Llegamos a ustedes gracias a:



Casos de éxito

Un caso empresarial

El mainframe se va, pero se queda el Cobol

[21/04/2010] - Una gran cantidad de aplicaciones basadas en Cobol tienen una historia similar al argumento de la primera película de Star Trek.

En ella, la tripulación del Enterprise descubre una enorme nube inteligente llamada "Veeger". Resulta, sin embargo, que Veeger era una nave espacial no tripulada llamada Voyager, la cual había sido lanzada desde la Tierra unos 300 años antes, y que posteriormente, fue readaptada por fuerzas extraterrestres.
La película Star Trek fue estrenada en 1979 y la suite ERP basada en Cobol utilizada por Owens & Minor Inc., una compañía de suministros médicos, comenzó a funcionar en la década de los 80 como una aplicación empaquetada. Con el tiempo, la compañía adaptó el software de ERP para satisfacer sus necesidades específicas, creando un sistema altamente personalizado, con diez millones de líneas de código.
Hoy en día, el sistema ERP ejecuta sistemas del core del negocio, incluyendo gestión de pedidos e inventario, compras, precios, cuentas por cobrar y cuentas por pagar. Con cerca de 130 años de antigüedad, Owens & Minor reportó alrededor de ocho mil millones de dólares en ingresos el año pasado.
A diferencia de Veeger, con el tiempo el sistema ERP se volvió mucho más grande, pero no necesariamente mucho mejor. Cada aplicación de pantalla verde tenía una interfase de usuario diferente, lo cual exigía que la empresa comprara monitores más y más grandes para poder visualizar las múltiples ventanas, de acuerdo a Rick Mears, CIO del Mechanicsville, empresa establecida en Virginia.
Owens & Minor se encuentra en el proceso de modernización de su sistema ERP, pero el software seguirá estando basado en Cobol.
Los administradores decidieron no reemplazar el sistema por uno nuevo o volver a escribir el código en un entorno de programación más moderno como. Net de Microsoft. En lugar de ello, la compañía optó por una tercera vía: trasladar el sistema ERP basado en Cobol, incluido su emulador Unix, desde un mainframe hacia un servidor x86 y clientes Windows. Mears precisó que la lógica de negocio integrada en el sistema ERP era demasiado valiosa como para perderla.
Muchas empresas sustituyen los sistemas Cobol o los reescriben porque no les gusta la interfase, anotó Mears. Comparó esa medida a demoler una casa que solo necesita restauración. "Hay todo tipo de historias de empresas que se involucran en incontables proyectos de reescritura. No entiendo el retorno de la inversión en ello", señaló.

Mears añadió que está convencido de que reemplazar o reescribir el ERP habría costado entre 100 millones a 200 millones de dólares más de que lo que la empresa está pagando para migrarlo desde el mainframe a los servidores x86.
"Muchas compañías que compran un sistema ERP listo para usar, tienen que gastar decenas o incluso cientos de millones modificando el paquete para que se ajuste a las necesidades de su negocio", señaló.
El enfoque de Owens & Minor para modernizar el ERP le ha permitido reducir el gasto en hardware. Aunque la compañía no ha revelado las cifras exactas, el costo de operación del nuevo sistema x86, incluido el gasto de migración, fue de menos de la mitad del costo de operación de su mainframe de 700 MIPS (millones de instrucciones por segundo).
La discusión de si se debe usar un mainframe o ambientes distribuidos es de larga data en los departamentos de TI, en los cuales hay fuertes opiniones en cada lado.
El Bank of America, por ejemplo, está tan comprometido con el mainframe que la compañía trabaja con IBM para garantizar que los institutos y universidades produzcan un número suficiente de graduados con las habilidades necesarias para usar y mantener funcionando esos equipos.
Los ingresos de IBM por mainframes habían sido constantemente crecientes hasta el año pasado, cuando disminuyeron en cerca de un 29%. Pero ese resultado no fue inesperado en un momento económicamente difícil. De hecho, los ingresos del 2009 por concepto de servidores en todo el mundo, para todos los fabricantes, se redujo en casi un 19%, llegando a,2 mil millones de dólares, de acuerdo a IDC. Además, IBM está lanzando un nuevo modelo de System Z este año, y sus ingresos por mainframes normalmente declinan antes del lanzamiento de uno nuevo.
Hay que anotar que IBM recaudó alrededor del 33% de los ingresos de servidores en todo el mundo el año pasado.
Owens & Minor ha trasladado su ERP a dos servidores HP ProLiant DL785, cada uno con ocho chips quad core AMD Opteron, clasificado por HP como de 3.200 MIPS. Uno de los servidores es de respaldo contra fallas. Asimismo, el sistema fue puesto en producción el año pasado.
Mears señaló que las recientes mejoras en la plataforma de hardware x86 ayudaron en la decisión de migrar el sistema ERP. Los nuevos servidores son un 50% más grandes que los equipos evaluados por Owens & Minor originariamente hace tres años, aunque el costo se ha mantenido casi igual.
Owens & Minor trabajó con diferentes fabricantes en el proyecto, incluyendo al grupo de sistemas para el cuidado de la salud Dell Perot y a Micro Focus Ltd., para mover el código hacia Windows Server 2008, que ha sido insertado en un emulador Unix. Para el proyecto se desarrollaron nuevas interfases de usuario y aún continúan en este proceso. Además, se incluyó un módulo que combina funciones de negocio, tales como atención al cliente, así como varios procesos que los empleados requerían.
El cambio para los usuarios fue drástico. Por ejemplo, antes,  más de 400 representantes de servicio al cliente tenían que utilizar al menos cuatro sistemas diferentes para resolver un problema: el sistema de gestión de pedidos, que tenía información sobre el cliente; el sistema de gestión de almacén; el sistema de gestión de producto, que guarda toda la información sobre los ítems; y el sistema de cuentas por cobrar.
Cada uno de los sistemas tenía sus propias pantallas y lógica de negocio independientes. Ahora, la información está consolidada en una interfase gráfica en lugar de desplegarse en una pantalla verde, incrementando la velocidad de procesamiento y mejorando la precisión de los pedidos.
La empresa se encuentra ahora en el proceso de modernización de otras pantallas dotándolas de una interfase gráfica de Windows.

El nuevo entorno también tiene un plug-in para Microsoft Visual Studio.
Al Gillen, analista de IDC, señaló que en términos generales "no es probablemente la mejor medida para prolongar la vida de una aplicación en Cobol en un entorno Windows, ya que la interfase de usuario está mal y realmente no se consigue muchos de los beneficios que se obtienen al migrar hacia un sistema más actual", sentenció.
Sin embargo, Gillen también señaló que "la lógica del negocio de Owens & Minor fue incrustada en el sistema Cobol" y "para bien o para mal, no era fácilmente reemplazable".
Thibodeau Patrick, Computerworld (US)