Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

La portabilidad numérica: ¿Resultó efectiva?

[29/06/2010] Cuando se señaló que este año comenzaría a funcionar el sistema de portabilidad numérica para la telefonía celular se pensó en que el mercado se dinamizaría. Esto implicaba que un número significativo de personas cambiaría de operador y que ello animaría a las operadoras a mejorar su propuesta de valor.

La realidad es que no ha sido así. Y si lo ha percibido, el impulso inicial que recibió el sistema con publicidad en medios por parte del Osiptel y de las operadoras poco a poco ha ido disminuyendo hasta desaparecer completamente. ¿Surtió efecto? ¿Lo animó a cambiar de operador?
Factores a tomar en cuenta
De acuerdo a un documento llamado Estudio relacionado con la implementación de la portabilidad numérica del Ministerio de Transportes y Comunicaciones:
La portabilidad numérica en las redes de telecomunicaciones es considerada un factor esencial que contribuye al desarrollo de la competencia de los servicios de telecomunicaciones, en la medida que elimina una barrera a la entrada de nuevos operadores y permite la utilización eficiente de la numeración.
Si se deja, por un momento, de lado el uso eficiente de la numeración, se puede apreciar que uno de los méritos que debería presentar la portabilidad numérica es la entrada de nuevos operadores, algo que por el momento no ha sucedido. Y no es de extrañar.
El mercado peruano de telefonía celular es un mercado altamente concentrado en dos operadoras, con la participación de un tercero (Nextel) que en realidad tiene una presencia más fuerte en los servicios de radio troncalizado.
Por su puesto, se podría decir que aún es demasiado pronto como para que se puedan ver los resultados o como para que una compañía adicional se anime a ingresar al mercado peruano; pero que, al menos, ya se cuenta con este factor que, en el momento adecuado, servirá muy bien al ingreso de un nuevo operador celular.
Observemos entonces otro factor: la competencia. Se afirmó también que con la portabilidad numérica, la competencia entre los operadores se incrementaría. Y hasta el momento este es un tema que se debe analizar. Algunos sostienen que sí se genera competencia.
Definitivamente sí. El cliente es renuente a cambiarse de un operador a otro porque ello implica el cambio de número. La ventaja de la portabilidad donde uno es dueño del número es que uno se puede ir a cualquier operador. Se elimina la restricción de quererse cambiar o no, sostiene Alberto Lara, ex ejecutivo de Telefónica que trabajó en el sector celular desde su creación.
Sin embargo, Lara hace una aclaración: dada la concentración del mercado peruano, la entrada de un cuarto operador es algo complicada. Entonces, la competencia entendida como el ingreso de otro operador tiene complicaciones.
Quizás esas mismas complicaciones no se encuentren en la competencia entre los actuales operadores presentes en el mercado peruano. ¿Se ha producido competencia entre los dos principales operadores con la puesta en marcha de la portabilidad numérica?
Hasta mediados de mayo la cantidad de peticiones de cambio de operador ha superado ligeramente las 50 mil, siendo Claro la que mayor cantidad de solicitudes ha recibido (más de 34 mil). Lamentablemente, estas cifras no dicen nada de los motivos por los cuales se han producido dichos cambios.
¿Qué factores se deberían tomar en cuenta? A continuación le señalamos lo que algunos expertos en el tema nos han dicho al respecto.
Sus contactos es el primero de ellos. ¿Con quienes se comunica más? Quizás uno de los factores más importantes es el conjunto de personas con quien más contacto tiene uno. Ellos son los destinatarios de las llamadas y es en último término la operadora a la que se llama la que determina el gasto en llamadas.
En realidad, este es el factor más importante. La decisiones de fondo vienen por ahí, la portabilidad es la cereza en la torta pero no es la razón por la cual uno debería escoger un operador, las decisiones a la larga se basan en que nos va a salir mas barato, y eso tiene que ver con a quienes voy a llamar, sostiene Eduardo Villanueva, profesor del Departamento Académico de Comunicaciones de la Pontificia Universidad Católica.
En forma indirecta, esto tiene que ver con el precio de las llamadas. Si uno puede controlar con alguna exactitud que la mayor parte de las comunicaciones van a darse hacia usuarios del mismo operador, entonces se puede controlar en alguna medida el costo de las llamadas.
Sin embargo, se dice que esto se hace en forma indirecta ya que, debido a la cantidad de planes y tarifas, uno en realidad no conoce la tarifa de la llamada, sino lo que se gasta en ella. Entregarse al trabajo de calcular la tarifa al minuto o al segundo sería cuestión de verificar a cada momento a quién se llama, en qué operador se encuentra, en qué plan se encuentra uno y la duración de la llamada. Un ejercicio que con seguridad pocos se animarían a realizar.
Pero ¿y la calidad de la llamada? Ese debería ser otro factor a considerar, pero lamentablemente aquí la distancia entre lo que muchos entienden por calidad de llamada y las estadísticas que se tienen al respecto es grande.
Generalmente las personas consideran que la calidad de la llamada tiene que ver con que haya buena señal, o que al menos haya señal en el punto en el que uno se encuentre. Sin embargo, uno no encuentra esos datos en el sitio de Osiptel. Ahí la calidad de la llamada se califica en base a los Indicadores de Calidad que básicamente son tres: respuesta de la operadora, tasa de intentos no establecidos, y tasa de llamadas interrumpidas.
En cada uno de los indicadores las metas se cumplen, pero no son un reflejo de los problemas de señal (no recibir señal en ciertos sectores de la ciudad) que son los que más directamente afectan a las personas.
La ilusión de la calidad de los servicios es eso, una ilusión. La inversión de las empresas de telecomunicaciones en infraestructura no ha llevado el ritmo necesario. Además, creo que en pequeña escala aún, está ocurriendo lo que ha ocurrido en otros mercados con los smartphones: que crean una gran demanda sobre la red por su uso de tráfico de datos, algo que solo se arregla con inversión. Y ese es un problema que tienen los dos operadores, sostiene Villanueva.
¿Precio? Como señalamos líneas arriba, el precio va implícito en el grupo de usuarios al que se va a realizar las llamadas con mayor regularidad. Esa es una forma de controlar el precio.
Pero además, el problema con el precio es que no es un buen factor para basar las decisiones. De hecho, no favorece al mercado el tener una guerra de precios que termine favoreciendo al operador que más ventajas tenga en este campo.
Yo les preguntaría a los operadores cual es su estrategia comercial para fidelizar a sus clientes, basados en las condiciones actuales. En los otros países en donde se ha realizado la portabilidad, ese es el elemento que impulsa el tema. Pero si se van a fijar solo en el precio… no se debería ir por ese tema. Finalmente el precio no es un reflejo de un buen servicio. Lo que debería promover la portabilidad es mejores servicios para los usuarios, sostiene Maité Vizcarra, abogada experta en temas de telecomunicaciones.
Quizás con estos factores se puedan realizar mejores decisiones en cuanto a pasar de un operador a otro. Pero en sí el tema es complicado puesto que la portabilidad es más atractiva para una persona que tiene un servicio post pago; los usuarios del pre pago tienen una mayor experiencia en el salto de un número al otro.
La portabilidad es una herramienta que se utiliza para animar la competencia cuando el mercado ha llegado a un buen grado de madurez. Sin embargo, aún queda por ver si esa ansiada competencia -la entrada de un cuarto operador- se verá beneficiada con la medida.
Por lo pronto, ¿se anima a cambiar de operador?
José Antonio Trujillo, CIO Perú