Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Google, en busca de nuevos mercados

[21/06/2010] El valor actual de Google es de aproximadamente 124 mil millones de dólares. Para dar una idea de lo que esta cantidad significa cabe indicar que IBM vale 173 mil millones. Es decir, Google se ha convertido en un gigante y está mejor posicionada que Microsoft (cuyo valor asciende a 204 millones de dólares) para beneficiarse del futuro centrado en la web, desde los móviles hasta el networking social, la convergencia de TV e Internet y el cloud computing.

Con la Unión Europea y la FTC estadounidense controlándola bajo lupa, Google debe tener cuidado de evitar que su posición de dominio en el mercado de búsquedas y publicidad en línea aumente hasta ser considerada monopolio por las autoridades. Su reciente compra de AdMob por 750 millones de dólares ha sido un paso peligroso.
Dada esta situación, ¿qué otras oportunidades de crecimiento puede ver Google a corto plazo? La reciente campaña de la compañía para inducir a los usuarios de Office a no actualizarse a Office 2010, sino adoptar Google Docs en su lugar, puede darnos una idea al respecto.
¿Será Salesforce la próxima compra de Google?
Hasta ahora, Google no se había tomado demasiado en serio el mercado del software empresarial. Gmail se ha introducido en muchas organizaciones. Pero la versión de pago de Google Apps -que incluye Docs, Gmail, Sites, Wave y garantías de disponibilidad del 99,9% por 50 dólares anuales por usuario- no debe haber tenido tanto éxito, porque la compañía aún no ha dado cifras sobre el número de clientes de esta oferta.
Por tanto, asumiendo que Google ahora sí quiere tomarse en serio esta posible vía de crecimiento en un mercado diferente al que ya domina, por qué no comprar Salesforce.com. Cuando se trata de aplicaciones de software como servicio (SaaS) con éxito, ningunas como las de Salesforce.com.
El motivo es que, a diferencia de la mayoría de las compañías centradas en web, Salesforce realmente sabe cómo vender aplicaciones a las empresas, algo que Google está solo ahora empezando a aprender. Por otra parte, las dos empresas firmaron una alianza en el 2008, como consecuencia de la cual, Google Apps está ya integrada con Salesforce.com.
Por otra parte, en el evento Google I/O, que tuvo lugar a mediados de mayo en Los Ángeles, ésta dio otra muestra de los intereses compartidos por las dos empresas. VMware y Salesforce anunciaron en abril una alianza para que las aplicaciones Java corrieran sobre la plataforma de desarrollo cloud Force.com, y en Google I/O, VMware y Google realizaron un anuncio similar para la plataforma Google App Engine (las aplicaciones Java corren ya sobre Google App Engine, pero la alianza hará más fácil su migración).
Finalmente, las grandes empresas no van a hacer ningún movimiento importante hacia la cloud a menos que cuenten con una plataforma para desarrolladores. Después de todo, las aplicaciones personalizadas siempre parecen haber representado la mitad de las aplicaciones existentes en este tipo de compañías. Force.com de Salesforce es una gran plataforma, pero no ha conseguido atraer a muchas organizaciones aparte de a los clientes del CRM de este proveedor. Google App Engine está solo empezando a despegar, pero los enormes recursos de Google pueden representar un empuje considerable. Unir Force.com y App Engine daría lugar a una interesante combinación de fuerzas.
Con Google Docs y Salesforce en el área cloud y la gigantesca infraestructura de Google, se crearía un potentísimo ecosistema cloud. Pero lo cierto es que el valor de Salesforce asciende a 9.800 millones de dólares. Es decir, vale mucho dinero, más de tres veces el precio máximo que Google ha pagado hasta el momento por una empresa: 3.100 millones de dólares por Doubleclick. Además, quizá Salesforce prefiera mantenerse independiente.
Pero, si Google quiere reforzar rápidamente su posición en este terreno, ¿qué otras alternativas tiene? Microsoft se prepara para competir con Google Docs con su producto Office Web Access, que acaba de ser anunciado. Y Google no tiene presencia significativa en el mercado de aplicaciones empresariales, que, según la firma de investigación AMR ronda los 60 mil millones de dólares. Salesforce asegura ser la opción CRM de 72 mil compañías. Así, parece que si Google realmente quiere jugar un papel importante en las empresas a corto plazo, tendrá que pagar su precio.
Google no es competidor para Skype..., todavía
Por otra parte, la reciente compra por Google del especialista en tecnología de códec Global IP Solutions (GIPS) ha sido interpretada por algunos observadores como posible muestra del interés de Google de mejorar el posicionamiento de su oferta Voice con Skype, el más popular servicio de VoIP, que incluye video y conferencia. Pero Skype no tiene motivos para preocuparse demasiado a corto plazo.
La verdad puede ser simplemente que Google pretenda promocionar tecnologías que le permitan avanzar en su auténtico interés: hacer más sencillo a las personas un mayor uso de Internet. Google vende contenido, opina Diane Myers, analista de Infonetics. Y quieren hacer ese contenido accesible sobre múltiples plataformas, especialmente sobre las móviles.
Hasta ahora, el gigante de Internet no cuenta con un servicio coherente similar a la oferta de voz y video peer-to-peer de Skype que se integre con las redes de telefonía pública conmutada tradicionales, incluidas las infraestructuras móviles.
Las iniciativas de Google para soportar una diversidad de modos de comunicación incluyen su sistema operativo de código abierto Android, que soporta aplicaciones de texto, navegación web, cámaras de video y desarrollo de software independiente. También está presente en el segmento de correo electrónico con su servicio gratuito Gmail, en el de la colaboración, con Wave, e incluso en servicios de banda ancha sobre fibra, con sus planes de ofrecer conectividad gigabit en determinados mercados.
La compra de GIPS añade a sus recursos una muy respetable tecnología de codecs de audio y video que codifican el tráfico en redes IP, eliminando los inconvenientes a los retrasos, latencias y bajos anchos de banda. Pero ello no significa que Google esté preparada para competir directamente con proveedores de servicios de voz, según Myers.
Solo un componente
GIPS cuenta con una gran cantidad de clientes –incluidos Cisco, Yahoo, America Online, IBM/Lotus, etc.-, quienes utilizan la tecnología de esta empresa para en sus productos de voz y videoconferencia. Pero tal tecnología no deja de ser solo un componente de servicios más amplios, explica Peter Uhlich, CEO de Goober Networks, proveedor alemán de servicios de voz sobre IP, videoconferencia, chat y colaboración.
Sinceramente, no veo a Google como un competidor, asegura Uhlich. El competidor real en VoIP es Skype. De hecho, este ejecutivo ve a Google más como un potencial socio cuyos servicios podrían empaquetarse con los de Goober.
No obstante, teniendo en cuenta las saludables arcas de Google y su propensión a agitar mercados, como hizo cuando utilizó su influencia para garantizar acceso abierto al espectro inalámbrico vendido en Estados Unidos en el 2008, podría decidir que necesita desarrollar sus propios servicios de voz y video, según Tom Nolle, presidente de CIMI.
Teniendo en cuenta la trayectoria de anuncios de Google en el ámbito de la voz, parece probable que planee, o bien entrar en el mercado de voz sobre IP para competir con Skype, o al menos proporcionar sus propias herramientas y servicios de colaboración, reflexiona Nolle. En este último caso, lucharía por el mercado con otro tipo de empresas, como Cisco (WebEx) y Citrix (GoToMeeting).
Ya optara por una u otra alternativa, su movimiento tendría impacto en el mercado, en opinión de Nolle, quien, no obstante, considera que una entrada directa en las ofertas de VoIP integradas con el servicio Google Voice supondría un cambio más importante en las reglas del juego en un momento en que precisamente los operadores están reflexionando sobre sus propios planes de voz de próxima generación.
CIO, España