Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Presidente de Adobe responde a Jobs

[03/05/2010] El mismo día que Steve Jobs manifestó la oposición de Apple a incorporar Flash en sus dispositivos móviles, el CEO de Adobe respondió, calificando los problemas mencionados por la firma de la manzana, como una cortina de humo".


En una entrevista con el Wall Street Journal, el CEO de Adobe, Shantanu Narayen, sostuvo que la decisión de Apple de no permitir que los desarrolladores el uso de Flash para elaborar aplicaciones móviles, es un movimiento restrictivo que perjudica tanto a los fabricantes de software como a los usuarios finales.
Tenemos puntos de vista diferentes del mundo", señala Narayen en un clip de vídeo que acompaña a la historia publicada en la web del Wall Street Journal. "Nuestra visión del mundo es multiplataforma, y nos mantendremos ahí".
Apple y Adobe han estado en desacuerdo en torno al Flash desde que el iPhone apareció, hace casi tres años, sin soporte para la tecnología multimedia de Adobe. Eso significaba, por ejemplo, que el contenido web basado en Flash no podía aparecer en el navegador Safari del iPhone. Desde el lanzamiento del iPhone en el 2007, Adobe subrayó públicamente en repetidas ocasiones que se comprometía a adaptar el Flash para el iPhone; Apple se veía poco animado por con la idea, con Jobs sugiriendo en un momento determinado que Flash en su forma actual no era lo suficientemente bueno para los dispositivos móviles de Apple.
La disputa sobre Flash se hizo más aguda -y pública en las últimas semanas, ya que Apple cambió los términos para desarrolladores de iPhone requiriendo que las aplicaciones sean escritas en lenguajes de programación aprobados por Apple -ninguno de los cuales incluyen Flash. Eso no le cayó nada bien a Adobe, que había estado vendiendo la capacidad del recientemente anunciado Flash CS5 para escribir programas para uso en el iPhone OS.
Las cosas llegaron a su punto culminante el jueves, cuando Jobs publicó su carta "Reflexiones sobre Flash", que resume: "Por qué no permitimos ejecutar Flash en iPhones, iPods y iPads". Jobs llamó a Flash un "sistema cerrado" que es vulnerable a los agujeros, se cuelga y consume batería a un ritmo inaceptable. Jobs también hizo hincapié en que las aplicaciones construidas con herramientas multiplataforma de desarrollo no toman ventaja de las características del iPhone OS.
Estas críticas no le cayeron bien a Narayen, quien utilizó la entrevista en el diario para reiterar su posición. Adobe ya ha argumentado que los fabricantes de software desean utilizar un conjunto de herramientas para crear aplicaciones que pueden desplegarse en múltiples plataformas. Restringir el desarrollo a ciertas herramientas, recarga múltiples procesos de trabajo en determinados fabricantes de software.
"El hecho de que la gente ha construido aplicaciones que utilizan nuestra tecnología, el hecho de que las han desplegado significa que beneficia a los productores y beneficia a los consumidores", señaló Narayen el WSJ. "Esto no beneficia a Apple, y es por eso que se ve esta reacción".
El WSJ no ha publicado el vídeo de la entrevista completa con Narayen, pero un blog en vivo de la entrevista publicada en el diario contiene algunos comentarios que seguramente harán levantar las cejas de los usuarios de Mac e iPhone. En cuanto a la afirmación de Apple que Flash es propenso a las caídas en la Mac, Narayen echa la culpa a algo "que tiene que ver con el sistema operativo Mac". También criticó las denuncias sobre el efecto de Flash en la vida de la batería como "claramente falsas", agregando que "en cada una de estas acusaciones hechas, hay candados propietariosque impiden a Adobe solucionar los problemas.
Mientras alaba la iPad como "un buen dispositivo de primera generación", Narayen predijo una "tremenda innovación" proveniente de una variedad de tablets. Adobe está involucrado con "decenas" de proyectos de tablets, según los comentarios de Narayen en el blog del diario.

Es difícil saber cómo seguirá el debate sobre la carta de Jobs que cierra efectivamente la puerta desde la perspectiva de Apple. Y Adobe ya ha dicho que no invertirá en las características de desarrollo de Flash para iPhone en futuras versiones de Flash. Parece que la guerra de palabras del jueves no es más que los esfuerzos de dos empresas argumentando quien tiene la culpa en la disputa, con cada dedo apuntando en una en la dirección de la otra.
Felipe Michaels, Macworld.com