Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

El futuro de TI según Gartner

[16/09/201] Son tiempos de transición, señaló Cassio Dreyfuss, vicepresidente de Investigación de Gartner, al momento de iniciar su exposición, la primera de una serie de presentaciones que se realizaron durante la Segunda Conferencia Anual Gartner: El Futuro de las TI, la semana pasada.

Dreyfuss se refería al hecho de que el mundo atraviesa en estos momentos por un periodo de transición que lo está llevando de la crisis a la recuperación, y que está llevando a las empresas de las prácticas de reducción de costos a actividades de mayor generación de valor. Y en medio de esta transición, América Latina se presenta como una de las regiones que han enfrentado con mejores resultados los tiempos de crisis, una característica que debería aprovechar inmediatamente.
Junto con Dreyfuss se presentaron en el evento otros analistas internacionales de la consultora global Gartner; Carl Claunch -que ofreció su visión de las Top 10 tecnologías para 2011-, Bill Hostmann y Brian Prentice, abordaron ese día tópicos tan esperados como la cloud computing o los grandes desafíos que deben enfrentar los CIO en la actualidad. Fue un día en el que Gartner, como lo hizo el año pasado, aprovechó al máximo la reunión no solo para mostrar sus estudios y proyecciones sino también para conversar en reuniones uno a uno con los ejecutivos asistentes al evento.
Al igual que en el 2009, CIO estuvo presente en la reunión. El siguiente es el relato de algunos de los momentos que vivimos en ese cónclave.
El futuro de las TI en América Latina
La crisis internacional que se vivió desde el 2008 en Estados Unidos y desde el 2009 en América Latina tuvo un fuerte impacto sobre las áreas de TI de las empresas. Es reconocido que se tuvo que enfrentar baja en las ventas y una consiguiente baja en los presupuestos para estas áreas. Pero ¿cómo visualizan ahora los CIO el futuro cercano? Con cierto optimismo por parte de los CIO a nivel mundial, pero con un optimismo mayor de parte de los latinoamericanos.
De acuerdo a los resultados de una encuesta realizada este año por Gartner y presentada por Dreyfuss, un 41% de los CIO globales esperan que este año se enfrenten condiciones similares a las del 2009, mientras que solo un 29% de los CIO latinoamericanos piensa así. Tan solo con observar esta métrica se puede apreciar que hay una marcada diferencia de opiniones con respecto al futuro.
Son más los CIO globales los que piensan se va a estabilizar en los niveles actuales, pero son menos los CIO globales que consideran que la economía se va a recuperar y volver a crecer. Cuando se indaga en ambos grupos sobre si piensan que la economía vuelva a crecer a niveles superiores a los del 2008 son tres veces más (15%) los CIO latinoamericanos que piensan así que los CIO globales (5%).
Esto permitirá a las compañías latinoamericanas crecer más rápidamente en el 2010 y el 2011, en comparación con la mayoría de las regiones del mundo, se sostiene en la presentación de Dreyfuss.
Entonces ¿qué significan estas cifras para los CIO? Para responder a esta interrogante general, Dreyfuss se basó en las respuestas a tres preguntas fundamentales: ¿Cómo se comparan las TI latinoamericanas con las de otras geografías?, ¿Se convertirá América Latina en líder en nearshore sourcing? y ¿Cuáles son las principales tendencias TI para los próximos cinco años?
Para responder a la primera interrogante, Dreyfuss mostró un cuadro en el que se resumía el gasto en TI de cuatro regiones: América Latina, Europa del Este, Oriente Medio/Africa, y Asia/Pacific.
Luego de Asia/Pacific, que tendrá un gasto estimado de 570 mil millones de dólares para el presente año, América Latina se presenta como la segunda región en cuanto a gasto en TI con 261 mil millones de dólares. Una cifra superior a los 250 mil millones de dólares del año pasado y por encima de Europa del Este (139 mil millones de dólares) y Oriente Medio/Africa (212 mil millones de dólares). Esto significa que los proveedores están concentrando sus recursos en la región ya que tienen expectativas de crecimiento en sus ingresos por ventas.
La fortaleza relativa de las economías latinoamericanas en el 2010 ha hecho que las prioridades de los CIO de América Latina sean un poco distintas a las de los CIO globales. En un cuadro mostrado por Dreyfuss se puede apreciar que la máxima prioridad para los ejecutivos de nuestra región es mejorar los procesos de negocio, una preocupación que comparte con sus pares del resto del mundo.
Sin embargo, a partir de ahí las prioridades comienzan a diferenciarse. La segunda preocupación de los latinoamericanos es incrementar el uso de la información/analítica en la toma de decisiones, mientras que la tercera es reducir los costos empresariales, dos posiciones que en el caso de los CIO globales se presentan en orden inverso.
En el caso de América Latina le siguen atraer y retener nuevos clientes, y crear nuevos productos y servicios, en la cuarta y quinta posición. Quizás uno de los puntos en los que más se diferencian los CIO latinoamericanos y globales es en mejorar la efectividad de la fuerza laboral de la empresa, una preocupación que es la cuarta para los CIO globales, pero la décima para los latinoamericanos.
En cuanto a las tecnologías, las más importantes para los CIO de la región son la cloud computing; busines intelligence, analítica y minería de datos; y virtualización, en los tres primeros lugares. Las tecnologías móviles y la Web 2.0 aparecen en la cuarta y quinta posición. La diferencia con los CIO globales no es radical pero si atendible; para ellos las tecnologías principales del 2010 son la virtualización, la cloud computing y la Web 2.0.
¿Seremos líderes en nearshore sourcing? La segunda interrogante de Dreyfuss es respondida con optimismo. Dentro de las 30 locaciones más importantes para el offshoring se encuentran seis países latinoamericanos: Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, México y Uruguay. Desafortunadamente, el Perú no se encontraba en la lista, pero Dreyfuss estimó que pronto lo estaría.
Y en cuanto a las principales tendencias en áreas de tecnología que la consultora ve en la región éstas son las más importantes:
 
* Cloud computing.
* Analítica avanzada.
* Computación de cliente.
* IT for Green.
* Las nuevas formas del Centro de Datos.
* Computación social.
* Monitoreo de la Seguridad y las Actividades.
* Memoria Flash.
* Virtualización para disponibilidad.
* Aplicaciones móviles.
Escenario de Cloud Computing
Carl Claunch, vicepresidente y analista distinguido de Gartner Investigación, tuvo a su cargo la exposición Escenario de Cloud Computing, en donde básicamente presentó un panorama de la forma en que ha evolucionado este moderno concepto y la forma en que ha transformado a la empresa.
Primero, Claunch dio algunas cifras de la adopción de esta tecnología. Lo sorprendente es que, de acuerdo a las cifras del investigador de Gartner, aproximadamente un 70% de las empresas de más de mil empleados aún no han comenzado una iniciativa para la adopción de la cloud computing. Solo un poco más del 15% señalan que ya han implementado la tecnología, y el resto se encuentra evaluando, planeando o implementando la nube.
¿A qué se debe esto? Una de las primeras preocupaciones -y obstáculos para la adopción- es el tema de la seguridad. La computación en la nube implica ciertos riesgos que inhiben a las grandes corporaciones; esto se debe a que la mayoría de los proveedores de nube ofrecen servicios que tienen poca capacidad de personalización y, por tanto, no pueden aplicar políticas más fuertes dependiendo de los perfiles de los usuarios.
A pesar de ello, Claunch estima que en el 2009 el mercado de servicios cloud fue de 58,6 mil millones de dólares a nivel mundial, y que para el 2014 el mercado crecerá hasta los 148,8 mil millones de dólares; y, como era de esperar, Norteamérica fue en el 2009 el mercado regional más grande con una participación de 60% de las cifras globales.
Dentro de este escenario, una de las grandes tendencias que Claunch percibe es la clara diferenciación que las empresas están realizando entre nube pública y nube privada. De hecho, se estima que para el 2012 las empresas gastarán más dinero en nubes privadas que en las ofertas públicas, a pesar de que, de acuerdo al analista, las nubes privadas no necesariamente son buenas para todo tipo de empresa. Depende del retorno a la inversión, sostuvo.
Es importante que la empresa se conozca a sí misma y a los verdaderos requerimientos que tiene. Y bajo estas premisas Claunch señaló que uno puede optar por una nube pública si hay un beneficio en los costos, si los niveles de servicio y seguridad satisfacen sus requerimientos, si se satisfacen los requerimientos de cumplimiento legal y de propiedad de los datos, y si la reparación de las fallas y la recuperación en caso de desastre están garantizadas. Si estas necesidades no se cumplen, quizás sea mejor implementar una nube pública.
Otro detalle que llamó la atención fue que Claunch sostuvo que las empresas que mejor preparadas se encuentran para el uso de la nube, son aquellas que han invertido en una SOA (service-oriented architecture). La razón es simple: dado que la nube es un canal para ofrecer servicios ello, no implica que todos los servicios que se ofrezcan sean los que se encuentran en la nube que los ofrece. Éstos pueden provenir de otros entornos como las aplicaciones on premise o incluso otros proveedores externos al proveedor que soporta la nube. Si una empresa posee una fuerte inversión en SOA y se rige de acuerdo a sus parámetros, estas complejidades de todo como servicio a través de la nube podrán ser más fácilmente entendidas y manejadas.
La adopción va a crecer y se estima que el SaaS (software como servicio) surgirá como una alternativa a los modelos TI tradicionales. Los beneficios son conocidos (pagar solo por lo que se consume) pero no así sus complicaciones. Quizás una de las mayores, señala Claunch, es que en el pasado las compañías estaban acostumbradas a utilizar su infraestructura con propósitos financieros. Aquellas que esperan ganar algo en base a los cálculos de la depreciación de sus equipos ya no podrán hacerlo, pues en una ambiente de cloud computing cada vez habrá menos infraestructura para depreciar.
¿Qué utilizar? La recomendación de Claunch es escoger el modelo que no impacte negativamente a la organización. Para ello es necesario conocer a la propia firma y meditar si realmente es necesario uno u otro modelo para seguir creciendo.
Los grandes desafíos
La presentación con el título más extenso fue Cómo los CIO pueden abordar los grandes desafíos de la gestión de la información a cargo de Bill Hostmann, vicepresidente de Investigación y analista distinguido de Gartner Research.
Su exposición comenzó señalando los grandes desafíos que tienen que enfrentar los CIO en cuanto a la información. El primero de ellos es la diversidad y el volumen de la información. Se estima que el volumen de la información a nivel mundial crece a una tasa mínima de 59%, que el volumen de información almacenada se duplica cada año, que hasta el 85% de los datos no son estructurados, y que el 87% de los problemas de desempeño en las bases de datos tienen que ver justamente con el crecimiento del volumen de los datos.
El segundo desafío en este campo es el propio análisis de esta información. Con tantas fuentes de información, y tanta variedad en el tipo de información se ha hecho cada vez más complicado el buscar, modelar, analizar, prever y adaptar la información que se tiene disponible. Es cierto que ante el caudal de datos las empresas han adoptado el uso de herramientas y tecnologías como la business intelligence, pero también es cierto que Gartner ha estimado que solo un tercio de las organizaciones que tienen, BI por ejemplo, aprovechan realmente estas herramientas. En realidad, la mayoría de los analistas carecen de un verdadero entendimiento sobre qué herramienta puede ayudarlos en un problema en particular.
El tratamiento de los datos por parte de la empresa es otro de los desafíos. La mayoría de las empresas ven a los datos como algo de lo cual se debe encargar TI; los consideran como un mal necesario en lugar de tomarlos como un valioso activo de la organización. La consecuencia de tal visión es que la firma no toma como suyo el compromiso de generar una política para los datos en base a su impacto sobre la organización. En realidad, la mayoría de las empresas requieren de un cambio significativo en su cultura para llegar a un punto en el que la información sea tratada como un tema de negocios, y las políticas hacia los datos sean definidas por la empresa.
¿Qué hacer ante estos desafíos? Utilizar la innovación y la tecnología.
Una de las innovaciones necesarias es el cambio en la valoración que se hacen en los datos. La información tradicionalmente ha sido vista como una cosa, algo concreto que genera costos relacionados a su condición de dato, archivo, o bits y bytes. Recientemente, se ha dado un paso hacia el entendimiento del valor de la información como un proceso en el que la información se agrega y se combina para producir mayor valor. Pero se requiere dar un paso mayor en el nivel de abstracción para entender que la información ya no es un costo sino un generador de valor cuando se trata como un conocimiento profundo (insight) que puede hacer que los equipos de una organización sean más productivos.
Otra innovación necesaria es el uso de una Adaptive Information Structure, es decir, una estructura de la información que entienda el significado de los datos/información, genere reglas para resolver modelos dispares, adapte el comportamiento para satisfacer los SLA de manera más eficiente, permita la personalización del envío de la información. Para ello se pueden utilizar las emergentes tecnologías que brindan los servicios de nube, pero para ello se recomienda entender las implicancias de largo plazo de participar en estos modelos de aprovisionamiento y entender si éstas son apropiadas.
Finalmente, como parte de la innovación se recomienda tener un modelo organizacional adecuado en donde el personal TI, los gerentes de negocios, y los usuarios colaboren para definir y ejecutar una adecuada infraestructura de administración de la información.
