Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Tecnologías emergentes

[16/08/2010] Hace unos meses describimos lo que vendría a ser una de las reuniones de TI más grandes producidas en el país, sino la mayor: la XVI Americas Conference on Information Systems, organizada por la Universidad Esan, por primera vez en nuestro país. Y dentro de esa reunión se realizaría el CIO Symposium, un evento que tenía como objetivo reunir al mundo académico con el mundo de los negocios, realizando algunas reflexiones sobre los temas que más interesaban a los CIO.

Una de esas reuniones fue la producida en la mañana del viernes de la semana pasada. En ella se trataron un conjunto de tres temas que se desarrollaron bajo el nombre de Tecnologías Emergentes. Se trataba de la Inteligencia de Negocios, el Business Process Management y la Web 2.0. Tres expositores académicos disertaron ante el auditorio de hombres de negocios lo que ellos entendían como lo más reciente en estos tres campos.
Inteligencia de negocios
La primera expositora fue Irma Becerra-Fernández. Ella inició las presentaciones con una exposición sobre la Inteligencia de Negocios.
La inteligencia de negocios tiene que ver con el uso de datos ya sea internos o externos a la organización, y esta información puede ser datos cuantitativos o cualitativos que crea un conocimiento que nos llevarán a decisiones mejores y más rápidas que son muy necesarias para mantenernos competitivos, sostuvo Irma Becerra-Fernández de la Florida International University.
Becerra-Fernández luego afirmó que en la actualidad existen Herramientas de Inteligencia de Negocios que son parte de las Soluciones de Inteligencia de Negocios, las cuales, a su vez, soportan el llamado Proceso de Inteligencia de Negocios. Y son estos procesos los que convierten esta información y datos en nuevo conocimiento, que es el que va a dirigir al negocio.
¿Cuáles son los factores que están guiando a la inteligencia de negocios? Uno de ellos es el explosivo crecimiento del volumen de los datos. En la actualidad, de las conversaciones con los CIO, Becerra-Fernández afirma que las organizaciones están experimentando un crecimiento en su volumen de datos que va del 15% al 35% anual, e incluso algunos están experimentando una duplicación del volumen de sus datos en este mismo lapso.
Este crecimiento no se ha convertido en un problema para los CIO debido a que los costos de almacenamiento les han permitido enfrentar este aumento, pero en lo que sí se presenta un problema es en extraer valor de esta gran cantidad de información. Este es el problema que realmente está preocupando a los ejecutivos.
No queda claro que más información sea igual a más valor, señaló Becerra-Fernández. Más información con el uso de herramientas de inteligencia de negocios debería producir más valor; sin embargo, no todas las organizaciones se encuentran en este proceso, por lo que hay en realidad mucho trabajo que hacer en este campo.
El segundo factor que está dirigiendo a la inteligencia de negocios es que se está enfrentando una creciente complejidad en las decisiones. Los ejecutivos y las firmas están enfrentando decisiones cada vez más complejas, como por ejemplo las del derrame de petróleo por parte de BP, pero ellos no se sienten en la capacidad de tomar la decisión adecuada, un problema que afecta a un 15% de los CIO en la actualidad. Entonces, la inteligencia de negocios promete dotar a los líderes de los negocios (que son cada vez más jóvenes) a tomar estas decisiones.
Entonces es necesario ser rápido (otro driver de la inteligencia de negocios) porque ya nadie tiene tiempo de divagar para tomar una decisión y los sistemas tienen que estar listos para apoyar estas decisiones y aprovechar las ventanas de oportunidad que se presentan.
En general, se tiene que superar las demoras en la toma de decisiones convirtiendo los datos que provienen de muchas fuentes, integrando las diversas fuentes de información, y haciendo que los resultados se encuentren disponibles para aquel que toma las decisiones.
La inteligencia de negocios promete encarar cada uno de estos tres aspectos.
Y finalmente se tiene al progreso tecnológico. Los avances que se han tenido a lo largo de los años en herramientas como los Decision Support Systems (DSS), los ERP, el Data Warehousing, Data Mining e incluso Text Mining, han hecho que los proveedores de soluciones de inteligencia de negocios tengan los insumos necesarios para desarrollar herramientas de inteligencia de negocios efectivas y que las organizaciones adopten las plataformas para hacer que éstas sean aún más efectivas.
Con estas herramientas se ha logrado que la inteligencia de negocios contribuya significativamente con la empresa de cuatro formas: la primera es diseminando información amigable para el usuario en tiempo real; la segunda, es creando nuevo conocimiento a partir de lo pasado; la tercera es proporcionando decisiones basadas más en la información más reciente, e incorporando predicciones concernientes al futuro; y la cuarta es mediante un mejor planeamiento del futuro a través de un uso más efectivo de la información.
Business Process Management
El siguiente expositor fue Michael zur Muehlen, del Centro de BPM del Stevens Institute of Technology, que tuvo a su cargo el tema Estado del Arte y Tendencia en BPM.
Muehlen comenzó con una pregunta muy simple: ¿Cómo hacen una taza de café? Obviamente todos sabemos cómo hacerlo, pero no nos damos cuenta que esto es un proceso que se puede graficar: ponemos café una taza, hervimos agua, y agregamos el agua hervida a la taza. Así de simple.
Sin embargo, no siempre tiene que ser así de simple. El gráfico que muestra el proceso de preparación de una taza de café es distinto en el Starbucks. Ahí se pueden incrementar los pasos y obtener un gráfico más complejo de la preparación de la taza, e incluso más complejo aún si el gráfico lo hacemos desde la perspectiva del cliente quien es quien quiere el café. Un cuadro así se hace complejo porque se está tercerizando en Starbucks el proceso de preparación del café, y como todos sabemos, cuando se terceriza, las cosas se hacen más complicadas.
En este caso, además, uno ya no solo debe saber como se hace una taza de café (en realidad no es necesario, Starbucks lo va a hacer) para poder tomar esa bebida, pero si debemos estar al tanto de otros procesos como el de cómo colocar la orden del café (donde se hace, especificar cómo lo queremos), cómo realizar el pago por él, y como recabarlo.
El ejemplo bastó para que Muehlen dejara en claro que todos los procesos se pueden modelar, pero que solo lo hacemos en casos en los que no podemos fiarnos de nuestra memoria o cuando muchos actores se encuentran involucrados, y deseamos que todos sigan una misma ruta. Un ejemplo que presentó el expositor fue el de los militares. Ellos son intensos usuarios del modelamiento de los procesos ya que ellos desean que todos los miembros de su cuerpo realicen ciertas tareas de manera exacta a como debiera hacerse.
Pero entonces ¿cuáles son los drivers de la BPM? Al igual que la expositora anterior, Muehlen también identificó algunos drivers que son los que están dirigiendo este enfoque de negocios.
El primero de ellos es el desempeño. Uno se encuentra interesado en mejorar el desempeño de la organización así que uno observa la arquitectura empresarial, mapea todas las operaciones y trata de hacerlas mas eficientes.
Otro de los drivers es el compliance (cumplimiento). Debido a regulaciones como la Sarbanes Oxley, las organizaciones tienen que identificar que tipo de controles tienen en sus procesos financieros y como van a enfrentar los riesgos en estos procesos. De hecho, se estima que estar preparado para esta regulación le cuesta a cada empresa un promedio de unos 94 mil dólares. Si uno es una compañía se supone que uno sabe qué está haciendo, lo que significa que uno debe saber cuáles son sus procesos. Pero el costo real de esto es en promedio unos 3,4 millones de dólares por compañía.
Y esto se debe a que la mayoría de los procesos no se encuentran documentados, o si se encontraban documentados ya evolucionaron y no son acordes a los documentos.
Un tercer driver es la resiliencia. Es decir, mantener al negocio funcionando a pesar de las turbulencias que puedan venir del exterior o, también, preparar a la empresa para los cambios en los negocios que puedan surgir. Ante esto se puede acudir a la tecnología como la cloud computing que puede, se supone, crecer infinitamente, pero el problema es que la mayoría de los procesos se basan en las personas, y las personas no pueden crecer infinitamente.
Entonces el BPM tiene que identificar estar restricciones en los negocios para poder enfrentarlos.
Web 2.0
El tercer expositor fue Rolf Wigand, de la Universidad de Arkansas, quien expuso: La Web 2.0 para el CIO: Conectándose con el cliente.
Hay un genio que ha salido de la botella, y no va a volver a entrar, sostuvo Wigand refiriéndose al surgimiento de la Web 2.0 y de la forma en que las empresas han tenido que renunciar a cierto grado de control sobre la información para cederlo a los clientes.
Por otro lado, la información ya no es como un ave que va de árbol, sino como una mariposa que revolotea en el aire; una mariposa con la que, si deseamos capturarla, debemos tener mucho cuidado.
Estos escenarios se han producido gracias al gran auge de comunidades como Facebook que recientemente anunció que había superado los 400 millones de usuarios, una cifra que hace que las redes que se manejaban en los años 70 (que con mil empleados conectados en una corporación parecían gigantescas) se vean ahora como grupos minúsculos.
¿Cómo se puede analizar tales cifras? En realidad desde la perspectiva de un usuario no se puede tener una adecuada relación con más de 150 personas, a pesar de que en las redes sociales uno puede ser amigo de miles de personas. Sin embargo, ellos son importantes. De acuerdo a cifras presentadas por el expositor, las recomendaciones las tomamos mayormente de los amigos al momento de confiar en la publicidad una marca comercial. En segundo lugar confiamos en los sitios web de las marcas y en tercer lugar de los foros de consumidores. Los carteles se encuentran en el último lugar un poco por encima de la radio y las revistas, los periódicos y la televisión.
Y esto se debe a la cantidad de tiempo que las personas pasan en la Red. Hay países en los que se llega casi a las siete horas, como Australia, mientras que en otros, como Japón, se superan las tres horas.
Entonces ¿qué hacer? Hay que darse cuenta que Internet ha cambiado. La Web 2.0 se basa ahora en la tecnología y la arquitectura, en comunidades y sociedades y en negocios y procesos, puntos sobre los cuales no se tiene el control.
Entonces, lo que se debe hacer es saber aprovechar estos cambios. Y esto se logra mediante comunidades de compra en línea, como las que tienen Nordstrom y Gap, y formar sitios de compra sociales.
De hecho, la Web 2.0 representa una invalorable forma de llegar a los clientes de maneras nunca antes probadas, y de interrelacionarse con ellos con una profundidad que no se ha experimentado antes.
Cuando reflexionamos sobre los desarrollos de la Web 2.0 y los temas alrededor de ella, lo que uno observa no es el surgimiento de una nueva teoría o concepto fundamental dentro de una teoría, sino la descripción de un cambio en la forma en que vemos la web, sostuvo el expositor.
Este paradigma nos fuerza a ver con nuevos ojos y reconocer las oportunidades innovadoras y los desafíos que encontramos en muchas dimensiones de nuestras vidas como los patrones de comunicación, los medios, la web, las organizaciones, la economía y la cultura.
Además, dentro de estos desarrollos podemos encontrar cuatro tendencias para el futuro del social networking. Primero, ¿cuál será el rol del correo electrónico? De hecho, algunos ya comienzan a preguntarse para qué se necesita el correo electrónico. Segundo, probablemente muchos medios sociales van a fallar, al menos inicialmente. Tercero, va a experimentarse un creciente rol de parte de los teléfonos inteligentes. Y cuarto, se debe reconocer que el social networking y los medios sociales son una fuente de información aún por descubrir plenamente.
Con su exposición se cerró una de las etapas del CIO Symposium, tan solo una de las muchas reuniones que se produjeron durante esos días.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú