Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

El lado oscuro de las redes sociales

Por: Tony Bradley, PC World (US)

[20/08/2010] El CEO de Google, Eric Schmidt, teme que demasiada información sea compartida en línea, y predice que la gente un día cambiará su nombre y se reinventará a sí misma con el fin de escapar de su pasado digital. Ese punto de vista podría ser extremo, pero es cierto que las redes sociales nos han obligado a examinar más de cerca y redefinir los conceptos de privacidad e identidad.

Hay muchos beneficios interesantes en la evolución de la web y el surgimiento de las redes sociales. Twitter y Facebook han permitido que la gente vuelva a conectarse con amigos y familiares, y proporciona una plataforma para compartir información y mantenerse en contacto. El aspecto de tiempo real de las actualizaciones de estado de la red social también ha transformado la búsqueda en línea y las noticias de última hora.
El problema es que las redes sociales también proporcionan una herramienta muy poderosa para avergonzarse o arruinar su reputación a una escala mundial y virtualmente eterna. Una vez que puso la información en línea, es compartida por todo el mundo en cuestión de segundos, y puede verse aún después de décadas.
Usted está contratado
No es raro que ahora en el proceso de solicitud de trabajo comparta la información de su cuenta de redes sociales. Los empleadores tecnológicos inteligentes desean ver su perfil en Facebook y su historial de tweets en Twitter.
Lo que diga y cómo actúe en línea dice mucho acerca de usted. Examinar su persona en línea le da a los empleadores una visión cruda y sin filtrar de quién es realmente. Es una herramienta mucho más eficaz para la detección de potenciales empleados, incluso que los tests psicológicos de personalidad o de aptitud utilizados desde hace años.
Usted está despedido
Hay una larga y creciente lista de historias de personas que pierden su empleo como consecuencia de actualizaciones de su estado en Facebook, o debido a tweets en Twitter. En general es una mala idea hablar mal de su jefe o de su trabajo en una red social, o publicar fotos y actualizaciones de estado sobre lo mucho que se está divirtiendo en la playa después de haber llamado para reportarse enfermo.
Una pobre alma aprendió esta lección por las malas -posiblemente le costó un trabajo en Cisco, antes incluso de comenzar. Los empleadores están mirando, así que hacerle saber al mundo que usted odia el trabajo que le han ofrecido es una manera rápida de conseguir que rescindan la oferta.
El historial crediticio ¿de usted o de sus amigos?
Se trata de a quién conoce. En este caso, a quien conoce que podría hacer que usted consiga o no un préstamo. Algunos bancos están usando servicios como Rapleaf para rastrear su red social e identificar los contactos conectados con usted que también hacen negocios con la institución financiera. Sobre la base de la estabilidad financiera y el historial crediticio de sus contactos de red social, el banco puede hacer una suposición sobre el tipo de riesgo de crédito en el que puede encontrarse.
Hasta que la muerte nos separe
Parece razonable suponer que su esposo sea su amigo de Facebook, y forme parte de su Twitterverse (universo Twitter). ¿Por qué no? El amor es grande, y quiere compartir todo con su pareja... hasta que no lo desee hacer. Si la relación termina, es posible que desee eliminar como amigo a su ex. Tenga cuidado con lo que dice en línea.
Un artículo de la revista Time explica: "Los abogados, sin embargo, aman estos sitios, los cuales pueden ser minas de oro probatorias. ¿La nueva novia de su esposo publicó en Twitter algo sobre una nueva joya? El tribunal podría considerar eso como bienes matrimoniales entregados a un tercero. ¿Le dijo su mujer a la corte que ella no está en busca de trabajo? Entonces, el abogado que contrató debería preguntarle por qué está tratando de obtener una entrevista de trabajo a través de LinkedIn".
Probablemente esté familiarizado con la frase "un elefante nunca olvida". Bueno, la Internet nunca olvida y tiene zettabytes de capacidad de almacenamiento de archivos que pueden ser buscados en segundos gracias a compañías como Google. Yo no recomiendo que cambie su identidad para tratar de esquivar su pasado digital, sino recomiendo que ejercite un mínimo de discreción y sentido común respecto a lo que publica en línea.
Tony Bradley, PC World (US)