En cuanto a la tecnología se recomienda que ésta se sitúe en base a un modelo de SOA adecuado para la empresa; los DBMS (sistemas administradores de bases de datos, por sus siglas en inglés) siguen siendo la norma en estos casos, aunque es necesario atender a los cambios que se han producido en este campo, incluyendo el uso de herramientas de código abierto.
Tendencias 2010
Carl Claunch fue el encargado de cerrar el evento haciendo un recuento de las tecnologías que no podemos dejar de observar para el presente año, pues ellas son las que deben encontrarse en los planes estratégicos de las empresas para los próximos dos años.
En su exposición denominada Las 10 mas importantes Tendencias Tecnológicas Estratégicas del 2010, Claunch volvió a señalar la importancia de las áreas tecnológicas que señaló al inicio del evento, aunque con mayor precisión en cada una de ellas.
Como se puede recordar, la primera de ellas es la cloud computing; una tecnología que se encontraba en la tercera posición de la lista del año pasado pero que ahora ha subido al primer puesto del ranking del presente año.
Gartner define la cloud computing como un estilo de computación donde se proveen capacidades TI escalables y elásticas como servicio a clientes mediante el uso de las tecnologías de Internet. Sobre esta tecnología, Gartner establece un imperativo estratégico: establecer un equipo de proyecto que incluya a representantes de TI así como de negocios para establecer un enfoque general hacia la cloud computing, y evaluar las oportunidades y riesgos asociados con este nuevo estilo de computación.
La segunda tecnología es el análisis avanzado. En este campo Claunch sostiene que se debe optimizar y simular; la optimización y la simulación se define como el uso de herramientas y modelos analíticos para maximizar el proceso de negocios y la efectividad de las decisiones mediante el examen de resultados y escenarios alternativos, antes, durante y después de la implementación y ejecución del proceso. En este punto, Claunch sostiene que el análisis tradicional de los datos se ha basado en un mirar hacia atrás para establecer patrones de comportamiento. Sin embargo, el nuevo paso que se debe dar es observar el futuro, es decir, predecir lo que puede ocurrir.
La tercera tecnología en importancia es la computación de cliente. La virtualización de los servidores que ha sido seguida por la virtualización del desktop, crean un ambiente en el que cada vez importa menos la elección del hardware a utilizar y el sistema operativo a utilizar por parte del usuario final. Los servicios web y la posibilidad de acceder a ellos desde diferentes dispositivos será una tendencia que se refuerce en los próximos tres años. Como señala Claunch, las compañías exitosas son aquellas que se dan cuenta que son ellas las que pueden definir la ruta de sus actualizaciones, y no ser simples seguidoras de las actualizaciones que les ofrecen sus proveedores.
Junto a estas tres tecnologías se señalaron a las otras siete que mencionamos al inicio, y de entre ellas una nos llamó poderosamente la atención: las nuevas formas del centro de datos.
En este caso, la expresión de Claunch no podría ser más sugerente: lo que sabíamos del diseño de los centros de datos en el pasado, estaba equivocado. Claunch se refiere a que el diseño de los centros de datos se basaba en el cálculo de lo que la empresa iba a necesitar al momento de terminarse la construcción, sumado a lo que estimaban que necesitarían también en los próximos 15 años. Así los nuevos centros de datos se inauguraban con una infraestructura que podía soportar el crecimiento de los próximos años en base a un suelo no utilizado, pero sí con todos los servicios.
Lo que se propone en la actualidad es crecer por partes. Es decir, diseñar el centro de datos para los requerimientos actuales y con una infraestructura que lo soporte, pero dejando un espacio para crecer en el futuro, un cascarón que no insumirá recursos en el presente.
Finalmente
Fue todo un día de exposiciones por parte de los principales analistas de Gartner, de conversaciones uno a uno con ellos y de presentaciones de los proveedores que participaron en el evento. Lo que les referimos es tan solo una muestra de lo que se vio en esta última reunión, pero estamos seguros que lo expuesto le animará a investigar más en las tendencias que abrieron y cerraron el día.
Lo que queda en claro es que las TI se encuentran en continua evolución y son los encargados de manejarla los que tienen la responsabilidad de hacer comprender a la organización que son parte del negocio. Hablar el lenguaje de los negocios es un imperativo de TI, pero también es importante que los hombres de negocios entiendan que TI debe alinearse con ellos. Al final, todas estas exposiciones nos dicen esto: TI es negocio.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú