Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

CA sube a la nube, para vigilarla

[09/07/2010] Con la llegada de la cloud computing arribaron también muchas promesas de reducción de costos e incrementos de productividad. El escenario se mostraba favorable para subir a la nube, y en ese positivismo que acompaña a las nuevas tendencias olvidamos que al elevarnos a la cloud estábamos perdiendo una parte del control que se puede ejercer sobre los datos y aplicaciones cuando se encuentran bien custodiados en nuestros centros de datos.

Es más, los SLA con los proveedores se convirtieron en la garantía de que todo aquello que se migrara a la nube iba a funcionar como reloj suizo. Pero ¿y si la realidad no fuese tan bella como ésta? ¿Cómo saber que se cumplen las promesas rubricadas en los SLA? ¿Cómo sentir nuevamente la misma seguridad que se tenía cuando todo se guardaba en el propio data center?
Hay que monitorear. Hay que hacer lo mismo que se hacía en el mundo pre nube, con herramientas preparadas para el nuevo entorno. Ese fue uno de los mensajes que ofreció CA en días recientes en una reunión con la prensa especializada. La firma tecnológica ofrece ahora sus herramientas de monitoreo para el ambiente de nube, además de ofrecer ella misma algunos servicios desde la nube (tenía ella misma que subirse también). Además, nos recordó que de ahora en adelante ya no sólo se denomina CA, sino CA Technologies, su nuevo nombre.
CA sube a la cloud
El tema de la nube es un tema de fondo no una pequeña moda. Este año hemos realizado 13 adquisiciones en particular que se enfocan en la parte de la nube, además de ofrecer servicios como software as a service de tecnologías que ya tenemos en nuestra cartera como, por ejemplo, Clarity. La pregunta no es si ir a la nube o no, sino cuándo y cómo, señaló Alfredo García, gerente general de CA Technologies en Perú, al inicio de la reunión.
Luego, Manuel Gallardo, customer solutions architect de CA Technologies, tomó las riendas de la presentación y pasó a presentar algunos de los obstáculos que están complicando el proceso de adopción de la nube.
El primero de ellos tiene que ver con que los usuarios de la empresa puedan saltarse al área de TI para acceder a servicios que consideran necesarios, si se encuentran en la nube. Esto se debe a la falta de monitoreo y de seguridad por parte de TI en el nuevo entorno, a su incapacidad de comparar esos servicios con otros disponibles, problemas que en último término disminuyen el valor percibido por la alta gerencia de las ventajas de la nube.
Otro de los inconvenientes que surgen es que no se puede medir lo entregado por el proveedor. Los negocios no tienen una forma adicional a los reportes de los propios proveedores, de contrastar los niveles de servicio ni la calidad del servicio que están recibiendo. Esta falta de visibilidad, por consiguiente, hace que el área de TI en realidad no pueda saber cuál es el impacto que tiene esta falta de calidad sobre la empresa. Otra de las consecuencias de esta falta de calidad, es que TI carece de los datos y el contexto necesarios para guiar las decisiones.
Además, el enorme crecimiento de los servidores virtuales y de la infraestructura virtual ha hecho que se haga cada vez más complejo manejar configuraciones, aprovisionamientos y otras acciones similares en el ambiente de la nube.
Contra estos problemas lo que se requiere es tomar medidas o, mejor dicho, usar herramientas.
En el primer caso, cuando las áreas de negocios se saltan a TI, se puede contar con herramientas que van a permitir una transparencia muy fuerte en los costos, riesgos y entrega en la calidad de sus servicios.
En cuanto a los retos en la gestión de la infraestructura que soporta los servicios, CA posee herramientas para monitorear cosas tan simples como el tiempo de respuesta de una aplicación hasta objetivos más complejos, dependiendo de la apertura que tenga el proveedor con respecto a su información. En este punto se puede contar al menos con el monitoreo de los recursos que se están empleando, como señala Gallardo, e incluso métricas más complejas como las que ofrece Amazon, por ejemplo, que es uno de los proveedores de nube más abiertos en cuanto a las métricas que pueden obtener las herramientas de CA Technologies.
Obviamente, la seguridad es otro de los puntos a tomar en consideración. Y de hecho es una de las preocupaciones fundamentales que aparecen al momento de tomar los servicios de cloud computing.
Entonces estamos hablando de cuatro temas básicamente: gestión de infraestructura dentro de lo que es la nube, gestión de niveles de servicio, transparencia y manejo de riesgos, y seguridad a nivel de recursos. Además, podemos mencionar algo importante que es ensamblar el servicio y el aprovisionamiento. Si bien es cierto que en la nube se puede ensamblar un servicio ¿Qué tan rápido se puede hacer? Aquí nosotros tenemos dos soluciones muy fuertes que son el aprovisionamiento y el ensamblamiento del servicio, sostuvo Gallardo.
En lo que es ensamblar el servicio, CA Technologies se refiere a un concepto que aún no se usa mucho en el mercado: mi servicio tiene un modelo (infraestructura, modelo de base de datos y código) y ese modelo se puede instanciar de tal forma que de este modelo se puedan conseguir dos configuraciones, o más. De mayor importancia aún, el día de mañana este modelo puede llevarse a otro proveedor, sin mayor complicación. Con lo cual se establece una solución de ensamblaje de servicios muy fuerte. Ésta facilita la migración de un proveedor a otro y también el deployment del modelo.
En resumen, la estrategia de CA Technologies para la nube tiene un lado A que consiste en convertirse en un habilitador de servicios (software de gestión de las nubes) que se encargará de la gestión de los niveles de servicio, la automatización dinámica del servicio (el ensamblaje), la calidad del servicio, y la seguridad del servicio.
Pero también existe un lado B, que es el de las soluciones CA en demanda, en donde básicamente se ofrece la gestión de proyectos (PPM) a través de Clarity; y la mesa de servicios.
Como dijimos, CA se ha subido a la nube, pero no solo para ofrecer su lado B, sino, sobre todo, para hacerse presente con su lado A, aquel de las herramientas de monitoreo de lo que pagamos en la nube.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú