Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

¿Es usted demasiado perfecto para ser un gerente de seguridad eficaz?

Por: Michael Santarcangelo, autor de "Into the Breach" y creador de "La conciencia que funciona".

[07/10/2010] ¿Alguna vez ha pasado tiempo trabajando en las políticas, las soluciones y los mensajes solo para ser ignorado o dejado de lado? Peor aún, después de pasar tiempo para construir una solución, ¿las personas simplemente no responden?

Aprendí sobre el concepto de adhesivos rosados después de dar una charla magistral. Durante un panel abierto, una mujer se puso de pie para pedir ayuda para mejorar el cumplimiento de la política de privacidad. Ella describió cómo usaba los adhesivos rosados y estaba confundida acerca de por qué la conducían a un menor cumplimiento en lugar de a uno mayor.
Sin embargo, cuando profundizamos un poco más, descubrimos que ella perfectamente se adhirió a la política de privacidad. Para ser justos, ella sentía que si ella era responsable de la política, tenía la obligación de cumplirla al pie de la letra. Así que para aquellos a los que ella estaba juzgando con adhesivos rosa, ella era "perfecta".
Después de escuchar, le formulé una simple pregunta, "¿Siempre sigue las políticas?" Su respuesta era de esperarse: No, no lo hacía. Así que le pregunté si tenía momentos en los que veía las cosas claramente y cambiaba su forma de pensar. Dijo que sí. Entonces le pregunté si había compartido esos momentos con los demás. Dijo que no.
Esa era su oportunidad perdida.
Si ella hubiera compartido su propia experiencia como ejemplo, es probable que se hubiera vinculado con aquellos a los que sirve. Esta conexión la vuelve humana ante los ojos de los demás y les permite aprovechar sus experiencias para dar forma a sus acciones. Después de todo, nadie es perfecto, y tendemos a responder de manera diferente a otras personas.
He aquí por qué se fracasa cuando se ocultan los errores y los momentos de reflexión: La forma de percepción de la gente sobre la perfección de quienes diseñan la solución va en contra de la intención. En pocas palabras, si nos parece que no tienen defectos en la presentación del mensaje, sacrificamos la autenticidad y la capacidad de conectarse.
Nos estamos acercando a un momento en que la gente quiere recuperar la responsabilidad, pero puede que no sepan cómo. Si les mostramos el camino en el trabajo, ganamos. No se trata de infligir dolor. Se trata de mover a la gente más cerca a las consecuencias de sus acciones y estar allí para participar en la conversación. En el proceso, aprendemos, ellos aprenden y encontramos la manera de crecer.
El error es pensar que somos más inteligentes o que conocemos más. No es así. Tenemos una experiencia diferente. Así que tenemos que participar.
Tres cosas que podemos hacer:
1. Admitir nuestros errores y compartir nuestras experiencias, incluyendo nuestro "momentos de refelxión". Esto permite a las personas entender cómo hemos aprendido y, posiblemente, influir en su aprendizaje.
2. Crear un ambiente seguro para que la gente comparta sus experiencias. El cambio es aterrador, tenemos que hacer que sea seguro para las personas no solo probar algo nuevo o diferente, sino también compartir esas experiencias. El beneficio de este concepto sirve al individuo, así como a otros con quienes se relaciona.
3. Compartir con autenticidad. No se trata de ser perfecto, sino de ser humano y de encontrar formas de aprender, trabajar y avanzar juntos.
CSO (US)