Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Un paso más en el comercio electrónico

[30/07/2010] Hace aproximadamente una década, en Silicon Valley, todo aquel que acudía con un plan de negocios a una de las varias empresas de capital de riesgo que entonces existían recibía casi inmediatamente el financiamiento para una empresa en Internet. Exagerando un poco más, se decía incluso que el plan de negocios no era muy necesario en realidad. Aquellos eran los años de la fiebre por Internet, una época que comenzó en 1997 y que concluyó estrepitosamente con la explosión de la burbuja tecnológica en el año 2000.

El Perú no pasó por una fiebre similar. La falta de capitalistas de riesgo y, obviamente, las condiciones políticas y económicas por las que transitaba el país en ese momento (recién se salía de la crisis financiera internacional del 97) no permitieron que la temperatura subiera exageradamente entre los empresarios peruanos. A pesar de ello, algo se avanzó.
El comercio electrónico dio sus primeros pasos en nuestro país en ese momento, pero se topó con un par de problemas importantes que no permitió mayor desarrollo. Primero: Los peruanos no estábamos acostumbrados a comprar remotamente, por lo menos no la mayoría de nosotros. Segundo: La penetración de las tarjetas de crédito era muy baja.
Ya han pasado diez años de ello y la pregunta cae por sí sola: ¿Es el momento para el auge del comercio electrónico en el Perú? Con esa pregunta en mente asistimos a una presentación que hacía la empresa SafetyPay durante la X Feriadex, evento organizado por la Asociación de Exportadores (Adex). Ahí, Roberto Figueroa, gerente de márketing de SafetyPay Perú, mostró la forma en que su firma ha enfrentado los problemas mencionados, y nos dio algunas luces para responder a la interrogante.
Sin tarjeta de crédito
La exposición de Figueroa se inició explicando el sistema. SafetyPay, en pocas palabras, es un medio de pago presente en varios países del mundo que permite a los compradores pagar sus compras a distancia (Internet, por ejemplo) directamente desde sus cuentas bancarias y que permite a los comercios vender y cobrar remotamente, ampliando así sus canales de venta.
El sistema no requiere que el comprador tenga una tarjeta de crédito sino sólo una cuenta bancaria. En el caso del comercio electrónico, si una persona compra en el sitio web de un comercio afiliado a SafetyPay, el sistema genera un número de transacción con el cual el comprador ingresa al sitio web de su banco (Banco de Crédito, Banco Continental, Interbank o Scotiabank) para realizar el pago de la transacción.
El sistema tiene la ventaja de que no solicita ningún tipo de información financiera del comprador (número de cuenta, de tarjeta, o similares) y que la seguridad está garantizada por los propios mecanismos del banco.
Con SafetyPay, afirma Figueroa, una aerolínea peruana, en el segundo mes de implementado el sistema, experimentó un aumento en sus ventas superior al 400%, manteniendo un crecimiento promedio mensual superior al 100%. Cifras realmente espectaculares.
Barreras
A pesar de ellas, sin embargo, es evidente que los niveles que alcanza el comercio electrónico en Perú no son significativos aún.
No todas las personas tienen tarjeta de crédito y mucha gente tiene miedo de usarla a través de Internet. Sin embargo, la barrera más fuerte que tiene el comercio electrónico, creo yo, es el dominio de las operaciones por Internet de parte de la gente. Los jóvenes tienen más habilidad para el uso a nivel de operaciones, pero no todos los jóvenes hacen uso de la Internet para realizar compras, señaló Figueroa.
Aquellos grupos que poseen un perfil que los haría candidatos naturales para ser usuarios de comercio electrónico enfrentan aún diversas barreras, pero sin duda la más importante es la información y la educación: Estas personas poseen cuentas bancarias y a pesar de ello no utilizan el comercio electrónico para realizar sus compras porque, en primer lugar, ni siquiera utilizan las plataformas web de sus propios bancos.
Los bancos hacen campaña, por ejemplo, para que la gente recoja su clave token [necesaria para realizar transacciones en línea], pero es un proceso lento. Creo que todo esto va a ir mejorando con el tiempo y todo va a depender de la información y comunicación, sostuvo Figueroa.
Por el lado de los comercios, el sistema ha alentado la presencia de diversas clases de negocios. Ahora Internet puede servir para vender prácticamente cualquier producto (piense en eBay), pero desde su propia experiencia Figueroa sostiene que el sistema de SafetyPay ha demostrado ser muy apropiado para la venta de boletos de viaje (terrestres y aéreos), flores, desayunos, canastas de regalos, delivery de comidas, y otros productos similares que fácilmente se pueden despachar.
El tipo de empresas presentes es también diverso en cuanto a su tamaño. En el sistema se encuentran presentes grandes comercios como La Curacao, o firmas más pequeñas como las dedicadas a los repartos de desayunos. Figueroa, además, afirma que ya se encuentra en conversaciones con algún supermercado para incorporarlo al sistema y, posiblemente, al vendedor de libros por Internet más grande del mundo. Esperaremos esos nuevos avances.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú