Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

El día de Internet: Conversar, compartir, cooperar

[18/05/2010] Son pocas las tecnologías de las que se puede decir que han cambiado al hombre. Quizás el más cercano precedente fue la televisión, y antes lo fue el auto. Estas tecnologías cambiaron la forma en que el hombre se relacionaba con el mundo y con otras personas de una manera nunca antes vista. El auto nos acercó a los lugares lejanos, y la televisión nos permitió comunicarnos masivamente.

Algo similar ha ocurrido con Internet. Esta tecnología, o grupos de tecnologías, han transformado la forma en que las personas aprendemos, trabajamos y nos divertimos. Sin embargo, más que cualquier otra tecnología anterior, Internet está desarrollando una cultura, una generación entera de personas que conforman la net generation que se diferencia de sus padres y abuelos en muchos aspectos. Un abuelo puede enseñar a su nieto a conducir un auto, pero no a navegar por Internet; quizás sea, más bien, el nieto el que eduque a su abuelo en algo que le es tan natural.
Ese es el tipo de cambio que ha producido la llamada red de redes y es por eso que tiene un día al año en que nos detenemos a reflexionar sobre su aporte a la comunidad. Este año en el Perú el Grupo Telefónica tomó la iniciativa de celebrar el Foro El Perú sin límites… ¡Los peruanos conectados a Internet!, organizado por el grupo a través de sus empresas MoviStar, Terra Networks Perú y Telefónica del Perú. Para ello invitó a uno de los pensadores más grandes sobre Internet a disertar sobre los alcances de esta revolución tecnológica. Muy a su estilo, Howard Rheingold, expuso lo que considera es el aporte de Internet al mundo, y un grupo de destacados hombres y mujeres de la red peruana conformaron un panel para discutir la presentación de Rheingold y plantear sus propias ideas.
El inicio
Javier Manzanares, presidente ejecutivo del Grupo Telefónica en el Perú, fue el primero en tomar la palabra en el evento.
Hablar de Internet es hablar de desarrollo. La banda ancha aumenta la productividad y contribuye al crecimiento económico. Por cada 10 puntos de penetración de banda ancha se incrementa el PBI en 1,38%. Eso en países como Perú. Esa es la relación entre banda ancha y desarrollo, de ahí su importancia y por eso nos emociona tanto, señaló el ejecutivo.
Ya no solo se habla de redes sociales sino de nuevas formas de acceder al conocimiento y a la información. Internet esta cambiando la forma de acceder al conocimiento pero también los servicios de salud, por ejemplo, con técnicas de telemedicina que antes parecían de ciencia ficción. Perú con más de 50 mil centros poblaciones con menos de 200 habitantes representa un gran reto para los servicios de salud, pero la tecnología de Internet podría permitir llevar a algunos pueblos bien distribuidos un servicio de banda ancha, con servicios de telemedicina que permitan que en esos pueblos la población pueda ser atendida remotamente por médicos especialistas.
Este fue uno de los ejemplos que mostró Manzanares para dar una perspectiva de cómo la banda ancha no solo puede servir para comunicar a las personas, sino para brindar servicios especializados como el de la telemedicina.
Es por ello que también resaltó que Telefónica se encuentra en la recta final del proyecto BAS, con el que se está dotando de servicios de telefonía residencial y telefonía pública e Internet a más de 3.800 localidades aisladas del Perú. Este es el proyecto más ambicioso de inclusión digital que realiza el Estado peruano en su historia, y que va a permitir que más de un millón 700 mil personas accedan por primera vez a las comunicaciones, sostuvo el ejecutivo.
Otro de los exponentes de la compañía fue José de la Peña Aznar, director del área de Debate y Conocimiento de Fundación Telefónica de España. El ejecutivo, mediante videoconferencia desde España, sostuvo que se ha avanzado mucho desde 1969, año en que se creó la Arpanet. Entonces solo se trataba de cuatro nodos interconectados que difícilmente se pueden comparar con los 1.700 millones de usuarios que se estima tiene actualmente la Red.
En su conformación, de acuerdo a Manuel Castells -al que Peña hizo referencia-, se puede hallar la participación de cuatro culturas: los emprendedores, la cultura hacker, la cultura tecnocientífica, y las comunidades virtuales; algo que el científico social (Castells) señaló ya en el 2001.
Y es quizás por ello que la cultura de la Internet se basa en la generosidad. Es un valor que se ha vuelto a poner de moda, personas trabajando en conjunto simplemente porque quieren colaborar con un objetivo común.
Nos encontramos ahora en una Internet 2.0, en donde tenemos tres c: hay que conversar, hay que compartir, y hay que colaborar. En este estadio la fortaleza es útil a los otros; no se puede aspirar a dominar nada, y la regla de oro para ser relevante es crear más valor del que obtienes, sostuvo el ejecutivo desde España.
El maestro Rheingold
Howard Rheingold venía precedido por una fama en la Red. Sobre él se señala que es crítico y ensayista estadounidense, y que actualmente es también catedrático de la Universidad de Stanford. Rheingold se ha especializado en el análisis de las implicancias culturales, sociales y políticas de las nuevas tecnologías de la información, como Internet y la telefonía móvil, y es conocido por haber acuñado los términos Comunidad Virtual (Virtual Community) y Multitudes inteligentes (Smart Mobs), que se define como una forma de organización social que nace y se estructura a través de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones.
Luego de la presentación de Gonzalo Torres, el recordado Gonzalete de la serie Pataclaun, Rheingold .de quien Torres dijo que se parecía a Patch Adams por su particular forma de vestir- comenzó con su exposición, y desde el primer slide el auditorio se pudo dar cuenta que iba a ser una exposición muy distinta.
La primera imagen era un perfil, una sombra que no se entendía. Con el segundo enter a su laptop, Rheingold dejó ver que el perfil del slide era el de él mismo, apuntando con su dedo al auditorio al mismo estilo que los carteles de un Uncle Sam gringo, cuando solicita el apoyo del pueblo estadounidense.
Y el apoyo que pedía Rheingold era simple: Todos nos encontramos involucrados en el desarrollo de Internet.
De acuerdo a Rheingold, siempre se nos ha dicho que la evolución se ha basado en el enfrentamiento. Todos los campos de la humanidad se han basado en la competencia, pero ahora nos encontramos en una época de colaboración y de nuevos lazos entre las personas.
Estos nuevos lazos se pueden ver en la nueva generación de jóvenes que se comunican a través de SMS en un lenguaje en ocasiones difícil de entender para los adultos. Y con este tipo de comunicación han logrado cosas que antes nos hubieran parecido imposibles.
Uno de estos logros es la capacidad de reunirse en torno a causas justas. En Inglaterra, Filipinas y Colombia, hemos sido testigos de grandes masas de personas que se movilizaron en torno a una causa que simplemente se comunicó mediante mensajes de texto. Este tipo de organización política es nueva para nosotros y representa lo que Rheingold ha llamado los Smart Mobs, las masas inteligentes que se reúnen para lograr un cambio.
Todo esto se ha logrado gracias a la reunión de tres tecnologías independientes: el teléfono móvil, la Internet y la computadora personal. Esto parece obvio ahora, pero hace unos 10 años no lo era ya que estos tres elementos no se habían desarrollado lo suficiente. Pero ahora es su tiempo.
Rheingold señaló otros ejemplos del nuevo poder que está alcanzado la Internet como fuerza de agrupación política y de las fuerzas que la mueven.
Quizás el poder más grande que ha cobrado la Internet es que ha democratizado el acceso a la información, la adquisición de conocimiento; pero eso ahora nos impone otros desafíos, pues no toda la población del mundo tiene ese acceso.
La imprenta fue una revolución de la misma forma en que ahora es Internet pero eso depende de la cantidad de gente que pueda entenderla. Eso significa, a decir, Rheingold, que hay trabajo que hacer en el campo de la educación tecnológica.
Otro campo en el que Internet esta cambiando el mundo es en el campo de los negocios. El propio capitalismo se ha visto fortalecido con herramientas tecnológicas que permiten que dos personas que no se conocen y que viven en extremos opuestos del mundo puedan realizar transacciones (eBay, por ejemplo).
Pero, como anteriormente señaló Peña, la Internet también ha vuelto a recordar a las personas el valor de la cooperación. En Internet las personas colaboran en la generación de plataformas, como las de código abierto, que están cobrando cada vez mayor importancia. Internet permitió esto.
Por eso en la actualidad se pueden identificar tecnologías de cooperación. Hay tecnologías que son fáciles de usar como el correo electrónico, los blogs, y los wikis. Otras tecnologías son aquellas que permiten la conexión entre las personas, como los enlaces y los blogrolls; mientras que otras se encargan de formar grupos como eBay, o Wikipedia.
Este fue el mundo que Rheingold nos mostró durante su presentación y en realidad dejó más preguntas que respuestas. Y de ello se encargó el panel que habían invitado a la presentación.
Panel
Sentados junto a Rheingold se podían encontrar a conocidas figuras de las redes sociales como Marco Sifuentes del Útero de Marita o Esther Vargas, editora de la sección Ciudad de Perú.21 pero también bastante conocida por ser una de las más activas tuiteras del país. Javier Albarracín, tuitero y bloguero conocido, y director de Inventarte.net (creadora de Crazy Combi) también se encontraba junto al conocidísimo Tomas Unger, el profesor de la Pontificia Universidad Católica, Eduardo Villanueva, investigador de las TIC, y Giuliana Caccia, directora del portal Terra.
Ellos se encargaron de discutir algunos de los temas planteados por Rheingold, pero su aporte mayor se pudo apreciar cuando llamaron la atención sobre la complejidad que implica la red para el país.
Como señaló Villanueva, no solo se trata de fierros sino de educar a la gente para que haga un uso de la Red. ¿Para que queremos banda ancha? ¿En qué la vamos a utilizar?, se preguntó Villanueva.
Sifuentes realizó algunas preguntas similares, señalando que en primer lugar debemos entender a la red para poder utilizarla efectivamente. ¿De qué se trata todo esto?, señaló el bloguero. Tomas Unger hizo un señalamiento similar al afirmar que no se puede usar bien la tecnología si no la entendemos. Sifuentes había señalado que la Red es como un automóvil que nos puede llevar a donde vamos, y no debemos esperar que alguien nos diga hacia donde dirigirnos.
Por su parte, Esther Vergas señaló la importancia que está cobrando la Internet para la profesión del periodista y el poco conocimiento que estos profesionales tienen de todas las posibilidades que nos brinda esta herramienta. Mientras, Caccia resaltó las ventajas que nos otorga la red como aquella que permitió que más personas pudieran ver la presentación de Rheingold, pues se estaba realizando un videostreaming de la misma a través del portal.
Quedaron muchas preguntas en el tintero, como se dice -aunque la expresión ya suene vieja-. Pero ese fue quizás el mayor aporte del Día de Internet, el hacernos reflexionar sobre el tema para preguntarnos hacia donde nos dirigimos con esta nueva revolución.
Al final, el Ministro de Transporte y Comunicaciones, Enrique Cornejo, clausuró el evento destacando la creatividad de los peruanos frente a las telecomunicaciones. Además felicitó el trabajo que viene realizando Telefónica del Perú, en el Programa de Banda Ancha para Localidades Aisladas (BAS), el que será finalizado el 26 de mayo.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú