Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Facebook y Twitter: Seis errores que pueden dejarlo sin trabajo

[04/10/2010] Travis Megale está felizmente empleado. Un habitual usuario de Facebook, que sabe cómo utilizar el sitio apropiadamente y qué no decir o publicar. Desafortunadamente, muchos miembros de Facebook no son así. Aunque todavía no lo hemos visto en nuestro país; en otros, ser despido del trabajo debido al comportamiento en Facebook parece ser cada vez más común. Una reciente encuesta de la firma de seguridad de correo electrónico Proofpoint señaló que 7% de las organizaciones han despedido a un empleado debido a alguna actividad relacionada con los sitios de medios sociales y otro 20% indicó que los empleados han recibido algún tipo de sanción. Estadísticas como éstas inspiraron a Megale a lanzar su grupo llamado "despedido a causa de Facebook".

"Soy un profesor de secundaria, así que tengo que ser muy consciente de lo que posteo. He creado el grupo como ayuda para mis colegas", señala Megale. "La gente con la que he trabajado en el pasado había hecho comentarios y publicado fotos que fácilmente podrían haber dado lugar a su despido, de haber sido vistas por la gente equivocada. Mi esperanza es que la página salve a algunas personas de cometer tontos y costosos errores en Facebook".
En un esfuerzo por crear conciencia, el grupo invita a los miembros que han perdido su trabajo por algo que hicieron en Facebook, a contar su historia. Y son muchos los relatos que se revelan sobre alguna metida de pata en Facebook y que condujeron a la persona a perder su trabajo perdido. Entre los ejemplos recientes publicados en el muro del grupo se incluye el de un miembro que afirma haber sido: Despedido por publicar inútiles de m***** en la página de un amigo. Fui un gerente de McDonald's durante tres años. ¡Ya fue!".
Otro post dice: Despedido por no ser el calibre de persona que nos gusta contratar. La manera en que actúas en tu vida personal se refleja negativamente en la empresa.
Hay razones para que una organización controle el comportamiento de los empleados en medios sociales y adopte medidas contra lo que consideran un problema. A menudo se trata de temas sobre reputación y seguridad, algunos de estos apartados incluyen la imagen de marca y seguridad de los empleados.
¿Cuáles son algunas de las conductas que un empleador podría buscar en los perfiles en línea de sus empleados y que podrían llevar a alzar una bandera roja? Aquí están seis errores que los usuarios de sitios como Facebook y Twitter podrían cometer y, como consecuencia, quedarse sin trabajo.
Publicar comentarios negativos acerca de su trabajo o su empresa
Esto puede parecer obvio, pero para muchas personas no lo es. Algunos miembros de Facebook -bajo la impresión de que su perfil es privado- sienten la necesidad de dar rienda suelta a sus comentarios sobre su trabajo o compañeros de trabajo, con amigos y familiares. Pero este no es siempre el caso, especialmente si un usuario ha dejado de hacer sus entornos privados, señala Tom Eston, anfitrión del sitio web socialmediasecurity.com. Los usuarios deben ser más conscientes, no solo acerca de la configuración de privacidad, sino de evitar despotricar sobre temas relacionados con el trabajo.
"Simplemente no lo haga", señala Eston. "Muchas veces alguien publica algo y luego, días más tarde, piensa que tal vez no debería haberlo dicho. No se puede culpar a la red social por esto. La gente tiene que asumir una mayor responsabilidad personal por lo que publica".
Incluso si tiene su configuración de privacidad bloqueada, recuerde que el rediseño de Facebook puede causar que la configuración por defecto de nuevo sea pública, haciendo que el contenido esté disponible para todo el mundo, hasta que el usuario entre lo reajuste. Este fue el caso de una profesora de Cohassett, Massachusetts, quien fue despedida de su trabajo en agosto, después de publicar en Facebook que ella no tenía ganas de continuar un año más en el distrito. June Talvitie-Siple, que también había llamado a los alumnos "bolsas de germenes" en otra actualización, no se dio cuenta de que su configuración se volvió pública después de una reciente actualización de Facebook. Ella es un buen recordatorio para que revise su configuración de privacidad con regularidad.
Luego están los que son simplemente olvidadizos. Por ejemplo, una mujer que creía estar lejos de su jefe en un mensaje que publicó en Facebook. Por desgracia, su jefe era también su amigo de Facebook que fácilmente podía ver su perfil.
La mujer actualizó su estado diciendo: ¡Oh Dios mío! ¡Odio mi trabajo! Mi jefe es un completo pend*** pervertido, siempre haciéndome hacer cosas de m***** por jod**. ¡Pend***!.
El jefe respondió: "Creo que olvidaste algo sobre añadirme aquí". Y terminó con un "No te molestes en venir mañana. Y sí, hablo en serio".
Defendiendo a su empleador en una disputa en línea
Justo lo contrario de la metida de pata número uno, esto inclusive puede ser un delito, aún si tiene las mejores en mente.
Eso es porque aunque considere que lo que dice está bien, no es un profesional de relaciones públicas, y lo que publique o podría estar mal, o incluso podría ser aún más perjudicial para su empresa. El gigante de redes Cisco Systems específicamente detalla en su política de medios de comunicación social que los empleados no deben participar en cualquier debate en línea sobre la empresa, sin autorización expresa.
"Cuando un empleado ve algo negativo sobre la compañía, a veces quiere defender a su empleador, con quien está completamente feliz", explica Christopher Burgess, asesor senior de seguridad de Cisco. "No se puede hacer eso en 140 caracteres de Twitter. Lo que he dicho a la gente es: Dejemos que el departamento de RR.PP. haga eso".
Discutir asuntos de la empresa y/o relacionados con la seguridad
¿Así que su empresa está a punto de adquirir otra y se especula acerca de los despidos? Guarde eso para si mismo. Publicar esta información en Facebook o Twitter es casi tan malo como hablar con la prensa al respecto. Incluso si piensa que está diciéndolo a confidentes, no hay forma de saber si esta información se va a filtrar, explica Eston.
"Incluso si es sólo un contexto general, cierta información que podría ser confidencial en una empresa no debe ser discutida".
Disfrazar su identidad y hacerse pasar por otra persona
Uno siempre quiere ser honesto acerca de quién eres. Volvamos al punto acerca de hablar sobre de su empresa: Burgess dice que la política de Cisco también prohíbe a los empleados ocultar su nombre o identidad con el fin de participar en un debate sobre la compañía.
"La política establece claramente que es inaceptable el uso de un alias", señala. "Los empleados siempre deben indicar su relación con la empresa desde el principio".
Ofrecer demasiada información sobre su vida personal y actividades recreativas
Eston, que trabajaba en seguridad de un gran banco, recuerda un momento en que demasiada información en Twitter no le costó el trabajo a alguien, sino que le impidió volver a ser contratado en absoluto.
El banco estaba llevando a cabo una verificación de antecedentes de un candidato para un puesto, y encontró alguna información menos que deseable.
"Ella había twitteado acerca de que rogaba pasar un examen de drogas, y en su foto de perfil de Twitter aparecía fumando un porro".
Publicar fotos cuestionables
Tal vez el ejemplo más destacado de esto es el caso que involucra a la porrista de los Patriots, Caitlyn Davis. Davis fue despedida del equipo después de que fotos en Facebook la mostraran blandiendo un rotulador sobre un hombre aparentemente inconsciente cuya piel estaba cubierta de dibujos y graffiti, entre ellos dos esvásticas.
Si bien las fotos y la información personal que está publicando puede que no sea tan horrible, es probablemente una buena idea mantenerse alejado de las fotos subidas de tono, así como de comentarios sobre su vida personal, que podrían causar que un empleador se tome una pausa y haga un juicio negativo acerca de usted.
Al utilizar las redes sociales, es mejor que de pasos firmes. La próxima vez que publique algo, pregúntese si es algo que cualquiera puede ver.
Joan Goodchild, CSO (US)