Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Cinco cosas que VMware debería hacer para defenderse de Microsoft

[07/05/2010] Con más de 170 mil clientes, incluidos muchos nombres de la lista Fortune 100, VMware, el mayor suministrador de virtualización x86, se enfrenta, no obstante, a un importante reto: la competencia de Microsoft con su oferta Hyper-V, quizá una alternativa tan sofisticada como la de VMware, pero también más económica.

2010 está siendo un año crucial tanto para VMware como para Microsoft en su carrera por ocupar el primer puesto en la carrera de la virtualización. A continuación se exponen cinco cosas que VMware y su CEO -el anterior ejecutivo de Microsoft Paul Maritz- podrían hacer para mantener la distancia respecto de su más inmediato competidor.
1) Bajar los precios
Si hay una queja de VMware en la que coinciden clientes y analistas es que sus precios son demasiado elevados. Muchas organizaciones se preguntarán por qué van a gastarse cinco veces el costo de la tecnología de Microsoft en la de VMware, señala Chris Wolf, analista de Burton Group. ¿Ofrece cinco veces más funcionalidad? Creo que la mayoría opinarán que no.
VMware aplica diferentes esquemas de precios y lo que cada cliente paga depende en gran medida de la versión del software que utilice y de cuántos servidores y cargas de trabajo haya virtualizado. Según un documento de precios para vSphere, VMware vSphere Advanced cuesta 2.245 dólares por cada procesador, permitiendo hasta 12 núcleos y 256GB de memoria.
El software de gestión de VMware, conocido como vCenter Server, cuesta 1.500 dólares para tres hosts, o cinco mil dólares para un número ilimitado de ellos. Múltiples módulos añadidos comercializados por VMware pueden además incrementar significativamente la factura del cliente. Aunque es cierto que VMware ofrece una versión gratuita de su hipervisor, también lo es que esta alternativa proporciona una funcionalidad limitada.
Por su parte, Microsoft ofrece Hyper-V, incluidas funcionalidades avanzadas como migración en vivo, como descarga gratuita. Los clientes que planifiquen grandes despliegues de virtualización probablemente comprarán también herramientas de gestión, y Virtual Machine Manager de Microsoft cuesta 869 dólares por servidor físico.
Generalmente VMware argumenta que, no obstante, su software puede resultar menos caro que el de Microsoft en términos de precio por carga de trabajo, porque logra mayores niveles de densidad de máquinas virtuales sobre cada servidor físico. Además, VMware ofrece una versión de su hipervisor para pequeñas empresas cuyo costo parte de solo 166 dólares por CPU, según Bogomil Balkansky, vicepresidente de marketing de producto del fabricante.
Lo que hemos ido haciendo con el tiempo es realmente aumentar el abanico de capacidades que ofrecemos y ofrecer diferentes niveles de precios, asegura Balkansky. Creemos que hasta ahora hemos conseguido satisfacer las necesidades de diferentes segmentos del mercado al que intentamos servir. En estos momentos no tenemos ningún plan de realizar un ajuste de precios.
Pocos -si alguno- observadores defenderá que la tecnología de virtualización de Microsoft es mejor que la de VMware al día de hoy, pero Microsoft ha reducido distancias significativas en este sentido y para muchos clientes su oferta puede resultar lo suficientemente buena.
Este es el caso de un cliente que cambió a VMware por Microsoft, el minorista de electrónica de consumo Crutchfield, cuyo responsable técnico para el grupo de sistemas empresariales, Roger Johnson, explica que el costo fue el factor más decisivo para la migración.
Johnson reconoce que la tecnología de VMware es sólida y amplia, pero cree que la insistencia del fabricante en aplicar precios superiores a los de su competencia refleja una mentalidad egotista. Crutchfield utilizaba VMware en el 2008, pero cambió completamente su despliegue de virtualización a Hyper-V y ahora corre 225 máquinas virtuales Hyper-V sobre 11 servidores. El costo total de este despliegue ha ascendido a 10 mil dólares, pero, según Johnson, llevarlo a cabo con VMware hubiera salido al menos tres veces más caro.
También Scott Lowe, CIO de Westminster College, cree que ha llegado el momento de que VMware baje sus precios. Como institución educativa, Westminster College obtiene un descuento en la compra de esta tecnología, pero el desembolso que supone licenciarla sigue siendo demasiado elevado, en opinión de su CIO. Creo que VMware tendrá que revisar el costo de su solución más pronto que tarde si desea mantener su competitividad frente a Microsoft, asegura.
2) Mejorar la seguridad
A medida que aumentan los centros de datos virtualizados, los hackers miran con mayor atención los hipervisores e intentan descubrir sus vulnerabilidades. Todavía no se han convertido en un punto central de ataque, pero James Staten, analista de Forrester Research, cree que el próximo año lleguen a serlo. Como hemos podido comprobar con otras tecnologías, cuando aumenta la presencia en el mercado, es el momento en que los hackers la colocan en su punto de mira, explica Staten.
VMware ha reducido su hipervisor a un paquete de software de 32MB con 200 mil líneas de código, lo que representa una superficie relativamente pequeña para los ataques. Además, la compañía anunció hace dos años un programa para abrir su hipervisor a los suministradores de seguridad mediante un conjunto de API, en su iniciativa VMsafe. Su propósito era facilitar la protección de las máquinas virtuales, pero no ha actuado con la rapidez suficiente, según algunos expertos.
Varios fabricantes aseguran que las API sufren problemas de rendimiento, lo que dificulta -por ejemplo- su uso. Uno de ellos es SourceFire, cuyo director senior de producto, Richard Park, explica que no está utilizando las API de VMware en la actualidad debido a su rendimiento.
VMsafe ha sido adoptado por diversos suministradores, incluidos Altor Networks, Reflex, IBM ISS y Trend Micro, de modo que la actitud de SourceFire no es universal, pero existen algunos problemas de seguridad en esta oferta.
Con vSphere, VMware introdujo lo que denomina vShield Zones, que permiten a los clientes crear zonas donde las políticas de seguridad son impuestas incluso cuando las máquinas virtuales son trasladadas de uno a otro servidor, pero este software no se integra con Distributed Resource Scheduler, el producto de balanceo de cargas del fabricante, según Wolf. El sistema de balanceo de cargas de VMware no respeta las zonas de seguridad creadas con vShield Zones, y su herramienta de gestión de capacidad (CapacityIQ) no da información sobre ellas. Y, sin embargo, la mano izquierda debería saber lo que está haciendo la derecha, explica este analista.
3) Ganar la batalla del desktop
La virtualización del escritorio forma parte de los planes de muchos grandes fabricantes, abriendo grandes oportunidades de ingresos para VMware y sus competidores. Citrix, socio importante de Microsoft, está empujando fuerte en este mercado con su producto XenDesktop, que pretende entregar desktops de alta definición a casi cualquier tipo de dispositivo.
Se supone que VMware debería jugar con ventaja en la persecución de los clientes para desktops, dado que muchos de ellos utilizan ya su hipervisor. Pero muchas empresas que utilizan la tecnología servidor de VMware han optado por Citrix para sus escritorios. De hecho, muchos de los clientes de desktop virtual de Citrix utilizan servidores ESX VMware para hospedar sus escritorios.
Uno de los más recientes movimientos de VMware en este frente ha sido actualizar VMware View con el protocolo PC-over-IP (PCoIP), un sistema centrado en servidor y diseñado para proporcionar desktops avanzados incluso a los usuarios con bajos anchos de banda.
Pero Citrix ofrece escritorios en alta definición con su tecnología HDX, y VMware lo tiene difícil para convencer a los clientes de que su propio PCoIP es una mejor alternativa.
Lowe (Westminster College) tiene la intención de desplegar desktops VMware View, pero se muestra preocupado por las dudas sobre la capacidad de VMware para soportar multimedia, incluidas las aplicaciones Flash. VMware debería garantizar que la experiencia desktop que puede ofrecer se asemeja mucho a la experiencia que se consigue con un sistema de escritorio físico, explica. Por su parte, Balkansky considera que PCoIP es un gran paso adelante, pero no se atreve a decir que realiza su trabajo tan bien como Citrix.
En cualquier caso, a VMware aún le queda trabajo por hacer para integrar PCoIP con aceleradores WAN como el appliance de Riverbed, en opinión de Wolf, y para dar a los usuarios más opciones de conexión a escritorios. Algunos desean tener la posibilidad de conectarse con un desktop simplemente mediante un navegador web, sin tener que instalar software sobre una máquina local.
4) Simplificar la gestión
John Turner, director de red de la Universidad Brandeis en Massachusstts es un firme partidario de la virtualización, pero a veces se siente desconcertado por algunas de sus peculiaridades. Recientemente, por ejemplo, los usuarios de máquinas virtuales se vieron afectados por una gran ralentización y el equipo de red de Turner no podía averiguar lo que estaba ocurriendo. Finalmente, se descubrió que todos los sistemas Windows que corrían en máquinas virtuales VMware estaban recibiendo actualizaciones al mismo tiempo, pero las herramientas de gestión de VMware no notificaron que tal incidente se iba a producir, ni de que pudiera causar problemas en el almacenamiento y en otros sistemas.
El problema, según Turner, es que VMware hace muy sencillo el despliegue de máquinas virtuales en grandes cantidades, pero no el diagnóstico de potenciales caídas de rendimiento antes de que éstas se produzcan.
Desde el punto de vista del rendimiento y el ajuste, a medida que las instalaciones crezcan, aumentarán los problemas, advierte Turner. En cualquier caso, no es que VMware no ofrezca herramientas de diagnóstico, su oferta en este sentido es buena, pero siempre y cuando se sea un experto en su utilización, puntualiza.
En resumen, en opinión de Turner, VMware debería advertir a las organizaciones crecer más allá de un punto determinado u ofrecer herramientas de diagnóstico sencillas que les permita saber qué es lo que está ocurriendo.
Por otra parte, si Microsoft y Citrix aumentan lo suficiente su popularidad, VMware podría verse forzada a gestionar múltiples hipervisores. Hasta el momento, ha insistido en que Microsoft y Citrix no eran utilizadas por la cantidad suficiente de usuarios para justificar el gasto que supondría adaptar sus herramientas de gestión a entornos multihipervisor.
Sin embargo, System Center Virtual Machine Manager de Microsoft puede gestionar máquinas virtuales creadas tanto con la plataforma Hyper-V como con el hipervisor ESX, y Citrix ofrece capacidades de gestión para Citrix XenServer e Hyper-V.
Según los analistas, en muchos centros de datos se están instalando múltiples hipervisores. En caso de continuar esta tendencia, el hecho de soportar múltiples tipos de plataformas de virtualización en los sistemas de gestión supondrá una ventaja para Citrix y Microsoft.
5) No exagerar con la cloud
Casi todos los fabricantes se han subido al tren del cloud computing, añadiendo la palabra cloud a cualquier producto que pueda estar relacionado con él, por remotamente que sea. VMware no ha sido una excepción. La compañía ha definido su principal plataforma de virtualización como un sistema operativo cloud. Y, mientras VMware solía referirse a sí mismo como el líder global en soluciones de virtualización desde el desktop al centro de datos, ahora lo hace utilizando la definición de líder global en soluciones de virtualización desde el desktop, pasando por el centro de datos, hasta la cloud. Tal definición aparece en la primera frase de cualquier nota de prensa del fabricante.
Además, actualmente VMware enfoca claramente su márketing en el programa vCloud, que persigue la creación de un grupo de socios para ofrecer servicios de cloud computing basados en el hipervisor VMware.
Pero lo cierto es que, con su enfoque en promover los servicios cloud públicos -esto es, los servicios de informática bajo demanda entregados a los clientes desde centros de datos remotos- corre el riesgo de perder de vista su objetivo principal de ayudar a los clientes a crear sus centros de datos internos, como advierte Wolf.
Dedican demasiado tiempo a publicitar la cloud pública, pero la organización típica de hoy día está construyendo una cloud privada y considerando la automatización TI interna, no colocar sus activos sobre Internet, explica el analista.
Laura DiDio, analista de Information Technology Intelligence, opina que no se producirá una estampida de las empresas a la cloud. Existen, según DiDio, muchas empresas que se plantean implementar clouds privadas y claramente cloud computing y virtualización van de la mano.
Por su parte, Balkansky cree que VMware está intentando ayudar a sus clientes en la construcción de redes cloud internas que se conecten sin fisuras con las clouds públicas, pero que sigue manteniendo el centro de datos privado como su foco principal.
Jon Brodkin, Network World (US)