Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

En casa de herrero ….

[12/12/2008] Fabricantes de tecnología como HP y Symantec advierten a sus empleados que sus nombres y números de la Seguridad Social podrían haber caído recientemente en manos de criminales tras haber sufrido cada una de las compañías el robo de un portátil.

HP afirma que la computadora, que le fue sustraída a un empleado de la oficina de Houston, contenía al menos datos de miles profesionales de la compañía. En un primer momento, HP pensaba que el dispositivo no tenía ningún tipo de información sensible pero después de mirar los archivos de back-up, la organización se ha dado cuenta de que contenía nombres y números de personas que actualmente trabajan en la compañía, así como de antiguos empleados.
Por otro lado, la brecha de Symantec, que sucedió el pasado 18 de octubre, afecta a poco menos de un centenar de empleados que fueron despedidos como parte de un plan de reestructuración de las operaciones de TI de la compañía. Alguien que trabajaba en el proyecto se llevó la computadora a casa. Con tan mala suerte, que entraron ladrones y le sustrajeron varios artículos", afirma Cris Paden, portavoz de la compañía.
Ambas empresas trabajan con las autoridades en los robos y afirman que no existe razón para creer que la información ha sido utilizada con fines delictivos.
De todos modos es embarazoso para dos empresas que venden productos diseñados para proteger datos tener que admitir haber perdido información sensible, explica Avivah Litan, analista de Gartner. "Realmente no hay ninguna excusa, puntualiza.
Cifrar las computadoras portátiles de empresa de modo que este tipo de datos no puedan ser leídos fácilmente es un trabajo que lleva mucho tiempo, pero parece que no es un desafío técnico prioritario, añade. Aunque las leyes sobre brechas de seguridad en los datos estén contemplados desde el 2003, Litan estima que solamente del 25% al 35% de empresas estadounidenses ha dado los pasos adecuados para proteger sus computadoras portátiles.
Natalia Mosquera, Computerworld España