Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Cinco recomendaciones para lograr una exitosa migración a Windows 7

[12/10/2010] El cambio a Microsoft Windows 7 será una de las más grandes migraciones tecnológicas en muchos años, de forma que es relevante realizar el proceso de forma correcta.

"Este es un movimiento que se ve una vez en una década", señala el analista de IDC, Al Gilen "La gente que se mueve a Windows 7 puede esperar permanecer en Windows 7 por un buen tiempo, de la misma forma en que está en Windows XP en este momento. De modo que cualquier cosa que haga, y cualquiera de las decisiones que tome, serán decisiones con las que tendrá que vivir por un buen tiempo".
Pero muchas organizaciones enfrentan problemas por un planeamiento insuficiente. De acuerdo a un reporte de Gartner, la mayoría de las organizaciones no han dimensionado bien una migración a una nueva versión de Windows. "Un mal cálculo en estimar cuánto les tomará (la prueba de aplicaciones y solución de problemas), no permite construir un modelo adecuado para hacer un seguimiento adecuado de los beneficios del proyecto, y asignar suficiente tiempo para el piloto".
Hay, tal vez, demasiados problemas de migración hacia Windows 7 como para listarlos en un solo artículo, pero hay cinco recomendaciones que le ayudarán a encaminarse en la senda del último sistema operativo de Microsoft.
1. Virtualice aplicaciones y configuraciones de usuarios
La virtualización de escritorios ha captado mucha de la atención del mercado de TI de hoy en día, con algunos fabricantes que aseguran que esta tecnología simplificará la migración a Windows 7. Pero este no es el único tipo de virtualizaciòn que puede hacer la migración a Windows 7 -y las futuras actualizaciones a otros sistemas operativos- más fácil de lo que sería sin los sistemas de virtualización.
Dos tecnologías a considerar son la virtualización de aplicaciones y la virtualización de usuarios. Nik Gibson, el líder en consultoría en escritorios empresariales de Forsythe, firma consultora de tecnología, ha trabajado con muchas grandes empresas en proyectos de virtualización, y dijo que es más fácil virtualizar aplicaciones que escritorios. "Nosotros vemos que toma mucho más virtualizar los escritorios que las aplicaciones", señaló. "Los escritorios son únicos", con varios escenarios de uso dependiendo del empleado.
Gibson recomienda "virtualice sus aplicaciones". Es la primera recomendación que él da a clientes que planean hacer grandes migraciones hacia Windows 7, "y esto solo tiene sentido si puede separar a la aplicación del sistema operativo, y entonces será más fácil migrar el sistema operativo". Pero la virutalización de aplicaciones no solo ayudará en la actual migración hacia Windows 7, también servirá para actualizar a Windows 8, señaló Gillen de IDC.
La virtualización de aplicaciones no es precisamente nueva, pero ha estado oculto por una capa de márketing en los años anteriores. Lo que Citrix suele llamar Presentation Server para streaming de aplicaciones, ahora es refieren XenApp, al cual han etiquetado como una tecnología de "virtualización". ThinApp de VMWare, basada en una tecnología adquirida en el 2008, es otra opción en el mercado.
Pero la virtualización de aplicaciones no ayudará a mover los datos personales y las configuraciones de cada uno de los usuarios de un sistema operativo a otro. Es allí donde entra en juego la virtualización de usuarios. Software de virtualización de usuarios como VMware RTO y AppSense toman el perfil de usuario, datos y configuraciones, y permiten moverlas en forma fácil de una máquina a otra. Por ejemplo de una máquina con Windows XP a una con Windows 7, indicó Gibson.
La virtualización de usuarios aún está madurando. VMWare adquirió la tecnología RTO en febrero, aunque aún no ha integrado el software en su producto de virtualización.
Microsoft ofrece la herramienta User State Migration Tool, para asegurar que las configuraciones de usuario y archivos sobrevivan a las actualizaciones del sistema operativo (SO). La tecnología AppSense está en el mercado y puede ser utilizada para efectuar migraciones a Windows 7, tanto en computadoras físicas como en conjunto con sistemas virtuales.
Otra herramienta de migración que está disponible es Tranxition, que puede ser utilizado para migrar escritorios físicos o virtuales.
2. Pruebe las aplicaciones para prepararse frente a una eventual incompatibilidad
En un reporte de Gartner titulado "Errores que se deben evitar en la ejecución de una migración a Windows 7 y Office 2010", el analista Michael Silver señala que las organizaciones deben probar las aplicaciones en Windows 7 para asegurarse que son compatibles y asegurarse que los fabricantes de la aplicación brindarán soporte para Windows 7.
"La mayoría de organizaciones tienen más aplicaciones de lo que ellos tienen registro, y los usuarios consideran esas aplicaciones importantes o críticas". Silver indica que "Muchas de las organizaciones que han probado aplicaciones para Vista creen que esos programas van a correr con Windows 7, pero los proveedores de software siempre limitan el soporte a versiones específicas".
Para aplicaciones críticas, que pueden conducir a riesgos financieros y legales, si las aplicaciones fallan "la falta de soporte del ISV puede representar un riesgo muy elevado frente a la migración a Windows 7", y añade: "hace una década, Windows 2000 Professional rompió muchas aplicaciones", indicó Guillen.
Con Windows XP, Microsoft lanzó algunas herramientas de compatibilidad para ejecutar aplicaciones preparadas para sistemas anteriores, pero si una aplicación funcionó en XP solo por las herramientas de compatibilidad, no quiere decir que funcionará en Windows 7, señala Guillen.
Para complicar el escenario un poco más, se sabe que algunos clientes utilizan aplicaciones basadas en web que corren solo en Explorer 6, un navegador obsoleto que está a dos lanzamientos por debajo de Explorer 8, que viene pre instalado en Windows 7.
Algunas empresas están gastando dinero en construir nuevas aplicaciones o hacer una actualización de las aplicaciones actuales, con la finalidad de que funcionen con Windows 7 o nuevas versiones de Internet Explorer. Aunque es una solución cara, es la mejor estrategia de largo plazo.
"Nuestra investigación indica que nuestros clientes están buscando Windows 7, ellos se dan cuenta que no va a ser una transición suave. El ciclo de vida de XP se acabó y los clientes lo saben".
3. Utilice el Modo Windows XP (pero no por mucho tiempo)
No todas las aplicaciones se deben migrar para Windows 7 en forma inmediata, esto porque las tecnologías de virtualización permiten la ejecución de aplicaciones viejas en sistemas operativos huéspedes. Las tecnologías de virtualización de Microsoft incluyen Windows Virtual PC, MED-V (Plataforma empresarial de virtualización de escritorio) y el modo XP, que le permite correr una instancia de XP en un sistema Windows 7.
"Es una opción para la gente", pero usualmente no es la primera opción para una aplicación que es muy utilizada en una empresa, indica el consultor de Nortec, Tim McGilvery. "Esta solución es usualmente para uno o dos usuarios"
El Modo XP en un método seguro para soportar aplicaciones basadas en XP sobre un sistema Windows 7, pero Guillen indica que no debería ser utilizado como una solución de largo plazo. En lugar de ello, debería ser utilizado para simplificar la transición entre XP y Windows 7.
Los retos incluyen el hecho que "tiene dos sistemas operativos que administrar y por los cuales eres responsable. Si está ejecutando el Modo XP, eso no quita que el sistema operativo base no posee más soporte de Microsoft. Soluciona el problema de compatibilidad de corto plazo, pero no resuelve el problema de migración".
Microsoft recientemente retiró el soporte para Windows XP Service Pack 2. Service Pack 3 podría tener soporte hasta abril del 2014, pero solo "soporte extendido", que es más limitado que el soporte que se ofrece en general.
4. Tenga cuidado con el licenciamiento
Las migraciones de sistema operativo pueden resultar costosas. Gartner estima que el cambio de Windows 2000 a XP costó entre 1.035 y 1.930 dólares por usuario, mientras una actualización de Vista a XP costó entre 339 y 510 dólares por usuario.
El modelo de costos de Gartner está basado en 2.500 usuarios e involucra muchos factores, incluyendo mano de obra, entrenamiento, integración de sistemas, desarrollo de aplicaciones y adquisición de hardware. La diferencia entre las migraciones desde XP y las de Vista se explica por un costo extra relacionado a la prueba y ajuste de aplicaciones y el reemplazo de hardware. (Una máquina que ya corre Windows Vista puede correr Windows 7).
Los costos de licencias Windows son parte de la ecuación de Gartner y ha sido analizado en detalle en Directions por el analista de Microsoft, Paul DeGroot,
DeGroot indica que en el peor de los escenarios, los usuarios pueden pagas hasta tres veces por la misma licencia de Windows: Una vez por la licencia OEM que viene preinstalada en el equipo, una adicional por la "licencia de actualización" como parte del plan de licenciamiento por volumen, y una tarifa adicional por el Software Assurance, que garantiza el acceso a nuevas versiones de software.
Windows 7 Enterprise está disponible solo para clientes con Software Assurance, de modo que evitar ese pago será difícil. Pero hay algunas estrategias a considerar, reveló DeGroot. Los clientes pueden comprar una licencia "Open", que les permite comprar Software Assurance para dos años en lugar de tres. Aunque los derechos de Software Assurance expirarán en dos años, el cliente tiene derecho a usar Windows 7 Enterprise en forma definitiva. Los acuerdos Microsoft "Select" también ofrecen descuentos permitiendo que los clientes compren Software Assurance por periodos menores a tres años.
Los clientes deben recordar que es siempre inteligente negociar, particularmente cuando ciertas partes de los acuerdos del licenciamiento de Microsoft se ven inflexibles. Los analistas indican que Microsoft siempre desea dar descuentos, sobre todo para clientes con miles de computadoras de escritorio.
5. Planee a futuro, y planee un poco más
Son palabras que pueden sonar obvias, pero las migraciones de Windows 7 requieren una gran cantidad de planificación. Desafortunadamente las organizaciones de TI siempre se quedan cortas en esta área, de acuerdo a Gartner. Los pilotos de Windows 7 deberían durar al menos tres meses y dar Windows 7 a un grupo de usuarios para asegurar que las aplicaciones trabajan, y en una segunda fase para mejorar el proceso de despliegue, y desarrollar una tercera fase para enfocarse en educación y soporte.
"Muchas empresas planean pilotos tan cortos de unas pocas semanas", escribe Michael Silver. "Acortar los periodos de los pilotos incrementa significativamente el riesgo y siempre termina el proceso con problemas logísticos y de compatibilidad durante el despliegue, lo cual hace que el proceso se vea menos exitoso de cara a los usuarios. Un proyecto que no sea percibido por la comunidad de usuarios como un éxito, no puede ser considerado un éxito por el departamento de TI.
Una organización que toma esta recomendación a fondo es Del Monte Foods, un centro de elaboración y distribución de alimentos basada en San francisco, que planea migrar a tres mil usuarios a Windows 7 en tres años.
David Glenn, director de operaciones empresariales de Del Monte, dijo que su empresa está llevando adelante un piloto de Windows 7 con su departamento de TI, con 140 usuarios distribuidos en todo el país. La prueba de la red es uno de los factores clave. Del Monte examinará como distintas aplicaciones se desempeñarán en diferentes conexiones de red, pero hasta ahora los resultados han sido satisfactorios. "Windows 7 ofrece más estabilidad y desempeño que XP", indicó.
Si su empresa es aún un usuario de Windows XP, es momento de empezar a planear para migrar a Windows 7. El soporte de XP termina en el 2014 pero los vendedores de software "no darán soporte a nuevas versiones de aplicaciones a partir del 2011, y para el 2012 será algo común la falta de soporte", señala Gartner. Para el 2013 pocas nuevas computadoras incluirán drivers para XP.
Técnicamente, Microsoft está ofreciendo "derechos de downgrade" a XP hasta el 2020, pero por las razones mencionadas arriba pocos negocios tomarían esa opción.
La velocidad de migración hacia Windows 7 variará en base a la antigüedad del software, si está corriendo XP o Vista, los tipos de usuarios que tiene y otros factores incluyendo el periodo de cambio de computadoras en la organización.
Cambiar de Vista a Windows 7 debería ser mucho más fácil que migrar de XP por la compatibilidad de aplicaciones, señala Guillen "Si ya ha instalado Vista, ya tiene el 95% del trabajo hecho", indicó. Aunque la mayoría de actualizaciones de sistema operativo se producen cuando se cambia de máquinas en la empresa, solo es práctico para una empresa realizar una migración hacia Windows 7 si ya tiene Windows vista.
Sea que la actualización suceda en el transcurso de unos pocos meses o en un par de años, el planeamiento debería iniciarse de ahora en adelante y los departamentos de TI deberían considerar todas las nuevas tecnologías que hacen de la administración de escritorio algo más eficiente, incluyendo la virtualización de escritorio.
En lugar de simplemente portar las aplicaciones existentes a Windows 7 y "recrear la arquitectura con la que ha vivido durante la última década, mi recomendación para los consumidores está en considerar seriamente todas las opciones que tienen", indica Gillen.
El objetivo radica en hacer que la migración del usuario sea fácil y rápida, pero "no es un proceso rápido para el departamento de TI" señala Gillen.
Jon Brodkin, Networld World (US)