Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

SAP e IBM unen sinergias

[23/01/2009] SAP AG e IBM dan a conocer Alloy, su primer software conjunto, cuyos beneficios ya han comprobado clientes como Colgate-Palmolive o Arla Foods.

Desde hace más de 35 años, SAP e IBM han colaborado para desarrollar soluciones conjuntas punteras con el objetivo de mejorar la eficacia del negocio para más de 13 mil clientes y millones de usuarios. En este sentido, Alloy es una muestra más de la estrecha colaboración entre ambas compañías.
Alloy combina SAP Business Suite con el software IBM Lotus Notes y supone un nuevo estilo en las aplicaciones de gestión presentando información y datos procedentes de sistemas SAP en el escritorio de software de colaboración IBM Lotus Notes. Con esta nueva oferta, los profesionales podrán realizar más fácilmente sus tareas y mejorar el retorno de la inversión que las compañías han realizado en sus aplicaciones SAP.
Ante la actual situación, crítica para los negocios, las compañías necesitan identificar y dar respuesta a los cambios operacionales más rápidamente, ha señalado Bob Picciano, director general de IBM Lotus Software. Las herramientas que ofrecen a los profesionales acceso directo a la experiencia, a los procesos y a la información dinamizan el trabajo y mejoran la productividad. El software Alloy de SAP e IBM está diseñado para ayudar a los individuos y a las compañías a trabajar con mayor eficacia y conseguir mejores resultados de negocio.
SAP e IBM Lotus cuentan con miles de clientes comunes que ya han solicitado información sobre las funcionalidades del software Alloy. La mayoría de los 100 principales clientes de IBM también utilizan las aplicaciones de SAP.
Alloy soporta las herramientas de flujos de trabajo, creación de informes y software analítico de SAP, así como el uso de roles dentro de Lotus Notes. El producto incluye además un conjunto de informes y flujos de trabajo estándar. El lanzamiento oficial, que tendrá lugar en marzo, será realizado conjuntamente por ambas compañías.
Natalia Mosquera, Computerworld