perú