Llegamos a ustedes gracias a:



Casos de éxito

El lanzamiento de Mi Empresa 2.0

Cuatro Claves para el éxito

[16/07/2010] A principios de este año, ejecutivos en Philips, un negocio global de salud, iluminación y estilo de vida para el consumidor, iniciaron charlas para seleccionar e implementar una suite de Empresa 2.0 para sus 100 mil empleados en todo el mundo.

La necesidad de la solución, señala el CIO -Maarten de Vries- tenía múltiples facetas. "Teníamos un panorama muy disperso en TI y queríamos crear un ambiente donde la gente pudiera conectarse mejor, encontrarse unos a otros mejor y compartir mejor la información, añade.
Estas necesidades se alineaban con dos de los indicadores de rendimiento claves del negocio: dirigir la colaboración y la productividad de la empresa. Trabajamos mucho en equipos virtuales, así que necesitábamos conectarnos mejor. Hay mucho conocimiento en la compañía, pero necesitábamos una mejor manera de desbloquearlo.
Otra necesidad para una solución de Empresa 2.0: Los empleados, específicamente en Norteamérica, ya estaban utilizando sitios externos como Facebook, Twitter y Yammer para comunicarse entre sí, señala de Vries. Ellos estaban utilizando toda clase de soluciones, así que queríamos crear una solución Philipts (PHG) bajo la marca Philips donde los grupos pudieran enlazarse, agrega.
Después de explorar varias soluciones, de Vries y su equipo seleccionó Socialcast como su proveedor para el componente de colaboración empresarial, primariamente por su facilidad de integración con SharePoint 2010. La suite, la cual llamaban internamente Connect Suite, integraba correo electrónico, soluciones SharePoint, chat, VoIP, soluciones de reunión web, web casting, telepresencia y la herramienta de microblogging de Socialcast. TI lanzó un programa piloto de un mes de duración de Connect Suite con mil usuarios, el cual de Vries señala que fue enormemente exitoso.
A principios de mayo, poco antes de que el piloto concluyera, su personal introdujo Connect Suite al resto de la compañía. En solo ocho semanas, la base de usuarios creció a 11 mil -excediendo por mucho las expectativas de de Vries-. Originalmente, esperábamos tener 10 mil usuarios para fines de año, señala. Realmente nos han tomado por sorpresa; hemos sido muy exitosos, indica.
De Vries atribuye el éxito de Philips a cuatro factores conductores, los cuales él recomienda a otros que estén considerando una implementación de una suite de Empresa 2.0.
1. Empiece con una estrategia clara. No explore una solución de colaboración ciegamente; tenga un entendimiento claro de qué problemas resolverá y cómo la compañía se beneficiará. Philips quería disuadir a los empleados de agruparse en sitios externos -así como estimular la colaboración y la comunicación- así que incluir el componente de microblogging de Socialcast en su suite tenía sentido.
2. Asóciese con el negocio. Tiene que darse cuenta de que estas no son iniciativas TI, son iniciativas de TI y de negocios, señala de Vries. La implementación fue tan exitosa como lo fue, comenta de Vries, en parte porque se alineó directamente con los indicadores de desempeño claves de la organización, haciendo transparente el ROI deseado desde el principio.
3. Lidere con el ejemplo y aprenda de otros. Los miembros del equipo ejecutivo de Philips fueron porristas de la suite de colaboración, utilizándola frecuentemente. Tener soporte desde arriba hacia abajo -y compromiso- ayudó a que su adopción realmente despegara, señala de Vries. Cuando ve una participación activa en la dirección, vimos que despegó viralmente, agrega. No solo es desde arriba hacia abajo, también es desde abajo hacia arriba, porque ves a la generación joven de empleados aceptar estas clases de herramientas muy rápidamente. Ellos no son para nada tímidos para usarlo.
4. Afloje las riendas. Philips aún no ha instituido una política formal para cómo los empleados deben o no deben interactuar con la suite de colaboración. De Vries señala que tal como su compañía hizo con el correo electrónico, ellos confían en que los empleados puedan hacer juicios apropiados sobre qué y qué no discutir, y si algo podría ser inapropiado o sensible.
"Queremos darles la habilidad de comunicarse entre sí y queremos ser tan liberales con las guías como sea posible. No hemos tenido ningún paso en falso hasta ahora, pero si lo tenemos, aprenderemos de él, finaliza.
Kristin Burnham, CIO